6.1.16

Delhi: chaval@s de la calle publican un periódico

La noticia se refleja positivamente en los medios. Chicas y chicos de la calle preparan y publican un periódico bimensual que venden en la calle a 2 rupias (3 céntimos). La tirada ha subido de 4.000 a 5.500 ejemplares en un año. es decir 11.000 rupias de ingresos si se venden todos. Eso son unos 160 € que no dan ni para los gastos de imprenta. Pero l@s chic@s han dejado la calle, estudian y se preparan para un futuro en igualdad de condiciones.
Balaknama2
(Balaknama significa "Carta de la infancia")
El proyecto está respaldado económicamente por las ong's Chetna y Badhte Kadam y según nos cuenta Anasuya Basu desde Delhi para la BBC (he retocado la traducción de la BBC porque era un poco chapucera):

En la revista Balaknama de Delhi trabajan como reporter@s  niñ@s que fueron explotad@s, trabajaban el cartón, la chatarra, como artistas de calle o eran abusad@s por sus padres.
Víctimas de una extrema miseria que les arrojó a las calles y obligó a sobrevivir. Ahora, colaboran con entusiasmo y pasión para sacar una singular publicación bimestral de ocho páginas que cuenta la vida de los menores que viven y trabajan en la calle. .
Chandni, editora de 18 años, participa en una animada discusión sobre el contenido de la siguiente edición del periódico cuya circulación ha crecido de 4.000 a 5.500 ejemplares desde que empezó a dirigirlo hace un año. La ONG Chetna se dedica a la rehabilitación de niños de la calle. Hay estudios que cifran en más de 10 millones de menores viviendo en la calle en India y sin otro remedio que trabajar.

La vida de Chandni ha sido una historia de pobreza agobiante, trabajando como artista callejera con su padre y recogiendo basura para sostener a la familia. Un programa de atención comunitaria de la ONG la matriculó en una escuela y le otorgó una pequeña beca para que no regresara a la calle. También la formó como periodista. "Me siento muy orgullosa de editar este periódico porque es único en India. Somos niñ@s que nos han robado la niñez, hemos pasado hambre, mendigado, hemos sido abusad@s y forzad@s a trabajar y ahora escribimos de quien está pasando por lo mismo", expresó Chandni. "No es sólo una catarsis sino que también nos da un objetivo en la vida. Esto no puede más que mejorarnos".
Picture of Balaknama's working area
(La precaria oficina donde se forman y montan el periódico)
La oficina tiene 14 "periodistas" que cubren Delhi y los estados cercanos de Haryana, Uttar Pradesh y Madya Pradesh. La mayoría narran sus artículos a la oficina de Delhi por teléfono porque muchas veces no tienen acceso al correo electrónico o fax.

Chandi conduce dos reuniones al mes con el equipo para cuadrar el contenido. El periódico cuesta dos rupias (0,03€) y es financiado y publicado por Chetna. Sin embargo, ha sido difícil encontrar publicidad pagada ni fondos del gobierno.

Shanno, 19 años, abandonó el colegio en 5º. La historia de su vida es días enteros trabajando y un padre alcohólico. Hoy en día estudia Trabajo Social y espera tener una vida de integrador social. También forma a chaval@s para el periódico.
"Hicimos un estudio en Delhi, en noviembre contamos 1.320 menores que viven y trabajan en la calle", explicó. "Queríamos demostrarle a la policía y al gobierno que se puede contar l@s menores que viven en la calle. Si podemos hacer eso con recursos limitados, ellos pueden hacer lo mismo con toda el personal y recursos que tienen", agregó. "Se ha hablado mucho de un estudio sobre los niños de la calle que va a realizar el gobierno de Delhi con la policía pero no han empezado nada".
Balaknama
(Entrevistando chicos de la calle)
Shambu, que también trabaja en la publicación, dice que tuvo que enfrentar mucha oposición y amenazas durante el sondeo. "Cuando fuimos a hablar a restaurantes y hoteles, los dueños eran agresivos y nos amenazaban. Pero les dijimos que llamaríamos al teléfono de asistencia a la infancia si no nos permitían hablar con ell@s", contó.

Contactar con niños atrapados en casas particulares, restaurantes y fábricas le dio un objetivo en su vida a una adolescente de 15 años, también llamada Chandni, que refleja el dolor y horror de much@s menores en los reportajes que escribe para el periódico.
"Quiero mejorar el alcance de nuestro periódico y convertirlo en una empresa rentable. Es la voz de quienes hemos sobrevivido en las calles, limpiando casas y en talleres de explotación laboral. Ahora podemos luchar por quien continúa trabajando. Su silencio debe ser escuchado", afirmó.
Vídeo sobre Balaknama: