24.12.16

Entrevista a Urmi Basu, trabajadora social en Calcuta


Os traduzco la entrevista:
De Distrito Rojo a Barrio de La Luz: 
Urmi Basu sobre el empoderamiento de la mujer en el mundo "
Publicada (en inglés) el 1 de Diciembre, 2016 en Campus Journal por Jasmine Rashid

"Si lo piensas, somos casi medio mundo en esta mesa" dijo Urmi Basu sonriendo, mientras llevaba su vaso hacia los labios. "India, China, Bangladesh ..." Vanessa Meng (19 años) de Pekín, y yo, medio norte-americana medio bangladesi, nos miramos y también sonreímos. Urmi venía de visita desde Kolkata, India, donde dirige la reconocida organización no gubernamental New Light desde hace 16 años. Cada día de su vida lo dedica a combatir la violencia de género.

"Salud a las mujeres", brindó, "hermosas y fuertes".

La primera vez que oí sobre Urmi fue a través del libro y documental premiado de Nicholas Kristoff "Half the Sky: Transformando la opresión en oportunidades para mujeres en todo el mundo". Ella fundó la organización en 2000 en el distrito rojo de Kalighat, Calcuta -uno de los distritos rojos más grandes de Asia [sic]- con la misión de proporcionar educación y prevenir la violencia contra las trabajadoras sexuales y sus hija/os. Inspirada por el trabajo de Urmi escribí mi ensayo para entrar en la universidad sobre el tema, me sorprendió que viniera a Swarthmore alguien tan famosa para mí. Para mayor sorpresa supe que Meng había organizado la visita después de pasar el verano en Kolkata trabajando directamente con Urmi y New Light.

Meng también conoció a Urmi por "Half the Sky", cuya lectura asignó en el curso de "Introducción a la Paz y el Estudio de Conflictos" el Profesor Sa'ed Atshan. Meng.  Investigó un poco, solicitó ser voluntaria y fue invitada a India. "Un proceso bien chulo", confirma. Con fondos de apoyo del Centro Lang para la Responsabilidad Cívica y Social, Meng pasó cuatro semanas con otros voluntarios en la casa de huéspedes de la organización ayudando en el día a día del proyecto. Sintiendo el choque emocional de sentir a la vez impotencia y esperanza.

"Ves cosas preciosas y otras... pero son todos pequeños momentos muy humanos." Meng espera volver a New Light cuanto antes.

El día que conocí a Urmi, me esbozó la historia de New Light de la manera más elocuente que nadie haya escrito sobre su trabajo. Sin ayuda profesional para establecer el plan y sin garantía de éxito, su confianza audaz y dedicación lograron un cambio en la comunidad.

"Nuestra herramienta de enfoque principal siempre ha sido la educación, así comencé hace 16 años con ocho estudiantes y $ 200 ", señaló Urmi.

Hoy en día, más de 500 estudiantes han pasado por el programa, que tiene siete locales en la ciudad, y sostiene tres viviendas residenciales seguras para la/os estudiantes. En medio del caos de la pobreza y la violencia, el desafío constante de este trabajo es convencer a las madres de que es posible otra vida fuera de la prostitución heredada. Mucha/os niños vienen con historias de adicciones y/o abusos, y New Light ofrece una alternativa para fomentar la supervivencia y prosperar.

"Fácilmente daría el resto de mi vida por este trabajo" Urmi se aseguró de que entendiéramos.

Urmi proviene de una familia de activistas, incluyendo un abuelo que trabajó con Mahatma Gandhi. Sus experiencias al crecer sin duda han formado al sistema de valores con el que se mueve por el mundo.

"Tienes que aceptar tu propia vulnerabilidad ... ahí es donde te fortaleces. Eso me ha permitido encontrar el sexto sentido para entrar en una habitación y saber qué niñas están en peligro ", dijo Basu. "Nunca sentí que es algo de lo que se supone que no debo hablar".

Urmi irradia una calidez y habilidad natural para hacer que los demás se sientan seguros, a menudo recibe llamadas de mujeres desconocidas pidiendo consejo desde un burdel o desde la oficina del recaudador de impuestos en la ciudad. Su dedicación inquebrantable al empoderamiento y la conexión humana es una de las muchas razones por las que fue elegida como destinataria de una bendición del Dalai Lama bajo el título Unsung Heroes of Compassion 2009 [héroes no reconocidos de la compasión] por promover la compasión y la paz.

