22.12.14

Love jihad, India prohíbe el amor

Neha Dixit publicó el pasado 14 de octubre este artículo que os he traducido. Hablaremos más sobre la "love Jihad" un fenómeno artificial del que se habla en India desde 2008-9. Grupos extremistas hindúes vuelcan su odio hacia los musulmanes inventándose una campaña de los musulmanes para casarse con chicas hindúes y hacerlas musulmanas. Ambas religiones están en contra de que las personas elijan a su pareja (aunque sea de su misma casta y religión). Ese fin de semana en Kochi se hizo una reunión para defender el amor y el besarse en público (prohibido en India)¿Resultado? Se presentó gente a pegar a los que se besaban. La policía cargo contra los mirones y detuvo a gente que se besaba (así os lo conté casi en directo... la campaña Kiss of Love sigue viento en popa, miles de jóvenes quedan para besarse en público rodeados de fotógrafos).


'Love jihad': War on romance in India  (guerra al romance en India)

Sarawa, India - Una joven india que denunció el pasado agosto que había sido raptada, violada en grupo y convertida a la fuerza al islam se desdijo diciendo que denunció porque su familia le obligó, ha dicho la policía.
La muchacha de 20 años, se presentó en la comisaría de Meerut en el norte de la India y dijo que había sido encerrada por sus padres que están en contra de su relación con un chico musulmán llamado Kaleem Sheikh.
La chica, identificada como "S" - su nombre no puede hacerse público - dijo que tenía miedo de que la mataran y necesitaba protección policial, esto supone un golpe a la campaña "love jihad" de grupos de la extrema derecha hindú.
La poli puso una denuncia por asalto y amenazas de muerte contra los padres de la chica.
Ocho personas, incluyendo a Kaleem, habían sido arrestadas en agosto cuando la familia de "S" denunció el caso, que los grupos de derecha denunciaba como un caso de "love jihad" una conspiración de los musulmanes para convertir a chicas hindúes.

Líderes del partido gobernante Bharatiya Janata Party (BJP) y grupos afines como el Rashtriya Swayamsevak Sangh y el VHP (Vishwa Hindu Parishad o Consejo Hindú Mundial) iniciaron una campaña contra lo que dicen es un complot de los musulmanes para seducir a chicas hindúes, hacedlas creer que están enamorados de ellas, casarse y convertirlas al islam. Grupos hindúes de derechas también denuncian que los muchachos musulmanes son recompensados con dinero por las conversiones.
Shanthakaka, jefa del Rashtra Sevika Samiti, el ala femenina del RSS, dijo en una entrevista anterior: "Se fomenta que los chicos musulmanes se escapen junto a nuestras chicas. EL dinero que reciben depende de la casta de la muchacha, por una rajput reciben 100.000 rupias (unos 1.250 €) y si es brahmin el doble (2.500€)".
Este incidente llegó a los titulares como un caso de "love jihad", separando más todavía a hindúes y musulmanes en el estado de Uttar Pradesh donde el año pasado hubo disturbios inter-religiosos con más de 60 asesinatos y miles de desplazad@s en el distrito de Muzaffarnagar.
Al Jazeera se entrevistó con S. el pasado 30 de agosto (de 2014) en su casa donde reconoció su relación sentimental con Kaleem, y explicó como todo fue manipulado y como su familia empezó a putearla.
La conversación no se publicó por miedo a que la chica fuera asesinada ya que no estaba protegida entonces.

