3.10.14

Las mujeres pagan el precio de la planificación familiar


(Infierno de post-operatorio. Los campos de esterilización de mujeres se hacen a la carrera en lugares no preparados photo: Sayantoni Palchoudhuri/CSE Environment Photo Library)

"Mientras que los recuerdos de los 21 meses de emergencia en 1975-77, impuesta por la entonces primera ministra Indira Gandhi, sobrevive aún hoy en día en la mente de los hombres indios por el miedo a la esterilización forzada, las políticas de control de la población del país han cambiado a lo largo de los años desde entonces para apuntar a las políticamente menos poderosas y vulnerables: las mujeres pobres. Casi toda la carga de lo que eufemísticamente se llama "planificación familiar" es asumido hoy en día por las mujeres. Y esto ha hecho mella en la salud de buena parte de las mujeres del estado indio

De hecho, la base de la estrategia de control de la población son dos métodos contraceptivos destinados a las mujeres - la ligadura de trompas (esterilización quirúrgica femenina) y la inserción de un dispositivo intrauterino (DIU) también conocido como T de cobre. Ninguno de estos métodos es conocido por ser adecuado para todas las mujeres. Sin embargo, en el afán de cumplir con los objetivos, estos métodos son ampliamente promovidos y sus efectos adversos sobre las mujeres ignorados. La infraestructura de la salud pública no está orientada a gestionar la contracepción, el personal no está capacitado para asesorar a las mujeres ni solicitan su consentimiento después de informadas, el dolor se considera un efecto secundario aceptable.

Según la última Encuesta Nacional de Salud Familiar, realizada en 2005-06, un tercio de las mujeres en el grupo de edad reproductiva han sido sometidas a cirugía para la esterilización y miles se han insertado el DIU, con o sin su consentimiento, en algún momento de sus vidas . Después de meses de dolor sufrimiento, muchas mujeres tienen que acudir a las clínicas privadas para retirarse los DIU porque los hospitales del gobierno en gran parte se niegan a hacerlo.

El Día Mundial de la Anticoncepción se celebró el 26 de septiembre. Es hora de prestar atención a las políticas de control de la población de India desde la perspectiva de las mujeres que se ven obligadas a sufrir sus consecuencias. 

Tomemos el caso Rajkumari de Nueva Delhi (de 30 años), que se sometió a ligadura de trompas hace cinco años. En cinco años de matrimonio, tuvo tres hijos, seguidos de tres abortos. Un trabajador social de la salud designado por el gobierno del estado la había convencido de que esta era la única manera de evitar el embarazo. A su marido, sin embargo, nunca le aconsejó utilizar un método anticonceptivo. 

Desde la cirugía, Rajkumari no ha sido capaz de dormir tranquila por las noches. A menudo sufre dolores de cabeza, sofocos, sudores nocturnos recurrentes y dolor punzante en el abdomen. El mes siguiente a su cirugía, visitó el hospital del gobierno en varias ocasiones, pero los médicos sólo prescriben sus medicamentos para controlar los síntomas. "Los medicamentos sólo ofrecen un alivio temporal. Mi vida ha sido una maldición los últimos cinco años con un sufrimiento constante ", dice.

Su vecina de 23 años, Pushpa, también narra una historia similar, de dolor. La enfermera en un centro de salud pública le insertó un DIU después de dar a luz a su primer hijo. No le pidieron su consentimiento. El procedimiento se llevó a cabo después de recibir el formulario de consentimiento firmado por su esposo, un jornalero que había estudiado hasta 5º de primaria. No le explicaron lo que es un DIU ni para que era el formulario que firmó.

Pushpa estaba mareada cuando volvió a casa. Sangró profusamente, se fue poniendo pálida con el tiempo y se quedó postrada en la cama. Sus reglas empezaron a durar hasta dos semanas. Perdió el apetito, se fue debilitando y fue incapaz de alimentar a su bebé la mayoría de los días. Cuando regresó al hospital, se le prescribieron antibióticos y analgésicos. Pero continuaba sangrando y le dolía el abdomen. Tardó tres meses en ahorrar suficiente dinero para conseguir que le quitaran el DIU en una clínica privada.


