13.5.14

No hay justicia para l@s intocables

Son continuos los casos de abusos sobre las mujeres. Este caso que os traigo hoy me parece ilustrativo para contároslo, por la injusticia que acarrea y por destacar la lucha de l@s de abajo, l@s nadie que hasta hace poco callaban.

A pesar de las nuevas leyes para castigar a los violadores (se subió la sentencia mínima a 20 años) que se aprobaron tras el mediático caso de la estudiante de fisioterapia violada en un autobús en marcha el 16 de diciembre de 2012, y los 6 tribunales rápidos especializados que se constituyeron, las leyes no se aplican igual para todas.

La fuente es la comisión para los derechos humanos en Asia. En el enlace tenéis la noticia completa en inglés.

EL 23 de marzo 2014, 4 chicas de la aldea de Bhagana en el distrito de Hissar en el estado de Haryana, salieron al campo a por agua. Cinco hombres las raptaron, drogaron y violaron. Las soltaron en la estación de tren de Bhatinda a 170 km de su pueblo.

Al día siguiente, los padres de las cuatro chavalas fueron al alcalde del pueblo, Rakesh, a informarle de la desaparición y pedir ayuda para poner una denuncia en la policía. Rakesh se negó y cuando los padres dijeron que irían de todas maneras, les dijo que él sabía donde estaban las chicas, en la estación  de Bhatinda y que los acompañaría hasta allí con su tío, Virendra.

Hasta allá que  e fueron y efectivamente, encontraron a las chicas, desorientadas. En el camino de vuelta Rakesh amenazó a las chicas para que no pusieran denuncia.

El 25 de marzo a las 10 de la mañana fueron al hospital general de Hisar las chicas a hacerse una revisión, después de haber pasado por la comisaría, donde el comisario es, cosa poco frecuente, una mujer Manisha Chaudhury. Hasta las 1 y media de la noche no las atendieron, las esperas son largas en los hospitales indios pero en este caso, denuncian los padres, que la policía estuvo haciendo gestiones para que NO las atendieran. A las 2 y media de la madrugada, la policía las llevó a casa del juez para que les tomara declaración.

Las chicas acusaron a cinco hombres Lalit Panghal, Sumit Panghal, Dharnwir Panghal, Sandip Panghal, vecinos de su pueblo, y Parmal Panghal de un pueblo vecino. Las chicas dicen que todo estaba preparado y consentido por el alcalde de su pueblo Rakesh y su tío Virendra. Pero la poli no ha incluido sus nombres en la denuncia. Las víctimas dicen que esto es porque son de casta alta y que su influencia hará que no sean culpados.

La comisión asiática  de derechos humanos informa que las violaciones son frecuentes en la zona y que los dalits están siendo echados de sus tierras, por lo que ya se manifestaron en la capital en 2012

mujeres dalit (intocables) protestan en la puerta del primer ministro de Haryana Bhupinder Singh Hooda, que vive en Nueva Delhi. Foto Tsering Topgyal