14.8.17

¿Volverá Nepal a conseguir un millón de turistas?


"69 turistas españoles bloqueados por las lluvias en Nepal" dicen las noticias.

En realidad son miles de turistas bloqueados, algunos de ellos han sido rescatados a lomos de elefante en Suraha.

Un incomodo. Una pequeña aventura adicional a su viaje. Afortunadamente.

Pero fuera de los parques turísticos ya van más de 100 muertos y desaparecidos. 200.000 personas sin casa. Millones perdidos en bienes, terrenos fértiles y cosechas.

Y esto pasa todos los años. Y los gobernantes se chuleaban que habían gastado millones en sistemas de aviso previo. Pero nada más. Ninguna mejora en la seguridad, apuntalando ríos, muros de contención, presas ¿qué sé yo? para eso están los asesores que cobran una pasta.

Otros años las muertes se han contado por miles pero no habían afectado a parques turísticos y por eso no aparecían en la prensa occidental. Los avisos por SMS han salvado cientos de vidas, la verdad.

Las inclemencias imprevisibles de los fenómenos atmosféricos, dicen los responsables. ¿Imprevisibles? Desde hace milenios, esto está pasando cada vez que llega el monzón.

El ministro echa la culpa a India. ¿Cómo no?
Que no han abierto una presa (lo cual supondría la inundación de una gran zona del norte de Bihar (India) y muertes seguras al otro lado de la frontera).
Y que han construido una autopista paralela a la frontera, elevando el terreno y haciendo barrera para que queden las aguas del lado nepalí.

Expertos dicen que el cambio climático (Nepal está encerrado entre China e India 2 de los países más contaminadores y recalentadores de la atmósfera) y la deforestación favorecen el fenómeno de gota fría y la falta de sujección del terreno. Resulta que la zona está llena de canteras ilegales de piedra, guijarros y arena para la construcción. Los mismos partidos que en Kathmandú hablan de medidas preventivas y reparación a las víctimas, están cobrando mordidas en la zona para hacer la vista gorda sobre este lucrativo negocio que funciona sin pedir los permisos correspondientes.

Desde el lado indio otro tanto, se informa de graves inundaciones en Bihar (10 muertes), Tripura, Bengala Occidental y Assam (99 muertes). L@s afectad@s superan los dos millones.

Periodistas y escritores denuncian el último movimiento del gobierno. Han prohibido la ayuda individual o de ong's. Todo debe pasar por el gobierno centralista, denuncian. Y yo añado, centralista es lo de menos en este caso, la experiencia nos dice que parta o gran parte de la ayuda puede quedar en manos de funcionarios de todo rango. El ministro de interior, Sharma, ha dicho: "Si alguien quiere aportar dinero que lo ingrese en la cuenta "Prime Minister Disaster Relief Fund"" ¿Cómo puede tener tanta cara?¿Cómo puede prohibir que la gente se ayude entre sí? Su deber sería aportar medios y personal, canalizar y coordinar, no controlar y prohibir (y posiblemente, presuntamente, robar).

Desde Educa Nepal comunican que sus proyectos no han recibido grandes daños, dicen: "Nuestro personal local ya está coordinándose con oficinas gubernamentales y otras ONG y agentes sociales para ofrecer ayuda allá donde más se necesita". Evidentemente el gobierno dice una cosa en Kathmandú, pero la vida continúa sin ellos.

Desde Camina Nepal nos cuentan que se les ha roto el pozo de agua potable ¡Qué ironía!

Al final siempre pagan l@s mism@s. Los políticos se conforman con que suba la bolsa, sus comisiones, mordidas y puertas giratorias.

El terremoto ya echó mucha gente patrás, pero se estaba revirtiendo la tendencia. Estas inundaciones que transmiten los medios de repente, ¿tendrán el mismo efecto?
(fotos 2 y 4 de myrepublica.com 1y 3 WR Lama)

¿Volverá Nepal a conseguir un millón de turistas?

Antes de la guerra civil (1996-2006) Nepal llegó a recibir 1,2 millones de turis en un año. El año 2011 se publicitó como año del turismo en Nepal y aunque se gastó mucha pasta en una campaña para intentar hacer de nuevo Nepal atractivo para turistas y tour-operadores internacionales, la campaña no consiguió apenas crecimiento en las cifras (creo recordar que ni siquiera llegaron a 900 mil). La temporada 2015-16 tras el terremoto también vio bajar el número de turistas.
Pero parece que este 2017 la cosa se está animando según cuentan, optimistas, el gobierno desde su ministerio de turismo, asociaciones de hoteleros (en la que están los de gama alta) y agencias de viajes de esas que cobran decenas de miles de euros por subirte al Everest. En los medios no salen los camareros, cocineros o camareras de pisos que siguen cobrando lo mismo que el año pasado a pesar del 10% de inflacción teórica y la real que está poniendo Kathmandú por las nubes para la gente que cobra 60-80 euros por jornadas semanales de 63 horas o más. Los camareros de mi hotel tienen alquilada, entre 5, una habitación con 2 camas, no les da para más -al menos no duermen en garajes ni furgonetas como en Ibiza.

