31.12.15

Entrevista con el primer transexual indio nombrado rector de una escuela universitaria

"Mis acosadores pertenecían principalmente a las clases medias, urbanas y educadas":  entrevista con Manabí Bandyopadhyay, de la primera persona transexual que llega a rector
Por Monovina Gupta , (traducción mondolirondo, de un admirable testimonio de lucha, aunque chirría su peloteo al poder y la frialdad con víctimas de violación, juzgad)
Foto Ilf Samanvay
Desde el 9 de junio de 2015, Manabí Bandyopadhyay dirige la escuela universitaria femenina de Krishnanagar en el distrito de Nadia de Bengala Occidental (NDT: cerca de donde están nuestros amigos de "el hogar de las niñas"). Es la primera persona transexual del país nombrada directora de una escuela universitaria. La noticia ha tenido mucha repercusión y la ha catapultado a sus 53 años, a la atención mediática y la fama. Desde entonces tiene que hablar en público de su sexualidad y las humillaciones que tuvo que sufrir como transexual. Las experiencias personales de Bandyopadhyay en el Partido Comunista de la India (Marxista) y el Trinamool, dos de los partidos políticos más importantes de Bengala Occidental, incluyen contradicciones políticas y sociales paradójicas que a menudo caracterizan a este tipo de organizaciones, y sus actitudes hacia grupos feministas y queer. Según ella, el progresista PCI (M) -que dirigió el gobierno del Frente de Izquierda en Bengala 32 años- sistemáticamente se negó a reconocer su cambio de género en los registros administrativos oficiales del estado. Por otro lado, dijo Bandyopadhyay, la primera ministra de Bengala del Trinamool, Mamata Banerjee, ampliamente criticada por insensibles a temas de género, se interesó personalmente en la corrección de estos registros y despejar las deudas pendientes contraídas con ella por la Universidad en la que ella estaba enseñando.

Monobina Gupta: Usted ha trabajado tanto con el gobierno del Frente de Izquierda y el gobierno del Trinamool liderado por Mamata Banerjee. Háblame de tu experiencia vis-à-vis con estos gobiernos como transexual.
Manabí Bandyopadhyay: Mamata Banerjee me dio mi identidad y dignidad como Manabí Bandyopadhyay mujer trans. Antes de que llegara al poder, tenía que luchar contra el gobierno del Frente Izquierda para conseguir mi legítimo reconocimiento como mujer, algo que el gobierno de izquierda me negó. La universidad de Jhargram, donde enseñé bengalí, me debía una gran cantidad de sueldos desde mi cambio de nombre. Esto a pesar de una declaración jurada que certificaba mi nuevo nombre como Manabí después de mi operación de cambio de sexo en 2003. Tres años después, terminé mi doctorado en la Universidad de Kalyani como Manabí Bandyopadhyay que suponía un incremento de sueldo. Pero mi nombre no fue cambiado en mis registros universitarios que seguían identificándome como Somnath Bandyopadhyay (mi nombre anterior). Solicité en repetidas ocasiones al gobierno del Frente de Izquierda reconocer el cambio en mi identidad y mi nombre, pero tuve que esperar hasta 2011 cuando el Trinamool llegó al poder. Sólo entonces pude obtener los derechos de un profesor con un doctorado.

MG: ¿Cómo conseguiste el trabajo de profesor universitario bajo el régimen de CPI-M?
MB: Escondí la verdad. Nadie sabía mi verdadera identidad. Me veían diferente, tal vez pensaron que mi cuerpo era así porque era bailarina.

MG: ¿A quién le envió la solicitud formal de cambio de nombre -de Somnath a Manabí?
MB: A través de mi universidad en Jhargram, admitieron que Manabí y Somnath era la misma persona pero cambiaron el prefijo de Sriman a Srimati (señor o don  a señora o doña). En otras palabras, el gobierno se negó a reconocer mi transformación de género. Consideré seriamente llevarlos a los tribunales pero entonces, vino un cambio de gobierno en Bengala Occidental y se agilizaron las cosas.

MG: El CPI-M se percibe como progresista mientras el Trinamool es considerado como un partido conservador. ¿Cómo se involucra con sus dos contextos culturales y políticos diferentes?
MB: Mamata es comunista "sachcha" (auténtica) El Día del Maestro fui invitada a un evento del gobierno y hablé sobre mi vida y mis experiencias. Conversé con el público. De repente, era famosa.

MG: ¿Qué te llevó a someterse a una operación de cambio de sexo?
MB: Mentalmente yo era una mujer obligada a habitar el cuerpo de un hombre. Estaba luchando contra una crisis existencial. Pero nadie parecía entender mi agonía, me instaban a aceptar mi posición en la vida, citando ejemplos de personas transexuales como yo, que estaban casadas ​​con hijos. Pero yo no quería engañarme, tenía que ser honesta conmigo misma. Empecé a guardar mi sueldo para someterse a la operación. Muchas personas compran casas, compra joyería con sus ahorros. Tuve mi cirugía.

