30.4.13

Pelea entre sherpas y montañeros en el Everest.

Curioso lo que puede pasar a 7.200 metros de altura y sin botellas de oxígeno. ¿ Conflicto de egos o incumplimiento de las normas de seguridad ? Sabemos la visión de los europeos (el italiano Simone Moro, el suizo Ueli Steck y su fotógrafo británico Jonhattan Griffith) pero la de los sherpa es más difícil de encontrar en los medios. Empezamos con esta noticia de EuropaPress:

La policía nepalí investiga el ataque de unos 'sherpas' a sus alpinistas en pleno Everest

La policía de Nepal está investigando un extraño incidente que desembocó en un ataque a los alpinistas Ueli Steck y Simone Moro por parte de sus 'sherpas' en el Campo 3 del Everest, la montaña más alta del mundo con 8.848 metros.

Nepal, 29 de abril. La policía de Nepal está investigando un extraño incidente que desembocó en un ataque a los alpinistas Ueli Steck y Simone Moro por parte de sus 'sherpas' en el Campo 3 del Everest, la montaña más alta del mundo con 8.848 metros.

Según informó la web de la 'BBC', al parecer, la pelea a más de 7.000 metros de altura se originó porque los escaladores decidieron ascender sin hacer caso a las indicaciones de los 'sherpas', que estaban fijando cuerdas. El ascenso del suizo Steck y el italiano Moro provocó que cayeran trozos de hielo sobre las cabezas de sus 'sherpas' que, cuando volvieron a reunirse con ellos en las tiendas de campaña, la emprendieron a golpes.

"Los 'sherpas' sintieron que se había dañado su orgullo porque nos estábamos moviendo mucho más rápidos sin cuerdas. Al momento, se volvieron agresivos y lanzaron puñetazos y patadas, así como muchas piedras", aseguraron los alpinistas en un comunicado. Un testigo confirmó que el incidente fue "terrible de ver" y que los 'sherpas' "casi matan" a los alpinistas.

Moro, un experimentado alpinista, afirmó posteriormente que junto con Steck decidieron "recoger lo esencial" y retornar al Campo Base del Everest "sintiendo que era el lugar más seguro". El italiano subrayó que "ser golpeado por trozos de hielo es muy natural" en este tipo de ascensos y que "ningún 'sherpa' sufrió ninguna lesión".

En la página facebook de Simone Moro, alguien escribe que están bien y que están negociando en el campo base a ver si continúan con su expedición.

Afortunadamente el Kathmandú Post nos cuenta más cosas, traduzco lo más importante:

Oficiales de montañismo que no quieren dar su nombre (creo que son militares -u otro tipo de funcionarios- que se encargan de controlar la seguridad del entorno del Everest, y de que la gente pague los carísimos permisos) dicen que fue un conflicto de egos. Uno de ellos declaró: "Normalmente los sherpas fijan cuerdas para que los montañeros suban más fácilmente, pero si estos pasan de las cuerdas los sherpas se sienten dolidos. Pero no es la única razón". Los sherpas dicen que fue porque los escaladores hicieron caer hielo sobre ellos.
El vice-presidente de la Nepal Mountaineering Association (NMA) y director de Cho Oyu Trekking, la agencia de guías de alta montaña que habían contratado los montañeros europeos, Nima Nuru Sherpa dice que no es normal subir sin cuerdas y que lo hicieron para humillar a los sherpas. Ambas partes se disculparon después, en el campo base II, y están de acuerdo en el arbitraje del ministerio de turismo que ha decidido que se sigan poniendo las cuerdas.

Según Ang Tshiring Sherpa, anterior presi de NMA, los sherpas pidieron a los escaladores que no subieran por encima de ellos, ya que estaban trabajando y se ponía en riesgo su seguridad, pero Moro siguió avanzando y el suizo se quedó discutiendo, la falta de entendimiento hizo que la cosa llegara a las manos - el sherpa dice que el suizo le pegó y este dice que sólo le quería ayudar a que no se cayera-. Total que los sherpas bajaron al campo II furiosos y cuando llegaron los escaladores europeos se habían juntado unos 100 guías. Empezó otra pelea que duró 50 minutos. El italiano niega en su página web que pusieran en peligro a los sherpas.
Y por último un audio sobre el tema. En él hablan 2 expertos de la ontaña. Sebas Álvaro defiende a los montañeros, los conoce y duda de que hayan sido los culpables. Denuncia que el Everest se ha convertido en un circo comercial, que hay mucho dinero en juego y mucha corrupción. Los que menos ganan son los sherpas (entre 2000 y 4000 euros por una temporada de 2-3 meses, esto es mucho dinero en Nepal). Carlos Barrabés está más a favor de los sherpas y comenta la desigualdad entre la gente que va a escalar que se gasta varias decenas de miles de euros en quince días y la gente que vive en  la montaña que vive de lo que da la tierra en condiciones muy duras. Muy interesante, la entrevista empieza en el minuto 2.