10.12.12

Más sobre los bhutaneses refugiados en Nepal.

Ya hemos hablado de los campos de refugiados bhutaneses en Nepal. La corrupción de los funcionarios nepalís han hecho que de los 104 mil refugiados sólo queden 40 mil y el resto haya sido realojado en otros países cuyos funcionarios no se quedan con el dinero del Acnur. Esta semana han vuelto a los titulares de los periódicos por un fuego que ha quemado 120 casas en uno de los campamento en Beldangi, Damak, en el distrito de Jhapa en la esquina sureste de Nepal. Están durmiendo en colegios y se les ha ofrecido cambiarse a los campos que han sido abandonados, pero ellos quieren quedarse en su zona. La policía les está impidiendo reconstruir sus casas.


Desde su página web, los refugiados bhutaneses nos cuentan su historia:

(Campo de refugiados bhutaneses en Nepal)
Las 650.000 personas Bhután comprenden tres grupos étnicos principales, junto con otros grupos minoritarios.

Los Ngalongs de las montañas del oeste y los butaneses del centro del país, con los que se han casado, forman la élite. Pero están en minoría frente a los Sharchhops más numerosos que viven en el este. Ambos Ngalongs y Sharchhops son budistas.

Los Lhotshampa, que viven principalmente en el sur del país, son el tercer grupo más numeroso en Bhután. Originario de Nepal, hablan nepalí y mayoritariamente son hinduístas.

El análisis de las estadísticas de población proporcionados por el gobierno de Bhután, en el que se muestra que la población ha aumentado constantemente a pesar de la expulsión de más de 80.000 personas en la década de 1990, puede revelar que Bhután ha tratado de ocultar el éxodo de gran parte de la comunidad Lhotshampa.

Las cifras indican que sigue siendo posible una mayor discriminación contra los lhotshampas en el futuro. Muchos son vulnerables debido a su precario estatus de ciudadanía. Incluso aquellos con nacionalidad bhutanesa reconocida sufren discriminación.

Los Lhotshampas que siguen en Bhután: un grupo vulnerable de personas

En 1958, Bhután aprobó su primera Ley de ciudadanía. Muchos nepalíes habían emigrado a Bhután para trabajar desde finales del siglo XIX.

Ellos y sus descendientes tenían muy poca seguridad en Bhután hasta que se les concedió la plena ciudadanía, bajo la ley de 1958.

Durante los años 1960 y 1970,la política del gobierno promovió la integración de las personas de origen nepalés (los lhotshampas) entre el resto de bhutaneses, y muchos lhotshampas pasaron a ocupar posiciones de influencia en la burocracia.

Durante la década de 1980, los lhotshampas pasan a ser vistos como una amenaza para el orden político.

Se lleva a cabo la represión y expulsión de miles de lhotshampas (ver aquí y aquí, en inglés). Los lhotshampas que quedan en Bhután hoy se enfrentan a un futuro incierto, persiste la discriminación y la posibilidad de ser excluidos del proceso democrático emergente.

Las estadísticas de población de Bhután han sido notoriamente problemáticas porque las cifras correspondientes a los años 1984 a 1998 son estimadas y no reales, como expresa el Informe sobre Desarrollo Humano de 2000 en Bhután. Y ocultan el éxodo de miles de ustedes lhotshampas a principios de los 1990.

Año Población
1984 452.000
1985 460,278
1986 468,708
1987 477,292
1988 486,034
1989 494,935
1990 504,000
1991 518,000
1992 533,000
1993 548,000
1994 564,000
1995 582,000
1996 600,000
1997 618,557
1998 636,499
-
2004 730,340
2005 634.972

Junto a las cifras de población, se registra el número de trabajadores migrantes en Bhután, que se ha mantenido constante, aproximadamente en 40.000.

El censo nacional realizado en 2005 muestra una población con nueva categoría: los residentes no nacionales. Fuera de la población total de 634,972 personas, otras 81,976  han sido colocadas en esta categoría. ¿Cómo se puede explicar esto?

El estatus de ciudadanía de lhotshampas ha sido erosionado por las diversas medidas adoptadas desde finales de la década de 1980. En 1988, los lhotshampas fueron dividos en siete categorías:

    1.genuino Bhutanés;
    2.migrantes retornados;
    3.personas que no están disponibles durante el censo;
    4.mujeres no nacionales casadas con hombres de Bhután;
    5.hombres no nacionales casados con mujeres de Bhután;
    6.niños adoptados legalmente;
    7.migrantes no nacionales y colonos ilegales.

La adjudicación de cada una delas siete categorías es arbitraria a menudo, y podría cambiarse arbitrariamente. La clasificación fue utilizada como una herramienta para desalojar a los lhotshampas. En algunos casos, los miembros de una misma familia han sido, y siguen siendo, colocados en diferentes categorías.