Los datos son que el turismo ha crecido en los primeros 6 meses de 2017, un 41,5% sobre 2017. A 30 de junio habían entrado 460.237 turis. La mayoría con pasaporte indio que suelen hacer "turismo religioso".
India 89.186
China 52.084
EEUU 40.161
RU 26.395
Sri Lanka 19.607
Otros estados: 223.000

Deepak Raj Joshi, presidente de la Nepal Tourism Board, se tira flores, pero la administración ha hecho poco por este aumento coyuntural de turistas. Nepal sigue teniendo sólo un aeropuerto internacional chiquito, las carreteras siguen estando calamitosas, las montañas se siguen cayendo por las lluvias, los llanos donde se encuentran los parques naturales más visitados, se siguen inundando como todos los años, anegando pueblos enteros. Esta semana llevamos 30 muertes (seguro que faltan muchas por registrar), las imágenes de familias resisitiendo en el techo de su casa o encaramados a postes de la luz, rodeadas de agua, se repiten como todos los años. Pero no pasa nada, en Kathmandú llueve pero estamos agustito y podemos elegir resturante italiano, japonés o whisky de importación. Así nos va.

El turismo se vende como la gran solución. dejó unos 60.000 millones de rupias en un año, unos 500 millones de euros. Cifra insignificante si comparamos con la de los grandes receptores de turismo mundial Francia, España, China, EEUU ¿Pero a nivel nepalí? El turismo suele representar el 7-10% del PIB nepalí según qué fuente (el 10% debió ser en los años buenos). Por ejemplo el dinero que se gastan en Nepal en importar comida es cuatro veces mayor que el que reciben por el turismo. Las importaciones totales suponen 19 veces el dinero que da el turismo. Da la impresión que la importancia del turismo en la economía está un poco exagerada. El mayor ingreso del PIB nepalí viene de las remesas que mandan las personas migradas fuera del estado. El segundo, la ayuda internacional contribuyendo desde 1951 con la mentalidad pesebrista dominante. Quiero decir que cuando vives aquí ves que la actitud ante un problema no es "a ver cómo lo resuelvo" si no "a ver si consigo a alguien que me lo resuelva".

Y ya que estamos con importaciones, un 20% de la comida son cereales (arroz casi todo). ¿Es que no hay arroz suficiente en Nepal? Hay de sobra pero es más fácil traerlo desde India en un contenedor lleno de saquitos de plástico, que traerlo de los pueblos del este o del oeste por tortuosas carreteras que las lluvias destrozan cada año por su pésima calidad (las empresas contratistas no tienen que dar cuentas de los materiales empleados, además aquí se piensa que es normal, no saben que hay carreteras que pueden durar 20 años). La pobreza del país está íntimamente ligada al estado centralista.

La sensación desde Kathmandú.

Todo el turismo pasa por Kathmandú, aunque sea un día y algo deja. Ayer se inundaron varios barrios de Patán, la antigua ciudad que ya forma parte de la conurbación de Kathmandú, donde viven much@s expatriad@s y la han convertido en una zona de alto standing (cara y pija para vivir pero disfrutable para el turisteo diario). En el resto de KTM llueve hace 10 días pero la vida sigue, vamos todas con los pies llenos de barro y resbalando.
(Lo de pija lo digo por que hay (poca) gente en Patán que habitualmente se mueve en helicóptero).

Se ofrecen 200.000 rupias a las familias de los difuntos (1,650 €) como gran solución cuando es un parche. Nadie asume responsabilidades mientras se gastan miles de millones en viajes de altos funcionarios al extranjero. Kathmandú es un nido de gorrones. Todos los días se invierte tiempo y dinero en procesiones religiosas (el festival de la vaca, el de la serpiente, este mes) y que sea lo que dios quiera. Y qué pena. Pero no se ponen medios, total esa gente siempre ha sido pobre, siempre ha sufrido calamidades, están acostumbradas. Es normal. Yo sigo a lo mío. Con mi bandera y mi himno. Viva Nepala, aunque muera su gente. A ver si llegan ayudas de fuera y nos las repartimos.

Las carreteras que se subcontratan desde Kathmandú se acaban construyendo de mala calidad. Duran 9 meses. Se socaba la montaña facilitando desplazamientos de tierras que entierran pueblos enteros.

Mientras la gente del sur intenta montar presas improvisadas en los ríos para que el agua no llegue a sus casas. A algunas se las lleva la corriente. Una mujer ha aguantado con su bebé toda la noche agarrada a la rama de un árbol.

Se necesitan para la emergencia, plástico fuerte, tiendas de campaña, esterillas, linternas, mosquiteras, ropa (usable), capas de lluvia, compresas, dentífrico, cepillos dedientes, jabón, comida (en paquetes de kilo), pastillas purificadoras de agua. Se están recogiendo en
Ventures Cafe, Baluwatar (Opposite of No. 3 Gate of the Prime Minister’s residence)
Core Studio, Inside International Club, Sanepa.
Shilpi Theatre, Battisputali Roady
Fantastic Nepal, Kupondole Tel

A pesar del aumento de turistas este mes es temporada baja, Kathmandú está vacío. En el hotel estoy casi sólo. Gente de paso, de una noche, dos a lo sumo. De los clásicos residentes está el alemán que vino en bus en el '77 y un belga. El griego sesentero murió hace 2 años. Además la competencia crece. En Kushibu, un barrio tranquilo alternativo al gentrificado Thamel han crecido el hostel Wonderthirst, el Bravo, el Shantipur... El Zostel y el Firefly compiten a ver cual es más enrollado con la música a tope. Las niñas del colegio que hay en medio se están haciendo un máster en Bob Marley aunque no puedan oír a sus profesoras.
foto reportaje inundaciones

Nepal aprueba leyes contra la discriminación de las mujeres ¿se aplicarán?


Se ha aprobado en el parlamento una modificación del código civil, para regular asuntos sociales. Este es el primer caso para que cambien ciertas prácticas tradicionales injustas, pero estas están tan imbuidas en la cultura que se siguen practicando.

Por ejemplo, ya os hablé del chhaupadi, la práctica de echar de casa a las mujeres mientras están menstruando, que se da más en pueblos del oeste de Nepal. Lo prohibió el Tribunal Supremo en 2005, pero nadie lo denuncia. Hace poco una adolescente que sufría este comportamiento fue mordida por una serpiente y murió. En lo que va de año también se ha registrado la muerte de 2 mujeres en situaciones similares, una de ellas este invierno murió asfixiada por el humo de la hoguera que encendió para calentarse en un cobertizo (chhau goth).

Organizaciones sociales piensan que hay muchos más casos de fallecimientos en condiciones similares que no salen a la luz. La ley que prohíbe el chhaupadi ha sido aprobada por unanimidad, pero tardará un año en ser oficial ¿cómo se aplicará? porque las mujeres que la sufren no se atreven a denunciar.

El hinduismo considera intocables e impuras a las mujeres mientras menstrúan o después de dar a luz. Se les prohíbe tocar la comida, al ganado, a los hombres, a las figuritas que representan dioses... ¿Cómo puede algo tan supersticioso, medieval y machista seguir aplicándose en el siglo XXI?

La ley dice:
“Una mujer durante su menstruación o post-parto no puede sufrir el chhaupadi o ser tratada inhumanamente, como intocable o ser discriminada”.

Pema Lhaki defensora de los derechos de las mujeres dice que la ley no será efectiva porque es muy difícil cambiar un sistema de creencias milenario.
“La sociedad patriarcal nepalí influye, pero no suelen ser los hombres quienes aplican esta práctica, las mujeres tienen tan asumida su sumisión al sistema creado por los hombres que son ellas mismas las que no entran en casa cuando tienen el periodo” declaró a AFP. “Hay que explicar bien la raíz del problema y esperar al menos una generación para que algo cambie”.

Serán 3 meses de cárcel y 3000 (25€) rupias de multa por esta práctica.

 Otras leyes aprobadas:

La dote será delito -las familias de las chicas deben soltar pasta a la del marido con que se casan- (aunque no creo que se aplique).
"Arreglar" partidos (apuestas).
Ataques con ácido (se practica sobre las mujeres).
Contaminar.
La mendicidad organizada.
La esclavitud (si, increíble pero sigue existiendo en el campo y en los burdeles).
Montar chabolas en terreno público.
Las penas por corrupción, violación, rapto o tráfico de personas no se pueden reducir.
La edad legal de matrimonio será 20 años (antes 18, pero un 40% o más de las niñas se siguen casando siendo menores, un 10% con 15 años o menos). Sólo si el padre da permiso, se podrán casar con 18 ó 19. Esta ley en la práctica prohíbe a los chavales casarse por amor.
Se prohíbe la poligamia (no la poliandria).
Fotos a boleo por las calles de Kathmandú, (c) merenguemilengue 2017

4.8.17

El ministerio de la felicidad extrema

El pasado miércoles (2-8-2017) el ejército indio acabó con la vida de Abu Dujana,  un importante militante del grupo independentista cachemiro Lashkar-e-Taiba. Según un oficial, que dice que habló con él por teléfono poco antes sus últimas palabras fueron "Felicidades, me habéis pillado". Abu tenía puesto precio a su cabeza, 1,5 millones de rupias, unos 25 mil euros.

El nuevo libro de Arundhati Roy, 20 años -y 6 millones de copias- después de "El dios de las pequeñas cosas", no será un clásico de la literatura india en inglés, pero "The Ministry of Utmost Happiness" es un buen libro y merece la pena leerlo. Si "El dios..." creaba un universo propio, onírico, de recuerdos de infancia, "El Ministerio..." nos pone los pies en la tierra, y de qué manera.

La novela tiene 2 hilos conductores fundamentales, un montón de historias puntuales (parches, según las críticas negativas) y un mar de fondo (como el mundo, India, el ser humano, está cambiando a peor rápidamente y encima arrastramos comportamientos vergonzosos del pasado).

El primer hilo luminoso, y el que se echa de menos que no sea más largo, es la historia de una docena de personajes únicos, excéntricos, divertidos y patéticos a la vez, que sobreviven al margen de la cuadriculada sociedad india. Aquí encontramos la Arundhati novelista que no ha perdido fuerza ni capacidad de sorprendernos describiendo personajes estrambóticos que resultan creíbles, más realistas que mágicos, y unas historias con enjundia de esas que no te dejan cerrar el libro, porque no te podrías dormir sin saber el desenlace. Una hermafrodita que se une a una comunidad trans (hijras), una arquitecta dada de lado por su comunidad porque su madre se divorció, un ciego que quiere vengar el asesinato impune de su padre, un funcionario alcohólico... Historias relatadas con la seguridad de una escritora que conoce su oficio y sabe que convence porque, además, domina el inglés.

El segundo hilo, bastante oscuro, es la disección psicológica de lo que pasa en Cachemira un bellísimo país que lleva décadas de conflicto armado. Aquí la escritora novela largamente lo que ha estado denunciando todos estos años en que no aprovechó el éxito de su anterior libro sino que se dedicó a publicar ensayos de actualidad social. Se nota que le han contado desde dentro lo que ha pasado y cómo se ha vivido en estos años: torturas, amenazas, extorsión, asesinatos, traiciones, diversos grupos de liberación o terroristas -según de que lado se mire- también enfrentados entre sí, chivatos, infiltrados, violaciones, desapariciones.... Si la novela hubiera estado centrada sólo en esta parte sería agobiante.

Lo que la novela rezuma es optimismo por la resiliencia de las personas más vituperadas por el crecimiento cada vez más desigual de un mundo que se acerca a los 8 mil millones de habitantes. Y Arundhati no pierde oportunidad en criticar aunque sea en una frase todo lo que va mal en India:
el desalojo por la fuerza de comunidades enteras para dejar terrenos para la explotación de contaminantes empresas globales.
el populismo de los nuevos partidos,
el populismo de los viejos partidos.
la corrupción rampante como sistema.
el crecimiento impune de la violencia fundamentalista hindú.
la implicación del primer ministro en las matanzas de musulmanes en Gujarat en 2003.
la casta blanca a los asesinatos de Sikhs inocentes tras el asesinato de Indira Gandhi en 1984.
la impunidad de la empresa que asesinó en Bhopal a miles de personas con un escape de gas tóxico.
la guerra civil que dura 4 décadas en el interior del país.
la complicidad de los medios en generar grandes y carísimos proyectos de "progreso" mientras un cuarto de la población pasa hambre.
la desprotección de los pobres que acaban trabajando en las ciudades y en latifundios como esclavos y las mujeres y niñas que acaban en redes de prostitución que disfrutan policías, políticos y grandes empresarios.
para evitar la malaria mucha gente duerme en las cunetas de las carreteras, el humo del diesel espanta los mosquitos, pero si el camión pasa por la cuneta aplasta gente si saberlo (un accidente más de tráfico, en India mueren más de 100.000 personas al año por esto).
la desprotección de pequeños agricultores, ganaderos y comerciantes frente a las facilidades que reciben las multinacionales. Los suicidios registrados de pequeños granjeros, por no poder pagar sus deudas, suman más de 300.000 en una década.
el ninguneo a la mujer y a personas de sexualidad minoritaria.
la falsedad de gurús religiosos que viven de la superstición e ignorancia del pueblo.
la marginación y falta de oportunidades de las llamadas castas bajas, intocables y pueblos aborígenes.
el interés en que no cesen los conflictos armados porque mucha gente -militares, empresas armamentísticas, intermediarios- se forra con ellos.
las esterilizaciones forzosas de musulmanes en la época de la "Emergency" de Indira en los 70, cuando suspendió los derechos civiles.

En fin un libro para conocer la India real fuera del foco maquillado de los medios. Usa mucho la marcha atrás, primero nos anuncia una muerte y páginas alante nos cuenta la crónica. Anagrama publicará 50.000 copias en español en octubre 2017 traducido por Cecilia Ceriani -en total se traducirá a 26 lenguas-. La novela cambia de tono varias veces, pasajes poéticos dejan paso a reportajes, al género epistolar, a la comedia, al realismo mágico encarnado en infinidad de animales... aparecen más de 50 personajes en total y puede parecer errática o perder el hilo si no la lees del tirón.