Los efectos secundarios conocidos más comunes de los DIU son náuseas, cambios en el sangrado menstrual y calambres severos. La esterilización, por otro lado, es una cirugía de riesgo que pueden llevar a una infección o hemorragia interna, lesiones en órganos internos, e incluso la muerte.

Hay miles de mujeres como Rajkumari y Pushpa que han sufrido los terribles efectos secundarios de la ligadura de trompas y el DIU mal colocado.

Pegado a una pared en el vestíbulo de la oficina de una ONG con sede en Nueva Delhi Centro para la Salud y Justicia Social (CHSJ) hay un recorte de un artículo de junio de 2013 del servicio de noticias Bloomberg titulado 'Obligando a las mujeres indias hacia la esterilización'. Cuenta la historia de Sumati Devi, que se sometió a esterilización en una "mesa de operaciones con sábanas ensangrentadas". La operación se llevó a cabo con un bisturí oxidado y a ella ni se le informó, ni se pidió su consentimiento.


En su lugar, se le dio un poco de dinero como "incentivo".

El artículo informa que 10 veces más mujeres que hombres se someten a cirugías de esterilización en inmundos "campamentos de esterilización", a pesar de que la esterilización femenina implica una operación más complicada que la vasectomía masculina.

Otro recorte de febrero 2012 titulado 'Mujer embarazada muere desangrada después de la esterilización "(The Times of India) contaba la historia de una mujer embarazada de 35 años de edad, que murió desangrada en el distrito Balaghat de Madhya Pradesh, mientras que los médicos estaban tratando de esterilizarla.

Estaba embarazada de gemelas - dos niñas - de 12 semanas cuando se realizó la operación. Murió unas horas después de empezar a sangrar en la mesa de operaciones debido a que los médicos no siguieron el protocolo básico de hacer una revisión médica a las mujeres antes de la operación de esterilización.


También había un recorte de una historia de enero 2012 titulada "Cirugía de barracones en pantanales de Bihar 'sobre un campo de la esterilización llevado a cabo por una ONG en una aldea en el distrito de Araria sin quirófanos, donde se llevaron a cabo 61 cirugías de ligadura de trompas a una velocidad de vértigo usando medicamentos caducados.

Otro recorte visible era de un artículo de marzo de 2012 titulado 'Regalos a cambio de aumentar las mujeres esterilizadas "(de El Deccan Herald) contaba cómo la administración de un distrito ganó un coche Tata Nano por cumplir con los objetivos de esterilización. Dando los papeles para poder comprar bombonas de gas a la familia de cada mujer que se sometía a ligadura de trompas, la administración había conseguido más de 2.000 cirugías de ligadura de trompas realizadas en tan sólo tres días.


Según los datos más recientes recopilados en 2012-13 por la Encuesta comarcal sobre hogares y sus instalaciones, los gobiernos regionales prefieren cada vez más la esterilización femenina como un modo de planificación de la familia a pesar de que es uno de los métodos anticonceptivos más arriesgados. En Andhra Pradesh, por ejemplo, el 63 por ciento de mujeres en el rango de edad fértil se habían operado en 2012-13, en comparación con 60 por ciento en 2007-08. Durante el mismo período, el número de hombres que se sometieron a esterilización bajó de 4 a 2 por ciento. Del mismo modo, en Maharashtra, el porcentaje de mujeres que se sometieron a esterilización elevado de 52 a 54 por ciento, mientras que la cifra correspondiente a los hombres se redujo de 3 a 1 por ciento. En Haryana y Punjab, un tercio de las mujeres en el rango de edad reproductiva han sido esterilizadas.
(Rajkumari continua con problemas de salud desde que le ligaron las trompas hace 5 años. Foto Vijay Pandey)

Aunque la ligadura de trompas implica serias posibilidades de infecciones quirúrgicas y complicaciones post-operatorias, los gobiernos estatales continúan promoviendo "campus" en los que éstas se llevan a cabo sobre miles de mujeres, sin ningún tipo de infraestructura sanitaria adecuada y en condiciones insalubres, a toda prisa para cumplir con los objetivos. Esto a pesar del hecho de que la vasectomía para los hombres es un procedimiento menos invasivo, con poco riesgo de infecciones quirúrgicas y los hombres operados pueden salir andando unos minutos más tarde.

