27.9.13

Nepalís trabajan como esclavos en los países ricos del Golfo Pérsico. 44 mueren en un mes.

Todo/as lo tienen en la boca, el mantra es emigrar, salir del país que solo ofrece arroz y lentejas.
Todos te dicen "Me gusta tu país, ¿puedo irme contigo?" en algún momento, ellas son más discretas, se quedan en la primera frase. Te lo dicen antes incluso de preguntarte cual es tu religión y cuantos hijos tienes "¡Ah! ¿ No estás casada ?¿ A tu edad ?".

Cuando por fin nos llevaron al avión en Catar pa tirar pa Kathmandú nos tocó esperar abjo. Unos chicos estaban descargando el cargo. De repente empezaron a bajar cajas de mangos nepaliscos y los chavales empezaron a tirarlas con todas sus fuerzas contra el carro, para espachurrarlos. La gente rompió su estupefacción con una sonrisa... A mí no me gustó nada, así es como quieren a los nepalís por el mundo, son lo peor, lo más despreciable, pisables como gusanos o cucarachas. Olvidables. Los nadie.
(Calle de Kathmandú, agosto 2013)

Conozco un chico (nepalí) que desapareció del pueblo. Dejó a sus familia y amigos por dinero. Se fue a  Dubai a vigilar una obra, cobra 300€, no creo que ahorre mucho cuando consiga pagar el préstamo del viaje. En Nepal cobraba 50€ pero tenía todo los gastos cubiertos. Optó por el cuento de la lechera. Desde Dubai sólo manda fotos de sus ratos libres, consumiendo. Del trabajo no habla y de los compañeros que mueren menos.

 Luego llegan noticias así y a mí no me sorprenden. Ya lo he contado en este blog muchas veces, la explotación y vejación de las nepalís que limpian las casas de los respetados jeques también.

El País/AP 26-9-2013, deportes ¿deportes?
"Docenas de trabajadores nepalíes han muerto en Catar en las últimas semanas y miles trabajan en condiciones paupérrimas, cercanas al esclavismo, dentro del proyecto de infraestructuras para organizar el Mundial de fútbol de 2022, según informa el diario británico The Guardian.

En un amplio reportaje de investigación, titulado Los esclavos del Mundial de Catar, el periódico británico pone de manifiesto las trágicas condiciones en las que trabajan los inmigrantes nepalíes, que suponen la masa social de operarios más grande de Catar, uno de los países más ricos del mundo.

Según el diario británico, que se apoya en documentos obtenidos por la Embajada de Nepal en Doha, al menos 44 trabajadores han muerto entre el 4 de junio y el 8 de agosto de este año. Esta cifra marca un ratio de un trabajador muerto por día. La mayoría, según la documentación, falleció de un ataque al corazón. Jóvenes trabajadores pero cuyos escenarios laborales dentro del sector de la construcción pertenecen a la "esclavitud moderna", tal y como define la Organización Mundial del Trabajo la situación de estos empleados que trabajan sin recibir salarios durante meses ni llevarse un bocado durante toda la jornada y duermen hacinados en pobres habitaciones.

Catar se gastará cerca de 100.000 millones de dólares en todo tipo de infraestructuras relacionadas con el Mundial 2022: los nueve estadios que se levantarán para la cita, un aeropuerto, cientos de kilómetros de carretera, un enorme puente que unirá Catar con Bahréin, una línea férrea de alta velocidad y miles de plazas hoteleras para los turistas."
El ABC hace una proyección y titula espectacularmente (también en deportes):
 4.000 trabajadores podrían morir en las obras del Mundial de Qatar

Un cálculo de la Confederación Internacional de Sindicatos revelado por el diario 'The Guardian' estima que muchos obreros fallecerán si las condiciones de trabajo del país no mejoran
(Trabajadores nepalís en Dubai, en su día libre)
Deepak Adhikari nos cuenta en la prensa Nepalí que hay grupos que defienden los derechos humanos que han pedido al gobierno nepalí que proteja a sus ciudadanos.
El gobierno nepalí dice que no impedirá que sus ciudadanos sigan emigrando.En Catar hay 300.000 nepalís trabajando, la mayoría vienen de zonas pobres y hacen los trabajos peor pagados en Catar. La mayoría de los proyectos de construcción se encargan a agencias de trabajo nepalís que se supone que cumplen las regulaciones sobre condiciones de trabajo.

Buddhi Bahadur Khadka, portavoz del ministerio de trabajo en Kathmandu, admite que hay irregularidades. "Hacemos todo lo que podemos para que no pase". Pero la investigación del The Guardian que destapó la muerte de 44 trabajadores nepalís, revela que trabajan a 50ºC, que algunos llevaban meses sin cobrar y que se les había retenido el pasaporte También hay miles de trabajadores de India, Paquistán, Sri Lanka y Bangladesh, cuyos gobiernos no se preocupan y miran para otro lado porque las remesas son una parte importante de los ingresos de estos países. El gobierno Catarí tampoco hace nada.


En Nepal entraron 430 mil millones de rupias (310 millones de euros) en 2012, un 22% del PIB según el Banco Central de Nepal, un país donde 1 de cada 3 jóvenes no tiene trabajo. "No dejaremos de enviar a trabajadores a Catar por una simple noticia de periódico. Es una gran oportunidad para la juventud de Nepal" dijo Khadka.


Como corderos al matadero, y a los políticos se la pela. Los mercados están hambrientos, necesitan gente como ellos... competitiva. Que estén dispuestos a dar su vida para que suba la bolsa...