Hasta aquí mi opinión, la prensa especializada internacional ha recibido el libro con largas críticas de todo tipo. ¿Espantoso o precioso? ¿Ingenioso o flojo? ¿Caótico o lúcido? ¿Imperdible u olvidable? Se le está prestando mucha atención y las ventas van viento en popa en estos tiempos digitales. En India y Nepal vale 8 euros en edición tapa dura.
(Arundhati en un retrato reciente, autor desconocido)

Os traduzco algún pasaje del libro, que empieza así:

 "En esa hora mágica cuando se ha ido el sol pero no la luz, ejércitos de murciélagos gigantes [flying foxes] se descuelgan de las "higueras de Bengala" del viejo cementerio y pululan por la ciudad como el humo. Cuando se marchan, los cuervos vuelven a casa. El estruendo de su regreso no acaba por llenar el silencio que dejaron los vencejos que se han perdido, ni el de los buitres de cuello de blanco, custodios de los muertos por millones de años, que han sido borrados del mapa. Los buitres se envenenaron con diclofeno. El diclofeno es la aspirina de las vacas, se le da al ganado para relajar sus músculos y generar más leche. Funciona -funcionaba- como gas nervioso para los buitres de cuello blanco. Cada búfala o vaca lechera relajada químicamente que moría se convertía en cebo para los buitres. Mientras se convertían en mejores máquinas lecheras, mientras la ciudad consumía más helado, tofe y crocanti, almendrado o con trozos de chocolate, mientras bebía más batidos de mango, los cuellos de los buitres empezaron a colgar como si estuvieran cansados y no pudieran permanecer despiertos. Barbas plateadas de saliva chorreaban de sus picos, y uno por uno se cayeron de sus ramas, muertos.
 Pocos fueron los que se dieron cuenta de la desaparición de esos viejos pájaros amistosos. Había tantas otras cosas que llamaban la atención"

"Ella (Anjum) vivía en el cementerio como si fuese un árbol. Al amanecer veía los cuervos marchar y daba ala bienvenida a casa a los murciélagos. Al anochecer era lo contrario. Entre medías consultaba con los fantasmas de los buitres que se acercaban a las ramas más altas...
Cuando se trasladó aquí  por primera vez, aguantó meses de crueldad como lo haría un árbol -sin inmutarse... Cuando la gente la insultaba -payaso sin circo, reina sin palacio- dejaba el dolor pasar entre las ramas como una brisa y el susurro de las hojas era un bálsamo para el dolor"...

 "¿Dónde van a morir los pájaros? ¿Caen sobre nosotras como piedras del cielo? ¿Tropezamos con sus cuerpos en las callles? ... Un día la visita del imán terminó antes de lo habitual. Anjum le observó marchar te-te-tecleando con sus pies sobre las lápidas, su bastón de ver producía música al encontrarse con botellas vacías, jeringuillas usadas que ensuciaban su camino. No le paró. Sabía que volvería. Por muy elaborada que fuese la creación de la personalidad exterior del imán, ella reconocía la soledad cuando la tenía delante. Reconocía que de algún modo tangencial, raro, él necesitaba su sombra, como ella la de él. Y la experiencia le había enseñado que la necesidad era un almacán donde se podía acomodar un montón de crueldad"...

 "Ella era la cuarta de 5 hermanos, nació una fría noche de enero, a la luz de un farol porque había un corte de electricidad, en Shahjahanabad la ciudad amurallada de Delhi. Ahlam Baji, la matrona que la puso en brazos de su madre, dijo "Es un niño". El error era comprensible, dado la falta de luz.
 Si es niño lo llamarían Aftab, habían decidido ella y su marido tras tener 3 hijas. Habían esperado un hijo durante 6 años. Ese fue el momento más feliz de la vida de Jahanara Begum.
 Al día siguiente, ya con luz de día, acariciando su cuerpo con satisfacción, descubrió que bajo las partes de chico había unas pequeñas partes de niña a medio formar.
 ¿Puede una madre quedar aterrorizada por su propio hijo? Jahanara Begum, sí. Su 1ª reacción fue sentir su corazón empequeñecer, sus huesos volverse ceniza. Su 2ª reacción fue volver a mirar por si se había equivocado. Su 3ª reacción fue recular de lo que había creado, sus entrañas se contrajeron y se cagó encima".

 "Su 4ª reacción fue pensar en suicidarse y matar al bebé. Su 5ª reacción fue abrazar el bebé y pensar en la distancia que la separaba de un mundo que hasta ahora pensaba que no existía. Ahí, en un abismo oscuro, todo en lo que hasta entonces había estado segura, todo en lo que había creído, dejó detener sentido. En Urdu, su lengua materna, todo lo que existía, las cosas, los animales, las personas tenía un género. Masculino o femenino, hombre o mujer. Todo menos su bebé. Sí claro, sabía que había un mundo para los que eran como su bebé, el de las Hijra, también llamadas Kinnar. Pero 2 palabras no construyen un lenguaje ¿Podría vivir fuera de ese idioma?"

