9.8.13

Viva Changu (Narayan)

Al norte de Bhaktapur se encuentra un pueblito que vive del turismo que atrae su templo, Changu Narayan, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco, pero que comparado con el despliegue de templos, templitos y templetes de Kathmandú, Baktapur y Patán no aporta gran cosa. Para los muy entendidos tiene algunas de las esculturas más antiguas del país, aunque no se nota porque están igual que todas llenas de churretes de polvos de colores y restos de comida que le pringan los devotos, y la inscripción más antigua de Nepal, del siglo V, que está en sánscrito y lo chulo es el contenido, en ella un rey le pide a su madre que no se tire a la pira funeraria del marido, como debían hacer las viudas en los viejos tiempos.

Encuentro una habitación apañá al lado del templo y me dedico durante 3 días a charlar con sus habitantes (casi todos tienen tienda pero ya no intentan venderme), leer al sol de la mañana, volar cometas, sorber té cremoso, jugar al carrom y observar los turistas que apenas se quedan media hora en su loca carrera por fotografiarlo todo. Se nota la crisis y se vende poco. Además de los souvenirs típicos, té y ropa hay algunos talleres de máscaras de madera y thankas,  pinturas que representan las creencias budistas, una de un metro cuadrado se tarda 2 semanas en acabar, trabajando de sol a sol.
(Volando cometas con los niños del pueblo)
Todo el mundo se queja de los políticos, la corrupción, pero lo ven como un mal endémico, ni se plantean alguna forma para que pueda cambiar. Nadie hace un vestido o una máscara diferente copian lo que está vendiendo el de al lado y punto. Y es que aquí la educación se basa en repetir y repetir para estar dentro, nadie les enseña a pensar a echarle imaginación.

Sobita, la patrona del hotel es echá palante, sabe poner cara sonriente, te empalaga en inglés mientras le está echando la bronca a la empleada en nepalí. En el pueblo la tienen manía por agonía, no sólo tiene las habitaciones (son sólo dos, pero no parece necesitar más) sino un restaurante, 2 tiendas, un quiosco... todo un emporio. Por la mañana canta mantras a todo trapo y por la tarde lee las escrituras en alto para que todo el pueblo lo sepa. Su marido en cambio es muy discreto pero ayer me salvó la noche dejándome una botella de "pure  nepali water" de su grifo de beber.

Sumon, el cocinero es un chico joven, sonriente y fibroso que se pasa el día jugando al carrom (billar plano) en la plaza del pueblo, cuando hay trabajo le llaman al móbil y cambia las chapas por sartenes y ollas a presión, me encanta su sazón de comino, cilantro y chile rojo y además deja las verduras al dente. Eso sí, a todo le echa lo mismo, si estuviera más de 3 días me acabaría cansando.
(Jugando a una curiosa versión del carrom, combinado con cartas)
Las mujeres no paran de currar, cuidando niños, cocinando, sacando las cabras, secando paja para el ganado, chile rojo para el curri, aventando el arroz, cuidando que no se pierdan los pollitos, tejiendo, aprovechando la lluvia para lavar los colchones... no paran pero se las ve felices. Los hombres beben té y fuman dejando el tiempo pasar, algunos bromean y otros malmeten.

¡Que activas son las abuelas aquí! le digo a un chaval con el que he pasado la mañana, señalando a una abuela que está poniendo a secar ajos en un tejado de chapa.
¿Esa? Esa ya se ha caído varias veces del tejado y no le ha pasado nada, tiene 74 años pero es dura como un roble, y no se corta en venir del bosque cargada de leña. Sus hijos son carpinteros y cada vez refuerzan más el techo, pero seguro que se vuelve a caer.