"El enfoque del gobierno es sólo en métodos enfocados a las mujeres. Los hombres apenas participan en el programa de planificación familiar. Ellos deben participar, no como objetivos para la vasectomía sin bisturí, sino para que haya igualdad de género ", dice el Dr. Abhijeet Das, director del CHSJ y profesor asistente en el Departamento de Salud Global de la Universidad de Washington, Seattle, EE.UU.. Durante las últimas dos décadas, Das ha estado observando los programas de control de población persuasivos, asesora al gobierno y también forma parte de diversas redes nacionales e internacionales, entre ellas la Alianza Nacional para la Salud Materna y Derechos Humanos, el Foro de vigilancia de la Salud y MenEngage, una asociación internacional de hombres por la igualdad de género.


La encuesta 2012-13 también muestra que la calidad de los servicios de planificación familiar sigue siendo extremadamente baja. La mayoría de las mujeres no son conscientes de otros medios de anticoncepción ni de los efectos secundarios conocidos de la esterilización. Incluso cuando se les aconseja, el asesoramiento es manipulador ya que el personal ya ha decidido qué método anticonceptivo aplicar. En Maharashtra, sólo un 17 por ciento de las mujeres fueron informadas de los efectos secundarios, un 14 por ciento en el Punjab y un 11 por ciento en Andhra Pradesh y Haryana. De acuerdo con la encuesta comarcal sobre hogares y sus instalaciones de 2007-08, el 40 por ciento de las mujeres que se sometieron a ligadura de trompas en las instalaciones de salud pública en India eran analfabetas, lo que indica que la ligadura de trompas no era elegida conscientemente.

Contraceptive_Report 
A pesar de los problemas asociados con la ligadura de trompas, los gobiernos de los distintos estados que forman India continúan estableciendo objetivos para las cirugías de esterilización. La respuesta a una consulta de RTI mostró que alrededor de 1.000 mujeres fueron objeto de ligadura de trompas sólo en la zona oeste de Delhi durante los meses de enero, febrero y marzo de este año (2014).

Los dos extremos del debate sobre la manera de estabilizar la población están representados por la campaña de esterilización forzada del hijo de Indira Gandhi, Sanjay Gandhi ,durante la emergencia  por un lado, y la declaración del congresista Karan Singh en la Conferencia Mundial de Población de 1974 en Bucarest , Rumania, que "el desarrollo es el mejor anticonceptivo", por otro. Durante mucho tiempo, el pensamiento dominante en todo el mundo estaba a favor de las políticas coercitivas.


A nivel internacional, se debatió en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo de 1994 (CIPD 94) en El Cairo, Egipto. En la CIPD 94, activistas de la sociedad civil de todo el mundo compartieron experiencias de las políticas coercitivas de control de población y convencieron a 179 gobiernos nacionales para ver al pueblo como un conjunto de personas, no un número. Economistas como Amartya Sen también habían demostrado ya que las mejoras en la educación y cuidado de la salud de las mujeres conducen automáticamente a familias más pequeñas sin ninguna necesidad de políticas de control de población autorizadas.

La CIPD 94 trajo consigo un cambio de paradigma. Los gobiernos acordaron respetar los derechos reproductivos y buscar la igualdad de género a la hora de acceder a la planificación familiar y servicios de salud sexual y reproductiva. El gobierno de India también, a regañadientes, se comprometió a tener en cuenta a las personas a la hora del desarrollo. Sin embargo, los gobiernos de los estados (NDT: aquí serían las Comunidades Autónomas) en India por lo general no ponen este principio en práctica y es frecuente que  políticos, burócratas, jueces y ciudadanos de clase media urbana con estudios, culpen al exceso de población en India de casi todos los problemas que aquejan al país y favorezcan el uso de la fuerza en vez de la cooperación.


 Hasta la CIPD 94, "población" era considerada una mala palabra - una "bomba" peligrosa que explota si no se controla. A principios de la década de 1950, más bebés sobrevivían en los nuevos países independientes y menos niños nacían en los países más ricos, lo que lleva a un miedo a la "sobrepoblación" en el Sur Global. Esto llevó a la formación en 1952 de dos organizaciones no gubernamentales - el Consejo de Población y la  Federación Internacional para la Planificación de la Familia (IPPF) - en Nueva York y Bombay, respectivamente. Se establecieron con el propósito de influir en el gobierno de Estados Unidos para orientar a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) hacia el control de la población en el Tercer Mundo, alertando a los estadounidenses sobre el peligro de una explosión de población y para recaudar fondos para los programas internacionales de control de la natalidad.

Un anuncio para una campaña conjunta por las dos ONG decía: "Un mundo de hambrunas masivas en los países subdesarrollados será un mundo de caos, disturbios y guerra. Y un perfecto caldo de cultivo para el comunismo ... Nuestros propios intereses nacionales son ayudar a los países subdesarrollados a controlar sus poblaciones. "

La agenda política se reforzó y validó por el profesor Paul R Ehrlich de
la Universidad de Stanford, autor de La Bomba de la Población en 1968, al hacer hincapié en el control de la natalidad a cualquier costo con el uso de anticonceptivos, la esterilización masiva y la determinación prenatal del sexo (de modo que los padres pueden diseñar la composición por sexo de la familia). El gobierno de Estados Unidos pronto se convenció. En 1974, el Estudio 200 del Consejo de Seguridad Nacional afirmó que el crecimiento demográfico en los países pobres planteaba un problema para la seguridad de los EE.UU. Esto empezó a ser defendido por los EE.UU. y otros países industrializados, que habían alcanzado  índices de natalidad muy bajos debido a las mejoras en educación, asistencia sanitaria e ingresos, sin ningún tipo de política coercitiva.

India no podía ignorar este discurso. En 1970, JRD Tata formó la Fundación de Población India con el dinero de la Fundación Ford para defender el control de la población en la India. El método usado se limitó inicialmente a la vasectomía masculina sin ninguna esterilización femenina, teniendo en cuenta el riesgo de infección. Pero la marea había cambiado en los '80. Las infames campañas de esterilización obligatoria masculina del período de emergencia dieron paso a la fijación de objetivos para la esterilización femenina, que sigue dominando la política de control de la población. 



En 1992, un estudio realizado por el Dr. Rani Bang y el Dr. Abhay Bang mostró que las mujeres tenían más fe en los métodos tradicionales de anticoncepción que en los modernos porque asocian estos últimos con efectos adversos tales como dolor de espalda, dolor abdominal, debilidad y menstruación irregular o excesiva . Las mujeres también encontraron que los profesionales de la salud a menudo eran insensibles a estas quejas y les consideran como efectos secundarios leves e insignificantes que deben ser ignorados.
(A Pushpa le instalaron un DIU a los 23 años sin su consentimiento)

La CIPD 94 fue la culminación del esfuerzo de académicos, activistas y la comunidad médica para proponer una perspectiva alternativa sobre las políticas de control de población. Ellos mostraron cómo una política de objetivos, incentivos y desincentivos el marco del Programa Nacional de Planificación Familiar había convertido a las mujeres en sufridoras en silencio.

Entre los participantes en la CIPD 94, estaba un funcionario AR Nanda, que era entonces secretario del Ministerio de Salud del estado indio. Después de su regreso de El Cairo, asumió el caso de reorientar la política de población. La segunda mitad de la década de 1990 vio un nuevo enfoque sin metas, que se centró en la combinar necesidades de anticoncepción y proveer buenos servicios de salud reproductiva e infantil. Nanda también redactó el hito Política Nacional de Población (NPP) de 2000, que hizo hincapié en mejorar el desarrollo humano, la igualdad de género y la salud reproductiva para estabilizar el crecimiento demográfico.

"En 1999, cuando propuse el NPP, pocos parlamentarios apoyaron los dos pilares de la política - una elección informada y el consentimiento informado - y fue criticado en gran medida en el Parlamento", dice Nanda, quien ya se ha retirado del gobierno, pero sigue asesorando a la Coalición Nacional contra la Ley de dos hijos, un grupo de organizaciones no gubernamentales, académicos y activistas preocupados por la promoción de políticas que permitan a las personas elegir y ejercer sus derechos reproductivos.

El NPP 2000 comienza con una declaración de que "el objetivo primordial del desarrollo económico y social es mejorar la calidad de vida de las personas, para mejorar su bienestar y proporcionar oportunidades y opciones para poder ser productivos en la sociedad ". La política recomienda el empoderamiento de las mujeres a través de un mayor acceso a la educación, oportunidades de empleo y atención médica de calidad. 

Esta política, sin embargo, no pudo influir en gran parte de los políticos que siguieron viendo la población como un problema. En mayo de 2000, cuando la población de la India superó la marca de mil millones, el entonces primer ministro Atal Bihari Vajpayee, dijo: "Este es un asunto serio que es a la vez motivo de preocupación e introspección - preocupa el impacto que un crecimiento demográfico desbocado tendrá sobre los recursos económicos, naturales &c; introspección sobre dónde nos equivocamos y cómo podemos estabilizar nuestra población ... Si la actual tasa de crecimiento de nuestra población permanece sin control, la India se convertirá en el país más poblado del mundo a mediados de este siglo, con la gente pidiendo a gritos su cuota de los escasos recursos naturales . "

La oposición a la CN 2000 continuó incluso después de su adopción. La población es una competencia transferida a los gobiernos de los 29 estados que forman India y no están obligados a obedecer al gobierno central en este tema Tienen sus propias políticas que en la mayoría de los casos van en contra de la CN del 2000, por ejemplo, Uttar Pradesh usa anticonceptivos, como los inyectables y los implantes, que se ha comprobado que no es seguro para las mujeres; Rajasthan promovió un plan de lotería para los que optan por la esterilización; y Bihar ha subcontratado ligaduras de trompas a operadores privados y organizaciones no gubernamentales.

"El lenguaje utilizado para hablar de estabilización de la población cambió después de la ICPD 94, pero la mentalidad se mantuvo más o menos lo mismo", dice Nanda. "Incluso a nivel nacional, la responsabilidad masculina y la equidad de género fueron ignoradas. Los gobiernos estatales favorecen el establecimiento de objetivos y la promoción de métodos terminales, porque los resultados son fáciles de medir ".

Es evidente que, aunque se habla mucho de empoderamiento de las mujeres, su autonomía reproductiva &c. El derecho de elegir si tener o no hijos y la libertad de elegir los métodos de manejo de la fertilidad a partir del acceso a la información correcta - ha sido ignorado en gran medida en las políticas y prácticas promovidas por varios gobiernos de la India.

Por desgracia, en India se ha visto una reducción del uso del condón y las mujeres, como objetivo más débil, cargan involuntariamente con la planificación familiar. Como los métodos definitivos de control de la población más usados afectan a la salud de las mujeres, hay una necesidad de reorientarlos hacia métodos temporales y reversibles, como los preservativos, que también proporcionan una barrera contra las enfermedades de transmisión sexual".

(Os he traducido este artículo de Ruhi Kandhari para la revista de periodismode investigación Tehelka, octubre 2014)

1 comentario:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Un panorama espantoso que demuestra que de la salud pública es siempre más el parloteo que la efectividad práctica. Terrible!