"Decidió no contárselo a nadie. Los 1ºs años de Aftab el secreto de Jahanara Begum permaneció a salvo. Mientras ella esperaba que sus partes de chica se curaran siempre le tenía al lado y se volvió fieramente protectora... A los 5 años Arnab empezó a ir a la madrasa para niños de Churiwali Gali. Como tenía una voz muy dulce, le llamaron a Ustad Hameed Khan profesor de música clásica del hindustán... aprendió raagas, chaitis y thumris pero pronto los otros niños empezaron a reírse de ella, ¡es una chica!¡es una chica! La mofa se convirtió en insoportable y dejó las clases... Su madre consiguió retrasar la circuncisión con excusas, pero un día tuvo que hacerse con valor para contárselo a su marido... Mulaqat Ali era un médico que recitaba una poesía para cada paciente pero cuando Jahanara le contó lo de su hijo se quedó sin versos por 1ª vez en su vida... Decidió consultar un especialista de un barrio lejano para evitar los cotilleos... Tras visitar al Dr Nabi su angustia se convirtió en un problema a resolver. De donde sacar el dinero para la operación".

 "Mulaqat Ali intentó despertar la masculinidad en su hijo pero cuando le contaba historias de héroes como Changez Khan que rescató a su esposa Borte Khatum, secuestrada por una tribu enemiga, Aftab quería ser ella y que le rescataran.
Una mañana Aftab vio una mujer maquillada y con un salwar kameez de colores brillantes comprando tranquilamente pulseras. Ninguna mujer del barrio podía ir así por la calle, sin tapar de arriba abajo, ella iba así porque no era una mujer. Fuera lo que fuera, él sentía que quería ser como ella. Más incluso que había querido ser Borte Khatum. Quería pasear por las carnicerías con cabezas de cabra colgando y los carritos de verdura eligiendo. Quería estirar su mano con las uñas pintadas y pulseras repicando para abrir las agallas del pescado a ver si estaba fresco antes de regatear su precio. Quería subirse un poco el salwar antes de pisar los charcos, un poquito, lo justo para mostrar sus tobilleras de cascabeles".

"Empezó a dejarse caer por el barrio espiando a la mujer de los labios pintados.  La siguió hasta Turkman Gate y el callejón Gali Dakotan donde la mujer desaparecía tras una puerta azul. Se enteró que se llamaba Bombay Silk, y que vivía con 7 como ella Bulbul, Razia, Heera, Baby, Nimmo, Mary y Gudya, que vivían juntas en el haveli y tenían una gurú [o maestra] llamada Kulsoom Bi, mayor que todas y que organizaba la vida. El haveli se llamaba Khwabgah, la casa de los sueños.





31.7.17

¿Nepal está cambiando?


Llego a Nepal, 2017, Kathmandú ruidoso y con sus malos humos. Se están levantando muchos edificios nuevos.  Parece que Nepal empieza a recuperarse del terremoto, pero sólo la capital que es donde se corta el bacalao, el resto tardará al menos una década.

Lo primero que me cuenta el periódico, una pequeña noticia que supone un cambio muy grande algo que no había sucedido nunca en miles de años, que se sepa.

-Una chica, Bhawana, enciende la pira funeraria de su madre, Bhumi Kumari, en Sisne, Rukum. Las tradiciones (leyes) del hinduismo dicen que esto sólo puede hacerlo un hombre, normalmente hijo de la difunta. Pero el hijo de la víctima estaba lejos. Bhawana dice: "Lo hubiésemos hecho los dos juntos, pero como mi hermano no está lo hice yo. Las tradiciones no cambian si nadie les hace frente. Es importante que las mujeres rompamos los estereotipos y tradiciones para cambiar a una sociedad más igualitaria. Algunos familiares se oponían pero Bhawana consiguió convencerles. Una vecina dijo: "Ha dado un gran paso, ya vale de diferenciar entre hombre y mujer en pleno siglo XXI".

-La campaña Bagmati Clean-up sacó 29 toneladas del río Bagmati en Kathmandú el sábado. Llevan meses intentándolo pero el río sigue bajando sucio y maloliente a pesar de que estamos en plena época de lluvias.

-La prensa ha destapado un escándalo de corrupción, es el mayor que haya salido a la luz y que haya tenido consecuencias, hay un tipo en la cárcel en espera de juicio. Con la excusa del terremoto el gobierno de Koirala montó una oficina para reducir impuestos puntualmente a empresas que habían sufrido pérdidas por la catástrofe. En la práctica la oficina redujo impuestos (casi 200 millones de euros) a empresas muy boyantes a cambio de mordidas.

