14.4.13

Feliz año nepalí, entramos en 2070.

Para celebrar el año nuevo nepalí este año os traduzco un artículo de Asmita Manandhar, donde nos cuenta una de las celebraciones más "auténticas". Las fotos son de composiciones florales o athiti satkaar que las familias más pudientes hacen en calderos de cobre (llamados hkadkalo) en la puerta de sus casas para desear buen año a sus visitantes.

La plaza de Taumadhi Square es una de las más bulliciosas de Bhaktapur en la zona de Durbar Square. Muchas turistas visitan el famoso templo de nueve pisos Nyatapola y el templo adyacente de Bhimsen, los lugareños haciendo compras por las tiendas y puestecillos de comida. Pero en estas fechas la plaza Taumadhi todavía tiene más ajetreo porque estamos en el fin de año nepalí.

El festival más famoso de Bhaktapur, es el Bisket Jatra, y se celebra durante 9 días consecutivos, desde 4 días antes de año nuevo hasta 4 días después. Se compone de elaboradas ceremonias que organiza el Guthi Sansthan, especie de coordinadora de cofradías religiosas. Dice Leknath Sapkota uno de sus mandamases: "Los preparativos empiezan un mes antes. Hay que quedar con el departamento de bosques para que nos traigan la madera de sandan"

Lo más popular del Bisket Jatra es la procesión de la diosa Bhadrakali y el dios Bhairav, pero lo más importante es la plantá de un poste llamado ‘Yeo-sin-deo’ con un par de banderas con serpientes y su posterior bajada. La  multitud se apiña alrededor de los carros. El primer día hay una lucha porque cada mitad de la ciudad intenta tirar del carro hacia su lado (este u oeste).

Dice la leyenda que la princesa de Bhaktapur no podía casarse porque tenía 2 gérmenes en la nariz de la que saldrían dos serpientes que matarían a su esposo. Total que al final un valiente la desposó y esperó despierto toda la noche hasta que salieron las serpientes, las decapitó con su espada y a la mañana siguiente las pinchó en un palo y lo plantó en la calle para que todo el mundo viera su proeza.
(Foto Dipesh Shreshta para el diario Republica)

Tejeshwar Babu Gongah, un experto cultural de Bhaktapur, dice que el mito no es más que una forma de esconder las proezas sexuales de la princesa: “El deseo sexual se simboliza por una serpiente y el valiente que la mató es el que pudo satisfacer a la princesa”. El subir y luego bajar el poste Yeo-sin-deo no es más que un símbolo de la erección del sexo masculino y su posterior flaccidez.“Es una pura celebración de la sexualidad. Por eso el día de año nuevo el carro de la diosa Bhadrakali is slammed es golpeado por el del dios God Bhairav en la plaza Gahiti. Esto es un símbolo de deseo sexual”.

La gente del pueblo está de acuerdo. “Las deidades pueden representar al príncipe y la princesa de la leyenda” dice Kanchhi Tamakhu, que vive en Gahiti a sus 60 años.

Pero esta leyenda no es muy recordada durante la celebración. El Guthi Sansthan y los lugareños dicen fijarse más en los aspectos tradicionales y culturales. El Guthi Sansthan publica un recorrido del festival, con las ceremonias correspondientes, y hace un listado por fecha y hora. La gente se interesa más por las procesiones y música callejera.

Cada uno de los nueve días tiene un significado diferente y una ceremonia distintiva. El primer día es el ya citado combate para ver quien tira del carro hacia su barrio.

“Gane quien gane, al final el carro es llevado a Gahiti que está en lado oeste de la ciudad” dice Suraj Ranjit, estudiante de historia de 25 años que vive en Golmadhi, un barrio del este.

Los 2 días siguientes no hay festival en la calle, sino ofrendas por los sumos sacerdotes de cada templo (NDT: hay muchísimos, casi uno en cada esquina). También se aprovecha para arreglar los desperfectos producidos en el carro por la lucha del primer día.

En el cuarto día ambos carros son conducidos a Bhelukhel donde se erigirá el mástil Yeo-sin-deo en "presencia" de los dioses. Al día siguiente se abatirá el mástil y los carros son llevados a la plaza Gahiti, que queda encendida toda la noche y una ceremonia se prolonga hasta más allá de la medianoche (NDT: cosa muy poco frecuente por estos lares donde se acuestan muy pronto).

“Uno de los mejores días es el penúltimo” dice Ranjit. Ese día cada templo saca a su ídolo a la calle y una procesión musical sale de cada uno hasta la plaza Durbar donde se juntan antes de volver cada uno a su origen. Esto se llama ‘deo-sagan-biyagu’, o "buena suerte para todas las deidades". Al estar fuera de su santuario lo/as devoto/as hacen ofrendas a los dioses por toda la ciudad..

“El quinto día es cuando hay más festivales en la calle” dice Tamakhu. El último día vuelve a repetirse la competición de tirar del carro con 2 cuerdas, que a veces, ha acabado en peleas entre ambos bandos y hace años hasta con robos en tiendas cercanas aprovechando el caos.

“Hay gente que pasa de la tradición y le encanta el bullicio y el caos. Pero cada vez hay menos” dice Sapkota.

Para acercarse a los carros hay que conocer a alguien, si no, es mejor quedarse por los tejados mirando todo desde lo alto sin peligro de avalanchas.

Los que entienden dicen que en un principio el festival sólo duraba dos días. Este año se celebra del 10 al 18 de Abril, celebrando el año nuevo y la llegada de la primavera.

2 comentarios:

Neogéminis dijo...

Otra celebración llena de color y desborde!...qué bueno debe ser "turistear" por allí para verlo! ejjeeje
Me llama la atención la preocupación que existe en las tradiciones religiosas sobre la satisfacción sexual femenina!...cosa que nada tiene que ver después con el maltrato y el desprecio con la que se la considera -al menos en ciertos aspectos- en sociedad. Corregime si me equivoco.
Un abrazo

Neogéminis dijo...

Me olvidaba...me encantan esos cuencos con flores!...que linda costumbre para celebrar el nuevo años!!
=)