La declaración de que 81,976 son "no nacionales" puede significar la efectiva "desnacionalización" de muchos de los lhotshampas que permanecen en Bhután.

El Gobierno Real no publica datos desagregados para mostrar los diferentes grupos étnicos de la proporción en la población. Sostiene que el 25% de la población es lhotshampa. ¿ Un 25% de los 552,996 ciudadanos bhutaneses ? O ¿ el 25% de la población residente total de 634.972 ?

En 2005, el Ministerio del Interior de Bhután inició el proceso de emisión de nuevos documentos de identidad con datos biométricos (NDT: fotografía) a los ciudadanos bhutaneses. Estos DNI's se han emitido para lhotshampas sólo de las categorías 1 y 4 de las 7 categorías de la lista. No hay ninguna indicación de lo que va a ser de las personas  de las categorías 2,3,5,6 y 7. Es probable que muchos de los 81.976 "no nacionales" sean lhotshampa. Si este es el caso, ellos son apátridas en su propio país. La mayoría no tiene una nacionalidad distinta a la bhutanesa que pueda reclamar.

Los lhotshampas reconocidos como ciudadanos bhutaneses sufren discriminación

Si las personas sin estatus de nacionalidad son vulnerables, ser reconocido como ciudadano de Bhután no es garantía de seguridad para los lhotshampas, como muestran estos testimonios:

Aunque el Gobierno Real de Bhután ha dejado de utilizar medios directos para desalojar a las personas o destituciones de funcionarios, los lhotshampas siguen persiguidos a través de lo que se describe como un proceso de envenenamiento lento.

El modus operandi del gobierno es casi invisible a los extranjeros, por lo que es muy difícil para ellos creer que las violaciones de derechos humanos existen en Bhután.

La agenda oculta del Gobierno Real de Bhután ha sido la siguiente:

1º Excluir el mayor número posible de ciudadanos lothshampas del país mediante el uso de tretas enrevesadas en el censo, en  algunos casos, dividiendo a los miembros de una misma familia en varias categorías diferentes.

2º Perseguir a los que tienen el estatus deciudadanos bhutaneses para que lo dejen por su propia voluntad.
3º Acabar con la prosperidad personal de los lothshampas, negándoles oportunidades de educación, negocios y empleo.

Por ejemplo, a los 219 funcionarios que fueron obligados a retirarse en enero de 1998 no se les permite abrir su negocio para ganar el sustento.

Algunos de ellos pagan mucho dinero a ciudadanos del norte de Bhután dispuestos a utilizar su nombre para obtener licencias comerciales.

Niños lhotshampa no tienen más remedio que ir a las zonas urbanas como Thimphu y trabajar en el servicio doméstico. Algunos de los adultos se han unido a la "fuerza de trabajo nacional", que es mano de obra de la construcción considerada como un trabajo de baja calidad en la sociedad.

4º Excluir a los niños de la educación por diversos medios. La negación de la educación no se da en Thimphu, donde la comunidad internacional pudiera oír hablar de eso, pero es común en los pueblos donde la gente tiene miedo a denunciar su caso a las autoridades superiores.

Una vez que el niño termina la escuela primaria, se necesita otro certificado de autorización del Censo para seguir sus estudios o formación profesional en centros públicos o privados. Todos los estudiantes que se presentan a la reválida de secundaria tienen que rellenar su número de tarjeta de ciudadanía en el formulario de registro. La mayoría de lhotshampas no consiguen la emisión de sus tarjetas de ciudadanía, especialmente los familiares de activistas.

Los pocos estudiantes que consiguen continuar su educación, como licenciados, son suspendidos en las oposiciones a la Función Pública.

Desde el año 1993, poquísimos lhotshampas han aprobado este examen.

Os dejo un interesante reportaje sobre la problemática (subtitulado en ingles):


A pesar de todo, desde su página web, los refugiados bhutaneses se dirigen así de suavemente a los turistas:
Nota para los turistas

Bhután ha sido cuidadoso en abrir a los turistas, temeroso de que el turismo de masas podría tener un impacto negativo en el frágil medio ambiente social y natural. En 2006, Bhután recibió a más de 17.000 turistas.

La belleza de Bhután, su "diferencia" y el sentido de sentirse privilegiado por estar allí lo hacen atractivo. La literatura turística habla de Bhután como el último Shangrilá del mundo, un Edén viviente, espectacular, sublime, la joya de la cordillera del Himalaya.

Sin embargo, los turistas en Bhután no son conscientes de que miles de personas bhutaneses han tenido que huir de la persecución en su propio país, y que miles más viven en el miedo y la inseguridad en Bhután.

Pedimos a los potenciales turistas a interesarse por el lado oculto de Shangrilá.

1 comentario:

Neogéminis dijo...

Lo de siempre, la estupidez humana poniendo siempre el acento en las diferencias!