Comentamos extensamente la vida cotidiana de la comunidad en el districto rojo de Kalighat:

"Las mujeres viven en habitaciones de 2x2m, pero todo en ese pequeño espacio está perfectamente organizado. Saris doblados y apiladas, un cajón con las pulseras, los utensilios de cocina se guardan bajo la cama ... es la vida en miniatura, pero dentro de poco espacio tienen todo lo que necesitan. Ahí están sus fantasías y amor, vulnerabilidades, pasiones, compromisos ... " explicó Urmi "Te imaginas que una prostituta no es tímida para nada, pero sí lo son. Si le hablas de su cuerpo... nunca ha estado desnuda, ni para bañarse".

Meng destacó la importancia de esta humanización, especialmente viniendo de alguien que está fuera de ese mundo.

"Crecemos con los tópicos de los medios de comunicación... que es un gran tema", explicó Meng, refiriéndose a los esfuerzos de la lucha contra la trata y el empoderamiento de las mujeres", pero las mujeres no lo ven como una gran historia. Ellas no saben lo que es el empoderamiento o la igualdad... Para ellas esto es sólo la vida. Las historias son mucho más complicadas. Ellas no son historias, sólo supervivientes... Muchos voluntarios las fotografían y preguntan: "¿Cómo te sientes acerca de ser empoderada? y eso es totalmente ajeno a sus vidas".

El encuentro con Basu y Meng es la noche después del Día del Recuerdo de lxs Transgénero de Swarthmore, así que le pregunto sobre el estado de las personas transgénero en la comunidad de trabajadoras sexuales de Kalighat.

"Los Hijra (personas trans) sufren discriminación, por supuesto. Como en todas partes, hay constantes amenazas de violencia. Pero, de hecho, creo que están un poco más protegidos y menos amenazados dentro del barrio rojo ", sonrió Urmi, marcan la moda de vestir para las mujeres [cisgénero]". Estas mujeres se mueven en grupo para minimizar posibles acosos.

"Hay diferentes comunidades en el barrio rojo, pero viven como piojos en costura. No hay diferencia entre lo privado y lo público. En la cultura oriental no hay  individualidad. La gente está ahí contigo y se supone que tú estás allí para l@s demás. Hay un fuerte sentido de solidaridad ", explicó Basu. "A medianoche, si alguien está enfermo, juntarán dinero, llamarán a una ambulancia ... tomarán un taxi, se turnarán para atender a la persona en el hospital, las niñas y los niños estarán a su lado y traerán comida."

Urmi me comentó la diversidad de proyectos en los que la organización está involucrada.

"Tuvimos talleres muy interesantes desde octubre: fotografía, escritura de poesía, autocuidado, taller de diseño centrado en humanos - que se basó en nuestro proyecto Mukti ". Mukti es un proyecto de empoderamiento para fabricar compresas biodegradables en asociación con la organización Village Volunteers. Recientemente, Mukti Women ganó el proyecto Inspire People's Choice a través de "ONU Women" y su Comité de Singapur. "Las estudiantes mayores [de New Light] se reunieron con chicas que nunca tuvieron acceso [a estos productos] y les preguntaron cómo se sienten sobre ellos. Se trata de asegurarse de que realmente les ayudará, y no algo que unos extraños estaríamos imponiéndoles ".

Urmi contagia la alegría cuando habla de sus estudiantes.
(Ben Harper,con Urmi Basu tras un concierto benéfico en San Francisco, diciembre 2016)

"Es maravilloso ver cómo cuando se le da a la gente un conjunto de desafíos complejos, encuentran sus propias soluciones. El pensamiento crítico está ausente en nuestros colegios", explicó Urmi.

En el taller de fotografía, por ejemplo, a los niñ@s se les dieron cámaras y fueron a sus comunidades a fotografiar amigos, familia, alojamiento y refugio. Recientemente, estas imágenes fueron ampliadas junto a graffitis para transformar las paredes de un callejón en un vibrante espacio comunitario de expresión artística.

Además, Urmi reconoce las oportunidades únicas de fuerza y resistencia que proporciona el auto-cuidado en grupo.

"Cuando hago talleres de autoestima, pongo [a las mujeres de los burdeles] a tocarse entre ellas. Estas mujeres nunca se tocan con cariño... siempre hay un intercambio y algunas dinámicas de poder involucradas. Aquí, una pinta a otra persona, o le hace trenzas en el pelo... pero acariciarse les hace gritar, decir que nunca han recibido tanto amor. Es intimidad genuina ".

En su tiempo con la organización, Meng también dió un taller de poesía en el local de los dalit (intocables) cada tarde. Los dalits, identificados como la "casta más baja" en India, son discriminad@s por toda la sociedad. En lugar de concentrarse sólo en enseñar poesía, la principal motivación de Meng era animar a la gente a crear su propio trabajo, expresar lo que uno siente no es común. A pesar de su impresionante trabajo, Meng permanece firme en su humildad.

"No estoy aquí para cambiar la vida de nadie."

Como entendida en filosofía con interés en el ecofeminismo, Meng entiende los enfoques críticos al humanitarismo, por lo que su papel en New Light fue de aprender al máximo y ayudar en lo que le pidieran.

Urmi: "En este punto, debo decir que Vanessa (Meng) hizo un trabajo increíble. Su nivel de motivación era perfecto, estaba disponible para experimentar todo. Ella vino a Kolkata exactamente como yo aconsejo a la gente a hacer: "Entra en el océano y fluye... si lo combates, te cansarás. Manten tu cordura y enfoque. No tiene nada que ver con Swarthmore (EEUU), ¿no, Vanessa?"

"Es diferente a cualquier otro lugar", se rió Meng. "... para mí sabía que no sería fácil. Fue muy emocionalmente difícil". Meng y yo habíamos discutido anteriormente las muchas lágrimas de l@s voluntari@s de New Light, que se sentían perdid@s al estar inmers@s en condiciones que no podían cambiar. "Conectar con l@s niñ@s conociendo sus historias trágicas fue difícil, pero más lo fue volver (a EEUU) y tratar de explicar a la gente la experiencia ".

En Calcuta, a menudo las niñas son vendidas por sus padres, o convencidas a buscar una nueva oportunidad bajo el disfraz de "un buen trabajo" en la ciudad. Aquí, muchas se encuentran de repente en una esclavitud donde pierden la capacidad de controlar lo que sucede a continuación. 

Urmi enfatizó la importancia de empezar entendiendo que madres y padres quieren lo mejor para sus hija/os.
(New Light en la mani contra la violencia de género, Calcuta 19-XII-2016)

"[Cuando me di cuenta de que] l@s niñ@s duermen bajo la cama mientras las madres están con un cliente... cambió lo que pensaba que sabía sobre el amor y la familia", admitió Urmi. "Cuando empezamos, no teníamos ni idea de que estableceríamos internados para personas de cero a dieciocho años y luego de dieciocho a veintitrés".

Después de algunos años, la organización reconoció la importancia de seguir apoyando a los niños después de cumplir dieciocho años. "No pueden estar solos si no están con una familia... les apoyamos con una educación universitaria o formación profesional y luego entre dos o tres chicas pueden alquilar un apartamento juntas".

L@s donantes inicialmente preferían que New Light se centrara en las chicas, pero los chicos necesitaban también seguridad y así New Light trata ambos géneros por igual.

"Algunos chicos estaban resentidos con sus madres a los 13 años... imagina que falta de autoestima" suspiró Urmi. Su solución: construir un hogar sostenible para apoyar a los niños también.

"En el hogar de nuestros niños tratar la igualdad de género es muy habitual. La mayoría de nuestro personal son mujeres, así que están acostumbrados a ver eso. Tenemos muchos voluntarios y personas en nuestro grupo que son maestros de larga experiencia. También buscamos maestros jóvenes para ser modelos positivos... muchos de ellos viven en el barrio y entienden que otra vida es posible ".

Urmi no vaciló cuando se le preguntó sobre los objetivos generales del trabajo a lo largo de los años.

"Quiero que todos nuestros niños reciban una buena educación... potenciando la compasión, deberían practicarla y tratar a sus madres con compasión. Esta vida ningun@ la escogió. A menudo temo que l@s niñ@s abandonen a sus madres. Siempre les digo que mamá no tenía otra opción, pero para ell@s sí hay nuevas opciones. "

Urmi habla con orgullo del éxito de sus estudiantes. Un chaval va a trabajar como chef en la compañía de cruceros Carnival de Miami. Otros estudiarán trabajo social, diseño gráfico, y much@s incluso volverán a trabajar en New Light. Fue fascinante para mí notar que a diferencia de muchas organizaciones, aquí no se empuja a los estudiantes hacia estudios rentables sino a lo que realmente les gusta.

"Soy una gran creyente en el sentimiento humano... cada individuo tiene un potencial particular y una dirección personal", explicó Urmi. Aquí, abrir un abanico de oportunidades es el trabajo principal.

Durante su visita de dos días a Swarthmore, Urmi comenzó su visita con una comida con estudiantes, que tomaron notas sobre las complejidades del trabajo de New Light: microcréditos a mujeres, apoyo para abrir cuentas bancarias y enseñándoles cómo presentar informes y quejas a la policía. Meghan Kelly (18 años) preguntó sobre el papel de los incentivos económicos en la prostitución y la trata.

"Normalmente es rentable", respondió Basu. "Es un comercio donde no se necesita un almacén, no se necesita inventario, se usa efectivo, no hay inversión. ¿Qué mejor negocio podría haber? Sólo con un par de llamadas una persona aparece en el punto A, B o C... y en cada paso se gana dinero ".

Kelly fue más lejos: "¿Y si no hubiese ganancias?"

"La prostitución existe ya en la sociedad hace mucho tiempo", explicó Urmi. "Yo personalmente no estoy aquí para acabar con ella". New Light no está a favor de la legalización de la prostitución, y Urmi no tiene posición moral sobre el concepto de trabajo sexual en sí.

"... los adultos son libres. No soy su guardián moral. La cuestión es cuando las personas son tratadas como mercancías, cuando son forzadas como esclavas a hacer algo que no quieren hacer".

Nikhita Luthra (17 años) siguió con un pensamiento sobre cómo este sistema es mantenido desde fuera de la industria del tráfico. "¿Sientes que hay una negativa a reconocer los problemas [de la violencia sexual]? A veces el orgullo en un país impide reconocer las cosas... Dicen 'bueno, eso pasa en todas partes' "

"Es un nacionalismo idiota." confirmó Urmi "Es un sentido de superioridad completamente equivocado".

Basu está acostumbrada a tener el sistema en contra.

"Se sienten incómodos porque hablo de abuso sexual infantil." En foros públicos, Urmi ha sido criticada por los nacionalistas argumentando que exagera. Además, muchas ONG de este tipo son criticadas por centrarse en ayudar a las personas en lugar de en realizar cambios estructurales.

"¿Cómo puede una pequeña ONG cambiar toda una sociedad? ... Tenemos que crear otro conjunto de posibilidades. Ninguna estructura cambia sin resistencia. La diligencia y la paciencia son muy importantes ... y la curiosidad".

Más tarde ese día, 22 de noviembre 2016, Meng presentó a Urmi a una multitud en el Centro de Ciencias 101, un debate organizado por i20, el Centro de Recursos para Mujeres, el Departamento de Estudios de Paz y Conflictos, la Oficina de Intercambio Estudiantil, el Centro Lang por la Responsabilidad Civil y Social, el Foro para la Libertad de Expresión y la Oficina de Participación Estudiantil. A pesar de que empezaban las vacaciones de acción de gracias, hubo una gran participación de estudiantes, profesores y personal deseosos de escuchar a una nueva inspiradora amiga.

"Para los señores..." comenzó Urmi "A menudo sólo hablamos entre nosotros ... y luego hablamos con los jóvenes. Me inspira ver tantos jóvenes ". (" Pedir permiso de paternidad ", más tarde se dirigiría a los hombres de nuevo," eso es la igualdad de género. ")

Al explicar su trabajo, empezó por detallar el sistema de castas como una realidad social india que está presente todos los días. Las trabajadoras sexuales ocupan la posición social más baja, sin importar la casta de su familia. Harsha Sen (19 años), de Calcuta, recibió el micrófono al final de la charla de Basu.

