26.1.13

Reparten cuchillos para que las mujeres se defiendan.

Hace poco os hablé que había muerto Bal Thackeray, un importante líder político de Bombay y os conté como había triunfado con su populismo y demagogia, su partido, el Shiv Sena, sigue aprovechando cualquier excusa para meter cizaña. En vez de luchar contra la violencia machista, la legitima repartiendo cuchillos entre las mujeres que se acercan a sus actos. Violencia engendra violencia. Esta noticia viene recogida en el diario El País, firmado por "Agencias":
(Foto agencia AP, no revela su autor/a)

La formación nacionalista radical hindú Shiv Sena, que participa en el gobierno local de Bombay, ha distribuido cuchillos entre las mujeres de la ciudad para que se defiendan de los violadores, en una campaña que responde a la indignación popular causada por la muerte de una joven violada brutalmente en un autobús de Nueva Delhi el pasado diciembre. El Shiv Sena, aliado del principal partido opositor, el Bharatiya Janata (BJP), ha informado de que ha entregado alrededor de 21.000 cuchillos con hojas de siete centímetros de largo a mujeres de la ciudad y de los alrededores y ha anunciado su intención de distribuir hasta 100.000.

Desde la muerte de la joven violada en Nueva Delhi, miles de manifestantes han salido a las calles de toda India para exigir a las autoridades más protección para las mujeres y más castigo para los violadores. Pero el movimiento ha avivado también el temor de la población femenina a ser atacada, por lo que muchas han optado por tomar medidas: aprender técnicas de defensa personal, comprar un arma o, simplemente, evitar quedarse solas en lugares peligrosas. La escalada del miedo preocupa a las autoridades, que temen perder el control ante acciones como la emprendida por Shiv Sena. La policía está examinando las armas y estudiando posibles acciones legales.

"Es un gesto simbólico", ha declarado el portavoz de Shiv Sena, Rahul Narvekar, que considera que cualquier cuchillo inferior a los catorce centímetros no puede considerarse un arma. El partido también ha distribuido pequeñas bolsas de pulverizador para que las mujeres lo lancen a los ojos de posibles violadores. "Se trata de advertir a los que molestan a las mujeres, a los elementos antisociales y a los perpetradores de crímenes sexuales de que las mujeres se han hecho fuertes y pueden defenderse por sí mismas", ha explicado Narvekar.

"No tengáis miedo de utilizar este cuchillo si alguien os ataca", ha declarado el organizador de la campaña, Ajay Chaudhari, citado por el periódico del partido, Saamana. "Hemos creado un equipo de nueve abogados para protegeros de posibles denuncias ante los tribunales", ha asegurado.

Mientras tanto, el Gobierno ha puesto ya en marcha las primeras medidas para dar respuesta a la ola de protestas. Hoy mismo ha empezado a funcionar el primer juzgado especializado en crímenes de violencia sobre la mujer, en el Estado de Bengala Occidental, el primero de unos cuantos más que se abrirán en los próximos meses en todo el territorio estatal.

Todos los profesionales de estos juzgados, desde su titular hasta el personal administrativo, son mujeres, con el fin de que las víctimas de estos delitos no se sientan intimidadas a la hora de denunciar o de comparecer en un proceso judicial. "Cuando hay hombres alrededor, las mujeres que han sido víctimas de estos delitos no son capaces de hablar, ni mucho menos de dar detalles sobre lo ocurrido, porque sienten vergüenza. Ahora, se sentirán cómodas", explica la magistrada Arun Mishra, del Tribunal Supremo de Calcuta, capital de Bengala Occidental. Según, Mishra "algunas veces los jueces no son sensibles con las víctimas de estos delitos y cuando escuchan la declaración de la mujer". "Están sesgados por su condición masculina", ha lamentado.

1 comentario:

Neogéminis dijo...

No cuchillos, pero sí gas pimienta o algún paralizador de esos con descargas eléctricas.Pienso que si me tocara vivir con riesgo de algo similar yo misma se los haría llevar a mis hijas. El machismo retrógrado no se combate solamente con palabras. Hay que reprimirlo con la fuerza de la ley y dándole a la mujer la capacidad de defenderse. Por supuesto que paralelamente la educación debe ir apuntalando el cambio cultural imprescindible para erradicarlo...pero mientras tanto...

Un abrazo