MG: ¿Por qué describes tu cirugía como "forzada"?
MB: Mis colegas de la universidad Jhargram no paraban de acosarme, querían acostarse conmigo y luego ir por ahí diciendo que yo les deseaba. Era un lugar atrasado, terrible para vivir y trabajar. Sorprendentemente mis torturadores eran maestros, no aldeanos o estudiantes. Mis acosadores pertenecían en su mayoría a las clases educadas, urbanas, medias.

MG: ¿Cómo reacciona la gente después de su cambio de sexo?
MB: Me llaman "hijra" (NDT: casta procedente de los antes llamados "eunucos") tuve que lidiar con lo que yo describiría como sharajantra buddhijibider (una conspiración) de los intelectuales. Fui acosada desde el principio, pero después de mi operación de cambio de sexo, soy blanco de humillaciones. Mis acosadores se burlan y dicen: "Mira, ella va por ahí con un cuerpo extraño en su interior." Después de mi cirugía, fue un ostracismo social total.

Tuve que permanecer en Jhargram. Era imposible viajar todos los días desde Kolkata. En primer lugar, nadie quería alquilarme. Había noches en que me veía obligada a dormir fuera después de regresar a casa un poco más tarde de lo habitual y encontrar que el casero me había bloqueado. Irónicamente, Jhargram está dominada por los maoístas. Pero puedo decir que las personas que tenían la intención de hacerme daño procedían de las clases medias, no maoístas.

No tengo palabras para describir el acoso físico y mental que sufrí de afiliados al CPI-M y profesores izquierdistas del colegio. Recuerdo a un profesor que me tiró un pisapapeles y me dió en el pecho. No pude ir al baño. Me prohibían ir al aseo de las mujeres y no podía usar el baño masculino. Así que tuve que irme a casa.

MG: ¿Tienes amigos?
MB: Ninguno.

MG: ¿Cómo ha cambiado su situación?
MB: Se ha cambiado porque Mamata Banerjee tiene este espacio social para mí. Déjame que te cuente cómo he puesto a prueba si el compromiso de su gobierno es ral con las personas transgénero. En el formulario de solicitud para ser rector me identifiqué como "tercer género" en la columna "Otros" que se ha introducido ahora. Antes, el impreso llevaba sólo un binario hombre o mujer. Quería ver si el gobierno Trinamool daría el trabajo a un solicitante del tercer género. Más tarde, me enteré de que mi identificación hizo saltar la confusión y que hubo debate sobre si debían o no darme el trabajo. Fue entonces la misma primera ministra quien intervino, diciendo: "Adelante con ello."

El gobierno de Bengala Occidental estableció un comité para el empoderamiento de las personas transgénero en junio de este año. Se me ha nombrado vicepresidente. La junta se supone que debe velar por el bienestar de las personas transexuales, para integrarlos en la vida corriente. Habrá comités en los distritos también.

MG: Mamata Banerjee ha sido justa contigo. ¿Cómo te sientes acerca de sus comentarios sobre las mujeres, especialmente en relación con Suzette Jordania, la víctima de violación de Park Street?
MB: No recuerdo lo que ha dicho. Pero recuerdo la polémica en torno a si la víctima trabajaba como acompañante. Esto no quiere decir que la violación fuera justificada. Hay casos cuando los clientes no pagan por el servicio, el incidente viene a ser descrito como violación ...

Mamata acbaba de llegar al poder después de 34 años de gobierno del frente de izquierda. Hubo un montón de conspiraciones y casos para desprestigiarla. Tal vez algunos me describirían como Mamata-Panthi [partidaria de Mamata], si no Trinamool-Panthi. Pero mi familia y yo estamos en deuda con ella personalmente.

MG: ¿Cómo te trata la gente tras el reconocimiento que ha recibido por parte del gobierno?
MB: La gente se mueve con los tiempos. Las mismas personas que antes me menospreciaban, ahora vienen a mí con solicitudes de empleo, algunas me piden que le entregue cartas a Mamata Banerjee.

MG: Hábleme de su matrimonio.
MB: Me casé con una persona de Orissa. Realmente me trató bien y me dejé llevar. Tuvimos un matrimonio gandharva [por consentimiento mutuo, no arreglado]. Más tarde, me repudió y denunció por el artículo 501 [del Código Penal de la India, por difamación], diciendo que yo era en realidad un hombre y no una mujer. Yo le he denunciado por el artículo 376 [asalto sexual]. El caso aún está pendiente de resolución.

MG: ¿Y ahora qué? ¿Estás disfrutando de su trabajo?
MB: No sé disfrutar de mi trabajo. Estoy trabajando con el mismo grupo de personas cerriles. Lo que ha cambiado ahora es que saben que tengo acceso al poder, me aguantan porque no tienen más remedio. Nadie lo acepta. Pero lo importante es lo que quiero. Me he vuelto mucho más neutral a estas actitudes. Después de mucho sufrir, me he dado cuenta de que he recorrido un largo camino de dolor. Después de este viaje, no hay expectativas. Aamar ei te senda chala anondo [Mi alegría se encuentra en mi viaje por este camino].