"Daba un rodeo para no pasar por el barrio rojo de Kalighat, cada día, al ir al colegio".

Pero esa invisibilidad y normalización no es sólo la experiencia de Sen. Antes Meng había reflejado un sentimiento similar:

"La trata de personas ocurre en los Estados Unidos", afirmó Meng. "La esclavitud sexual existe aquí igualmente, sólo que es menos obvia porque no hay barrios rojos"

"Cada ciudad tiene una zona de prostitución que es despreciada", agregó Urmi, "Nos estaríamos engañando si dijéramos que no hay violaciones en Suecia".

Los retos están presentes en todas las instituciones sociales, que es donde activistas como Urmi deben intervenir. La policía muchas veces dice que "estamos demasiado ocupados para aceptar esta denuncia". A New Light, le ha pasado que se han negado a alquilarles pisos el día del arrendamiento cuando los dueños descubrieron que la organización trabaja con prostitutas. Los estigmas, y los conceptos erróneos, del trabajo sexual permanecen indiscutibles.

Urmi nos recordó que este comercio llega a nivel internacional. "Niños-soldado, adoctrinamiento religioso, tráfico de órganos, esclavitud sexual ... son personas desinformadas y desamparadas las que caen en estas redes".

Al final de su charla, una cosa fue destacada: el amor y el poder de las mujeres está en el centro de nuestra lucha. Urmi animó a las mujeres de la audiencia a crear círculos de sororidad y trabajar para concienciar a colegas masculinos, padres y amigos de lo que significa ser mujer.

"No temas ser catalogada como feminista... no es la lepra", se rió Urmi.

"Las mujeres pueden estar allí la una para la otra, su inversión personal de tiempo y energía en la vida de otro ser tiene un tremendo impacto", continuó. "A veces miro a una mujer y pienso "mi vida y tu vida son diferentes por donde nací y por la educación que tuve". De lo contrario, estamos pasando lo mismo.

En términos de acción tangible, Urmi sugirió que l@s estudiantes busquen organizaciones para hacer voluntariado.

"[Alternativamente] ya que lo vuestro es escribir, podéis crear un blog sobre el acoso sexual en el campus. Cread redes con otras escuelas del área, cread una red de seguridad (apoyo mutuo), una aplicación, hablad con l@s jóvenes... para que sean conscientes de las mujeres no somos objetos ".

Basu es también defensora de la necesidad de la protesta pública.

"No podemos dejar pasar estas atrocidades en nombre de la "cultura o la tradición ". En cualquier [país], hay tradiciones inhumanas, que explotan personas, que destruyen la autonomía. ¿Cómo se abolió aquí la esclavitud? La gente dijo que no estaba bien. Y el sentido de la justicia, lo que es correcto, lo que está mal, es universal, no cultural".

Al pensar en las normas culturales y el progreso, siempre he apreciado profundamente la cita de James Baldwin: "Amo a América más que a cualquier otro país en este mundo, y por eso insisto en el derecho a criticarla perpetuamente".

Como reiteró Urmi, las elecciones en Estados Unidos y los estigmas que acompañaron a la campaña, no son nada que haya que callar y aceptar.

"El resultado es como retroceder 30 años, pero todos debemos ser tratados por igual, aunque sea de otro país no voy a callar. Es increíble lo que acaba de pasar en vuestro país. Pero este país es un país hermoso".

Por eso, nuestro trabajo hacia la equidad es tan importante ahora como siempre. Para avanzar, el empoderamiento de las mujeres debe ser una prioridad global a nivel gubernamental, civil y personal.

Al igual que Baldwin, Urmi aprecia y critica el estado indio: "Si estoy dispuesta a aceptar las cosas bellas de mi cultura... tengo que estar dispuesta a aceptar las oscuras".

Urmi, sin duda, es responsable de hacer brillar una nueva luz en esa oscuridad.

1 comentario:

Ambar dijo...

Q bien leer este blog sobre Urmi Basu. Hace años que trabajé con ella para hacer un documental sobre la desigualdad de género. Aquí comparto el enlace del documental se llama "ILUSION SOCIAL" en la versión español dónde Urmi Basu ha dado la entrevista sobre su punto de vista.

https://vimeo.com/84241015

Saludos.