Profe de Madrassa
S. es una chica pequeña y segura, tiene una carrera de humanidades y ha entregado dinero en casa desde los 15 años cuando empezó a dar clases particulares.
El año pasado, el último de su carrera, empezó a dar clases en la madrasa Sultania, una de las 4 escuelas religiosas musulmanas de Sarawa, pueblo de 7.000 habitantes en el que hay hindúes y musulmanes a partes iguales. Es habitual en el norte de India que las madrasas tengan profes y estudiantes hindúes. S. ganó 1.200 rupias (15€) cada uno de los ocho meses que trabajó allí hasta abril cuando lo dejó para estudiar para sus exámenes finales de universidad.
"La religión no importa. Me dijo que podía continuar con mis creencias y visitar templos hindúes después de casarnos".
El padre de S. vendía bolsos en una acera del ajetreado mercado de Lajpat Nagar en Nueva Delhi, ya que en su pueblo, Sarawa, en una región de caña azucarera a 80 km. de la capital, hay pocas oportunidades.
Kaleem, de 23 años, es de Uldhan un pueblo a 10 km. de Sarawa. S. dice que se lo presentó un amigo común.
"Cuando le conocí, me dijo que le gustaba y quería ser mi amigo. Me molestaba que fuera musulmán pero era tan cuidados y detallista que empecé a verle más a menudo" dijo S. a Al Jazeera.
A los pocos meses, Kaleem y S. se enamoraron. "Me preguntó: 'No crees que deberíamos dar un paso más. ¿Casarnos quizás?' Yo estaba de acuerdo".
Pero el matrimonio entre religiones siguen siendo tabú en la zona.
"Por entonces no me preocupaba, yo podía seguir practicando el hinduismo".

Aborto
En julio ella notó algo raro en su periodo. El médico le dijo que estaba embarazada.
"El doctor me dijo que el embarazo era ectópico y que tenía que abortar inmediatamente. Sólo pudimos pagarnos un hospital público. Kaleem y yo nos registramos como marido y mujer y me produjeron el aborto".
Kaleem pagó los gastos, dice S.
Este caso no es infrecuente. Las estadísticas del IIPS, una organización pública de salud, muestran que el 21% de los chicos y el 4% de las chicas reconocen que han tenido sexo antes del matrimonio.
Cuando el 27 de julio volvió del hospital, su madre vio las cicatrices y comenzó el infierno.
S. no podía soportar las amenazas de su familia y la única salida era casarse con Kaleem. Pero su familia descubrió los planes y la comunidad de Sarawa estaba motivada para apoyarles.
Su padre, con ayuda de grupos de derechas como el Hindu Jagran Manch y el Bajrang Dal, fue a la policía. Se denunció con mentiras hasta a Nawab, líder musulmán (pradhan) recientemente elegido, que sigue en la cárcel desde entonces.
A principios de año, Nawab cambió la puerta de la mezquita local por una más grande y eso supuso tensiones inter-religiosas en el pueblo.
Desde que el caso salió a la luz, varias organizaciones hindúes han establecido "frentes" como el Hindu Behen Beti Bachao Sangarsh Samiti del RSS y el Meerut Bachao Manch rama estudiantil (ABVP) del RSS para acabar con las bodas inter-religiosas libremente elegidas, que ellos denominan "love jihad" (NDT: algo así como la cruzada contra el amor).

Bodas inter-religiosas
Lalit Maheshwari, líder de la unidad del VHP en Muzaffarnagar, declaró anteriormente a Al Jazeera: "Cuando el BJP alcance el poder, aprobarán una ley que acabe con los matrimonios de distintas casta o religión".
Kaleem, que lleva dos meses en prisión, no ha conseguido apoyo de su comunidad religiosa.
Cuando Al Jazeera intentó contactar con Kaleem, fue impedido por el abogado de la familia. Un miembro de su familia dijo: "No queremos saber nada de él" no por la mentira del"love jihad", sino por que el islam prohibe el sexo antes de la boda y los matrimonios por amor.
De hecho un mes después de este caso, Muzaffarnagar fue sacudida por otro que los líderes musulmanes llaman "reverse love jihad" (cruzada inversa de amor) o Hindu Dharma yuddha (guerra por imponer el hinduismo), cuando denunciaron a un hindú que forzó a una chica musulmana a convertirse y escaparse con él.

S. dijo a Al Jazeera que quiere "justicia".
"Mira, mi vida está arruinada, siempre seré señalada por este incidente. Dicen que mi cuerpo y mi vientre son impuros. Quiero hablar con Kaleem para saber qué quiere. Cuando estás en pareja ambos son responsables, si hemos hecho mal ambos seremos castigados. ¿Por qué le voy a dejar sufrir toda su vida para nada?".
Con miedo a que la maten para guardar el honor de la familia (honour killing), dijo: "Si no hubiera ido a la comisaría,me habrían matado".
Insiste en su decisión de casarse con Kaleem.
"Sí, lo haré. La religión no importa. Por él no es problema. ¿Qué religión es la mala? Ninguna. El ser humano ha establecido la división en hindúes y musulmanes pero somos iguales".