-Un año después de la aparición de los papeles de Panamá, un juez ha echado de su puesto al primer mininstro de Paquistán Nawab Sareef. En esos papeles se encontraba el nombre de 19 nepalíes. Se nombró una comisión para investigarles. La cosa va despacio reconoce un miembro de la misma.

-El plazo para hacer las primeras elecciones provinciales y federales termina en enero y no se sabe si se podrán llevar a cabo (en invierno muchos pueblos del país quedan aislados por nieve). Ha habido años de discusiones por la delimitación de los estados. De hecho, se acaban de realizar las primeras elecciones municipales en 20 años y todavía queda por hacerlas en uno de los 7 estados, el Madesh es una zona de los llanos del Terai con una cultura más próxima a la de India, llevan años de huelgas intermitentes. Se sienten incomprendidos por la lejana Kathmandú.

-Apalean y echan de casa a una mujer de 22 años, por dar a luz a una niña. El acoso había comenzado desde la boda a causa de la dote, a pesar de que esta consistió en 1,1 millones de rupias (10.000€), un coche, 50 gramos de oro, etc...

Bueno, no es mucho pero apenas llevo 24 horas aquí.

29.7.17

Calcuta: Más platos imprescindibles y dónde comerlos.

Si antes publico una lista de mejores platos de Calcuta, antes aparece otra en Taste of Kolkata. Esta tiene más de 40 comidas y dónde mejor las preparan. Varias se repiten con la lista anterior, aunque esta se centra en restaurantes y chiringuitos de toda la vida. Algún día haré mi lista propia, pero estando allí. Esta año es el primero que no voy desde 2000. Abajo de la carta os comento los platos.

Telebhaja, pescado frito (bhekti) en Kalika Surya Sen Street.
Hinger Kachuri, pan frito relleno. Putiram, College Square. VV.
Dalpuri. Pan frito con lentejas. Rajkumar sweets, Hazra. VV.
Momo, empanadillas al vapor, puestos enfrente de Sambhunath Pandit Hospital. Opción VV (pedir vech momos).
Comida china auténtica, en el barrio chino de Tangra hay muchos restaurantes. Opciones V y VV.
Comida fusión china-india, puestos de BBD Bagh, especialmente en la acera Durican House/Fairlie Place. Opciones V y VV.
Biryani de pollo, arroz especiado, en Aliah Bentrick Street.
Tostada con mantequilla, Stock Exchange, puestos alrededor de la Bolsa. V.
Kamalabhog, bolas dulces de queso fresco, en Chittaranjan. V.
Daber sharbat, sorbete de coco, en Paradise, College Square. VV.

Sorbetes y lassis enfrente de Arya Samaj en Vivekananda Road.
Fusca, bolas crujientes rellenas de puré de patata y caldo de tamarindo, en Vivekanand Park. VV.
Kasha Mangso, cordero a la bengalí, en Golbari, Shyambazar.
Ganja, marihuana ¿? así viene en la lista (ver foto) en Shib Mandir, Nintolla Ghat. VV.
Kabiraji cutlet, croqueta de pescado en Regent, S.N. Banerjee Road.
Moghlai Paratha, Anadi Cabin, S.N. Banerjee Road. VV.
Fulkopi Singara, empanadillas fritas de coliflor, en Mrityunjoy (Lansdowne). VV.
Double egg katiroll, wrap de huevo y verduras, en Kusum, Park Street o en Nizam, New Market. V.
Pollo Rezala, en Shabbir, pollo típico bengalí con nata, yogur y pasta de anacardos y semillas de amapola blanca, zona C.R. Avenue.
Filete (de ternera), en Oly Pub, Park Street. Lo sirven escondido bajo la guarnición.
Chanachur, "gusanitos" de harina de garbanzo en Ujjala, S.P. Mukerjee Road cerca de la parada de metro de Kalighat. Tienen tanta clientela que te los venden calentitos (como churros). Diferentes sabores especiados. VV.

Daab chingri, gambas en salsa de coco fresco, en Kewpies, Elgin Road. El thali (plato combinado) vegeta es auténtico y recomendable. V, 9 €.
Dhoka, mochar chop, falafel cuadrado en salsa, croqueta de flor de banano, en Apanjan Sasananda Road. VV.
Boudir's Lebu Cha, té al limón, en Deshapriya Park. VV.
Kochuri y tarkari, pan frito con curry de verduras, en Tasty Corner, Mandeville Gardens. VV.
Churnur, dados de patatas cocidas aliñadas, en Bilas o Boudi, Southern Avenue.
Misti doi y rasgula, yogur con azúcar de dátil y bolas de queso fresco en almíbar, en Mithai, Beckbagan. V.
Sandesh, rombos dulces de garbanzo, pasta de leche concentrada y muchos sabors, en Balaram, Bhowanipur. V  y VV.
Motichur, jalbhara, bolas dulces de harina de garbanzo y pasta de leche concentrada, fritas en bolitas "boondi" y luego compactadas con tamaño de trufas, rombo relleno de salsa dulce, en Surya Modak, Chandernagore. V.
Pantua, bolitas "borrachitas" en vez de licor suelen llevar almíbar con sabor de rosas, azafrán o cardamomo, muy parecido al gulab jamun del resto de India. V.
Indrani, "natillas" de leche recocida con frutos secos, en Ganguram. V.
Rabri, en teoría como la anterior, en Chuttarajan.
Drabesh, postre en Sen Mahasay (salón de bodas).
Amriti, buñuelos crujientes en sirope con forma de cable de teléfono antiguo, en Bhim Chandra Nag, en Bow Bazar.
Alukabli, en Vivekananda Park y frente al cine Menoka.

28.7.17

Malaria en India 2017, incidencia hasta mayo y zonas afectadas.

Traduzco y resumo un artículo de Menaka Rao.


La India ha registrado 267.000 casos de malaria este 2017 hasta mayo, de los cuales 188.000 casos eran casos de malaria tipo falciparum. Diecisiete muertes han sido registradas este año. A partir de junio con la entrada de las lluvias monzónicas, los datos se disparan.

Los expertos en salud tienen razones para creer que los números son estimaciones muy por lo bajo.

Un estudio de 2010 basado en autopsias verbales de 122.291 muertes en la India demostró que la cifra verdadera de la malaria en India podría ser tan alta como 200.000 muertes cada año, en comparación con la estimación de la Organización Mundial de la salud de sólo 15,000 muertes en 2006.

El año pasado, una investigación de al Jazeera mostró que los datos relacionados con los casos de malaria en Andhra Pradesh y Odisha se han manipulado o no se han registrado correctamente. El informe también detalla el fracaso sistémico de los informes debido a la falta de mano de obra.

La cloroquina fue la droga usada durante el programa de erradicación de la malaria en India, que se llevó a cabo entre los años 1950 y 1970. En las áreas endémicas de la malaria, la droga se administraba como tratamiento a pacientes con fiebre presumiendo que la causa sería la malaria antes de que los resultados de la prueba lo confirmaran. La resistencia a la cloroquina fue detectada por primera vez en India en 1973 en Assam (noreste) y pronto se extendió a otras partes de India.

Desde 2008, el fármaco ya no se ha utilizado para el tratamiento preventivo, según la directiva médica propugnada por el programa nacional de control de enfermedades transmitidas por vectores. Según esta directiva, cualquier paciente con fiebre debe primero ser testado de malaria usando un kit rápido con una muestraa de sangre. Es como un kit de la prueba del embarazo con orina y puede detectar malaria en una gota de sangre. La prueba se puede administrar fácilmente y no necesita un técnico entrenado. Detecta los antígenos de ambos parásitos de la malaria el Plasmodium Vivax y el Plasmodium Falciparum (este es el más letal de los 5 tipos de plasmodium).

Si la prueba da positivo por Plasmodium Falciparum, se ha de administrar una dosis oral de basada en la artemisinina. Esta malaria está más presente en áreas remotas. Si da positivo por Plasmodium Vivax, el paciente necesita cloroquina y primaquina. Esta malaria más "suave" se da más en zonas urbanas.
(Casos de malaria por 1000 habitantes, más de 2 -naranja y rojo- se considera zona infectada.
Como veis la incidencia ha bajado bastante desde 2000 pero sigue estando muy extendida.)

Estados como Orisa, Karnataka y Bengala Occidental han estado siguiendo la nueva política y han detenido el tratamiento único de cloroquina para la malaria. Algunos estados como Chhattisgarh y Jharkhand reconocen la política nacional, pero admiten que la práctica de dejar que l@s trabajadores de medicina comunitaria (ASHA, activista de salud social acreditad@, tienen baja formación pero en áreas muy recónditas no hay médicos, ni enfermeros...) administre cloroquina continúa en algunas áreas. Un funcionario de la salud de Madhya Pradesh dijo que el estado todavía utiliza la cloroquina.

Andhra Pradesh no sólo utiliza la cloroquina como tratamiento preventivo para los pacientes con fiebre, el estado sigue desde hace décadas la práctica de dar cloroquina como fármaco profiláctico – un tratamiento preventivo para personas que no tienen malaria o cualquier otra fiebre, pero que están en riesgo de contraerla.

Dado que la cloroquina reduce las posibilidades de que se detecte el paludismo en las pruebas, el Departamento de salud de Andhra Pradesh dijo que han dado instrucciones a todos los trabajadores de salud comunitaria para que primero tomen la muestra de sangre de los pacientes antes de darles cloroquina. Pero esto no siempre sucede. Muy pocos tienen el kit de detección del tipo de malaria.

El uso de cloroquina está generando resistencia en el patógeno, hasta un 25% en algunas comarcas de Andhra, y enmascara los resultados en las pruebas de laboratorio.