Vishal un gordito simpático que no para de pasar las cuentas de un rosario tan grande que se podría usar para amarrar barcos. Se le nota demasiado interés, no sé... me dice que su nombre quiere decir corazón grande, se mete en un jardín complicado al contarme que tuvo una novia coreana, luego de sexo así en general y acabáramos me ofrece una prostituta ¡ Vete a la mierda cabrón ! Tanto rezo y tanto corazón para qué.Le amenazo con decírselo a la poli y lleva 2 días missing, a ver si se le pasan las ganas de hacer negocios chungos.

El dueño de un restaurante, bastante desaliñado, me dice que tiene un hotelillo a las afueras pero no consigue clientes a pesar de haber montado una web, que lleva 2 meses sin poder pagar, y que quiere montar una fundación para no sé qué (o se explica mal o no lo tiene claro). Sus 3 hijos han hecho carrera y espera que uno consiga trabajar en Francia para ir a visitarle. ¿Hablas francés? Sí. Y nos pasamos tranquilamente al idioma hexagonal. Llévame mañana a conocer tu garito. ¡ Vale! Pero no apareció más. Aquí el sueño de todos es que llegue alguien de fuera y te subvencione un proyecto del que puedas vivir. Esto me recuerda a Sonu el loquito del badulaque del pasadizo de Thamel (que sólo vendía porque siempre te enredaba en conversación empezando por su ¡ Hello my friend !era para atrapar turistas y venderles galletas, agua, pañuelos... así que ya lo ha cambiado por un improvisado salón de té, sin puerta ni ventana y con tablones sobre cajas de mirinda para sentarse), resulta que es de mi pueblo, bueno de Madanpur donde yo trabajaba, y me regañó por no haber visitado a su hermano, como si no hubiese casas en la montaña. Pues ha conseguido que un francés le compre los ladrillos para levantar 4 habitaciones para invitar a los turistas a ver el Nepal rural. Luego quiere que le hagan el resto de la construcción gratis (me pide que colabore). Vamos que se va a montar una casa rural por la cara el colega, que es un espabilao y no tiene la culpa de que haya tanto turis incauto. No hay más que verle la cara en la foto.




 Actualización 6 de setiembre 2014, por Stephane Huet para Nepalitimes (¿por qué no dan voz a los que protestan?):

La inauguración de una nueva sala del museo De tradiciones vivientes Living Traditions Museum de Changu Narayan fue boicoteada porgente local que dice no haber sido tenida en cuenta. La galería llamada ‘Now and Then since 464 AD’ habría complementado el UNESCO World Heritage site que tiene reliquias de las más antiguas del valle de Kathmandu.
James Gambrione y Judith Chase, comisarios de la expo estaban explicando las novedades cuando fueron interrumpidos por gritos y slogans.Jim Danisch,  el artista que diseñó el museo dice que todo empezó por la mañana cuando 20 personas muy cabreadas molestaron durante los preparativos para la inauguración. Venían de los pueblos cercanos de Shagdaha, Halchap y Narayantar, pidiendo que se retrasase la inaugu.
“Hacían peticiones confusas” Danisch contó a Nepali Times, “pero comprendí que se quejaban por no haber participado en la concepción del museo”. Se negoció inaugurar el 13 de Septiembre.


Jay (29 años), dueño de una tienda de recuerdos cercana, dijo que entendía el enfado: “Se sienten ignorados y no ven que el museo sirva a las aldeas de la zona”. Pero Ashim Bhatta, 32 años, que tiene una galería de pinturas thangka cerca de la entrada del Changu Narayan Temple estaba muy molesto por el incidente.
“Conozco a Judith Chase hace mucho y sé que ha invitado a toda la comunidad para implicarse en el proyecto” dice Bhatta, “hay gente que quiere mostrar el poco poder que tienen”.
El Living Traditions Museum muestra docenas de piezas que recogió Judith Chase, mientras hacía trekkings por todo Nepal entre 1975 y 1985. “Es triste, el museo es una oportunidad turística para la comunidad” dice Jim Danisch. “Veremos como evoluciona la discusión el próximo sábado”.


No hay comentarios: