28.12.12

Muchos policías indios justifican a los violadores.

Os traduzco un artículo de Lakshmi Chaudry en el que el pasado Abril ya hablaba de una ola de violaciones. Hace un análisis de una investigación de los periodistas Abhishek Bhalla y G Vishnu sobre lo que piensan los policías indios sobre las mujeres violadas. Una semana de entrevistas a 30 policías. Incluso se atrevieron a filmar a los inspectores con cámara oculta (ver vídeo más abajo). El resultado es para tirarse de los pelos. ¿Serán todos así o es que sólo han sacado las declaraciones polémicas?
(Una mujer espera sola su autobús, rodeada de hombres en las calles de Calcuta, agosto 2012)

Uno de los aspectos más deprimentes de escribir sobre la reciente serie de violaciones a mujeres en India son los comentarios al respecto. Los trolls de Internet aparecen en tropel para condenar a la víctima: por estar a altas horas de la noche, por ser divorciada, por hablar con extraños, beber, vestir "provocativa", y lo peor, por inventárselo todo. ¿Quiénes son estas personas, me pregunto, que se creen que a una mujer le gusta y provoca que la asalten y violen. O en su defecto, que le gusta inventarse que ha sido violada y contárselo a todo el mundo.

Porque, en realidad, ser víctima de una violación en India es muy divertido. En primer lugar, eres humillada por la policía, tu vida personal juzgada por los medios. Después de un par de años de ser machacada por el proceso judicial por, se llega al momento del juicio donde debes contar todos los detalles - y quiero decir, cada detalle - en audiencia pública. Todo esto sólo para descubrir que en el mayoría de los casos, todo es en vano porque la investigación fue defectuosa y de mala calidad. Sus agresores salen de rositas mientras tu estás marcada de por vida como "mercancía defectuosa" en nuestra sociedad ilustrada.

¿Puede cualquier persona en su sano juicio creerse que la mayoría mujeres deliberadamente incitan a ser violadas o se inventan la historia?

Como parece los internautas capullos coincide con la policía de Delhi. Una encuesta de la revista Tehelka hecha en 23 comisarías de policía revela un elevado grado de misoginia. Aunque no era inesperado, no deja de ser impactante.

Ahora, podría etiquetar estas actitudes (los testimonios de los policías) regresivas absurdas, y son algo sencillamente malo. Habiendo estudiado los testimonios de estos hombres - que son Oficiales y no policías rasos - me quedé temblando de rabia y miedo. Dándome cuenta que según los criterios estrictos de la Policía de Delhi, casi todas las mujeres merecen ser violadas. Y aquí está el porqué:

Uno, ella no lleva un salwar kameez o sari (NDT: vestidos tradicionales) en todo momento

La mayoría de las mujeres profesionales urbanas usan un montón de faldas, jeans, blusas y vestidos. Y por lo general cuidadosamente calibrar lo que llevan puesto según donde van: a la calle o a un bar de lujo. El este esfuerzo es inútil, porque como dice Satbir Singh, SHO de la Comisaría de Policía de Faridabad: "jo hai Ladkiya Unko Yahan tak tak Yahan (hace un gesto diciendo que una mujer debe taparse de arriba abajo), y continúa: Llevan faldas, blusas, que  no les cubren por completo. No se tapan la zona del pecho con un pañuelo extra (dupatta). Se exhiben. Cualquier niño se sentirá atraído por ellas.)

El subinspector Arjun Singh, de la Estación de Policía de Sūrajpur, en Greater Noida, va más allá: "Se visten para atraer a los hombres. De hecho, quieren que las hagan algo".

En otras palabras, a menos que una mujer esté totalmente cubierta de pies a cabeza - en todo momento - es que quiere que los hombres la violen.

Dos, si una mujer tiene una relación sexual con un hombre, merece ser violada por él y todos sus amigos. Dharamveer Singh, de la Estación de Policía en Indirapuram en Ghaziabad, dice a Tehelka: "Es muy difícil que una chica sea tomada a la fuerza por 10 chicos. Una chica que se mete en un coche con chicos nunca es inocente. Si lo hace, sin duda tiene una relación con al menos uno de ellos".

Tres, mantiene la compañía de hombres bebidos. ¿Es malo tomarse algo y conocer gente? Sí. Y muchas de nosotras somos demasiado cuidadosas para empinar el codo a menos que estemos con buenos amigos. A nuestros policías les parece que si una chica está bebiendo y un hombre tiene la oportunidad violarla lo normal es que lo haga:

Roop Lal del Sector 40 de Gurgaon, trató de encontrar una justificación para los casos de violación en grupo: "Digamos que bebes más de una con una chica... es obvio lo que va a suceder.  ¿Qué va a decir a sus padres? Ella se suponía que salía un rato y ha acabado siendo la noche entera fuera. Sus padres se harán preguntas, y su hermano. La sociedad hará preguntas".

Así que cuando un hombre bebe, se convierte en un animal loco por el sexo listo para violar a la mujer más cercana. Cuando una mujer bebe, es una puta que busca ser violadas. Ergo, las mujeres no deberían beber, ni deberían estar cerca de hombres mientras beben. Ni estar en un bar de noche. Y aunque uno de los hombres sea su novio, no es motivo para bajar la guardia porque: Véase el motivo número 2.


Cuatro, una chica merece ser violada porque su madre es una "puta". Cuando todo lo demás falla, se culpa a la madre. Ese parece ser el razonamiento del Oficial Investigador de un caso de violación en grupo en Noida, donde un estudiante de secundaria estaba involucrado. Aquí está la justificación de Ram Malik de la violación de una menor: " La madre de la niña se divorció y vive con otro hombre que es de otra comunidad (NDT: léase casta). Ella tiene 48 y el hombre, 28. Es inevitable que sus dos hijas sean unas pervertidas, ¿no? "

Cinco, una mujer merece ser violada porque pertenece a la clase alta - o la clase baja. Las mujeres de clase alta no saben cómo comportarse o vestirse modestamente, lo que llama a tener problemas. Son putas caras o drogadictas. Sus compañeras de clase inferior, sin embargo, sólo buscan hacer dinero rápido.

De hecho, según 17 de los 30 policías entrevistados por Tehelka los "verdaderos" casos de violación son raros: "Un 70% de los casos es sexo consentido. Sólo si alguien lo ve, o si no se paga, se inventa una violación "

El subinspector Manoj Rawat de la Estación de Policía de Noida Sector 24 es mucho más escéptico: "Todas las denuncias son por casos de sexo consentido. Mi opinión personal es que sólo el uno o dos por ciento son casos reales de violación".

Y seis, una mujer merece ser violada por denunciar su violación. La revelación más sorprendente en la investigación de la revista Tehelka es la siguiente: la mayoría de las denuncias de violación son falsas, motivado por la ganancia monetaria o de cualquier afán de venganza. Es un excelente ejemplo de lógica circular:

Tehelka preguntó al policía Yogender Singh Tomar, del sector 39 de Noida, si era fácil para una víctima de violación acudir a la policía. Su respuesta nos dejó sorprendidas: "Nunca es fácil para la víctima. Todo el mundo tiene miedo de la humillación. Todo el mundo desconfía de los medios de comunicación y la sociedad. En realidad, las únicas que se quejan son aquellas que han convertido la violación en un negocio".

En otras palabras,  si "realmente" te han violado, nunca te quejas. Si te quejas, es porque no has sido "realmente" violada.

Así que aquí está la idea de fondo, damas y caballeros. Según la policía de Delhi, todas merecemos ser violadas.

4 comentarios:

Ángel Iván dijo...

Se me han puesto los pelos de punta con la entrada, ¿se creen los hombres de la India toda esa sarta de bestialidades o son un intento de justificar lo injustificable?
Tiempo sin pasar a visitarte, feliz año, un besote.

Anónimo dijo...

Estudiante de medicina viola profesora luego de divertirse mutuamente en fiesta de matrimonio
Jahel Yovera Cobeñas



Julio,29,2008.- Sullana.- Un futuro médico abusó sexualmente de una profesora la madrugada del pasado 27 de julio, luego de que ambos salieran juntos de la celebración de un matrimonio en el distrito de Bellavista.
Se trata de Hander Otero Merino (25), domiciliado en la calle Santa Catalina Nº 298 del sector de Sánchez Cerro en Sullana, quien la noche del sábado último asistió en compañía de la profesora L. C. C. (25) a una boda celebrada en el Casino Militar, ubicado en la primera cuadra de la calle Ancash en Bellavista.
En este local estuvieron hasta las 2:30 de la madrugada momento en que se retiraron. Según la agraviada, había ingerido licor encontrándose un poco mareada, mientras que al parecer, Otero se encontraba en sus cabales.
Ambos abordaron un motokar hasta la vivienda de la docente, sin embargo, lejos de llevarla hasta su domicilio, el sujeto pidió al mototaxista llevarlos hasta un conocido hostal donde, aprovechándose de la embriaguez de la joven mujer, dio rienda suelta a sus sórdidas pasiones.
Cerca de las siete de la mañana del día siguiente, la agraviada despertó en el mencionado hospedaje, dándose con la ingrata sorpresa de haber sido ultrajada por su acompañante y hasta entonces amigo.
Aún desorientada, increpó la actitud de Otero para finalmente abandonar el recinto con rumbo a su vivienda donde contó lo sucedido a sus padres que denunciaron el caso ante la comisaría PNP de Sullana cuyos efectivos lograron la captura del violador el cual fue recluido en la carceleta del poder judicial.
Datos
Otero Merino es un estudiante de Medicina Humana en la Universidad Nacional Federico Villareal de Lima, y había llegado a Sullana aprovechando sus vacaciones de medio año.
En su defensa, el acusado aceptó haber mantenido relaciones sexuales con la agraviada pero “con su consentimiento”.
El reconocimiento médico legal practicado la víctima arroja que ésta presenta lesiones extragenitales y genitales recientes. El caso es investigado por la Fiscalía de Turno.
http://www.elregionalpiura.com.pe/archivonoticias_2008/julio_2008/julio_29/locales_29.htm

Anónimo dijo...

Las manoseaba
08 de Octubre del 2011 – 23:04
La policía de la comisaría de El Agustino intervino al residente de Medicina, Angel Emanuelle Velarde Muñoz (25), acusado de realizar tocamientos indebidos en sus partes genitales a 4 pacientes del pabellón de Ginecología del Hospital Hipólito Unánue.
Según los agentes, el jefe de seguridad del referido nosocomio Carlos Ruiz Valentín (40), denunció el hecho al tomar conocimiento de lo ocurrido por denuncia de las agraviadas, Yuriko T. D. (22), Diana L.C. (28), Lindi Castro G. (28) y Hely P. M. (24) de los pabellones B-1 y B-2. ‘Apagó las luces para tocarnos’, manifestaron.
Acusado de tocar a pacientes en hospital
Sábado 08 de octubre del 2011 | 08:36
Un interno de Medicina atacó a cuatro mujeres internadas en pabellón de ginecología. Estudiante declaró a la Policía que estaba ebrio.
El hecho ocurrió en el nosocomio Hipólito Unanue de El Agustino. (USI)
“Entró a pedir nuestros datos. Luego nos dijo que nos desvistiéramos y nos tocó”, fue lo que narró a la Policía la paciente Y.T.D. (22) quien, con otras tres mujeres, acusa al interno de medicina Ángel Velarde Muñoz (25) de haber cometido tocamientos indebidos.
Ocurrió la madrugada del jueves en el hospital Hipólito Unanue, en El Agustino. Y.T.D. (22), D.L.C. (28), L.G.C. (28) y H.P.M. (24) estaban en el pabellón B-1 y B-2 de Ginecología cuando Velarde entró, les pidió que se desnudaran y les tocó sus partes íntimas.
Las mujeres sospecharon que no se trataba de un procedimiento regular, ya que el hecho se produjo a oscuras. Además, no había ningún médico presente.
Tras ser detenido, Velarde afirmó que estaba ebrio y que no recordaba nada. Horas antes, según contó, estuvo en una reunión y decidió quedarse a dormir en el hospital porque el jueves estaría de turno en la mañana. El estudiante permanece en la Fiscalía.

Anónimo dijo...

21.01.2015 | 22:47 pm
Joven denuncia que fue víctima de tocamientos indebidos en clínica
Doctor le habría tocado sus partes íntimas argumentando que su dolor se podía deber a un problema hormonal.
Una estudiante de 20 años denunció al médico Paul Portilla, de la Clínica Providencia, de realizarle tocamientos indebidos cuando llegó a atenderse por un dolor de cabeza.
Según manifiesta, el doctor le tocó sus partes íntimas argumentando que el dolor se podía deber a un problema hormonal.
Según la denuncia de diciembre pasado, el médico jefe del piso donde fue atendida reconoció que Portilla no estaba a cargo del área. En tanto, su abogado señaló que no se ha presentado a las citaciones.
Joven de 20 años denuncia a médico por tocamientos indebidos
Vera Lucía es una joven de 20 años que sufre de migraña. Ella fue hasta la clínica Providencia en San Miguel para iniciar un tratamiento, pero lo que sucedió fue realmente aterrador.
era Lucía es una joven de 20 años que sufre de migraña. Ella fue hasta la clínica Providencia en San Miguel para iniciar un tratamiento, pero lo que sucedió fue realmente aterrador. El Dr. Paul Portilla Condeso, mediante la excusa de “descartar un problema hormonal”, sometió a la joven a tocamientos en sus partes íntimas por más de media hora, según denuncian. El mal momento había pasado, pero todo tornó en una pesadilla, cuando otro médico, que se le acercó para atenderla, le dijo desconocer a Portilla. El médico no ha querido dar la cara a la prensa y se encuentra no habido.
MIÉRCOLES 21 DE ENERO DE 2015
DOCTOR NO ASIGNADO SE APROVECHÓ DE CONDICIÓN DE PACIENTE
UNIVERSITARIA DENUNCIA ABUSO SEXUAL EN CLÍNICA DE SAN MIGUEL
Atenderse por una fastidiosa migraña terminaría marcando su dignidad de por vida. La joven estudiante de Administración, Veralucía Rojas Veramatus (20), denunció haber sido víctima de un abuso sexual. Hecho cometido por Poul Rogger Portilla Condezo (26), presunto doctor de la clínica “La Providencia”, en San Miguel.
Abuso de su condición
Refiere Rojas Veramatus, en denuncia registrada en la comisaría de Maranga, que la tarde del 16 de diciembre acudió a la referida clínica para atenderse de una migraña. “Me llevó al piso 9 argumentando que no contaba con guantes quirúrgicos para revisarme. A solas me subió la bata e introdujo sus dedos en mis partes íntimas por más de cinco minutos. También me sobo los senos. Dijo que mi migraña podría ser causada por un cuadro de infección por transmisión sexual”, refiere la joven.
No era procedimiento profesional
Fue cuando llegó el médico Oscar Alberto Lazarte Rodríguez que Rojas confirmó el abuso. “Le conté la manera en la que fui atendida y condenó el acto. No tenía que ver con un procedimiento ético. Aparte él no era el encargado de dicho piso. Abusó de mí”, comentó indignada.
La defensa legal de Rojas señaló que Portilla se encontraba citado para ayer martes a la Divincri de San Miguel. “No se acercó. Sabe que será denunciado por el delito de actos contra el pudor y tocamientos indebidos”, refirió el doctor Alberto Villanueva Osorio, abogado de la joven.
No videos, no historia clínica
La clínica habría negado la existencia de videos de seguridad dentro de sus instalaciones, asimismo recalcado no tener una historia clínica de Rojas Veramatus. No pudiéndose comprobar la existencia de la agresión sexual. Esta es una versión dada por familiares de la agraviada.