23.12.12

Kushti, la lucha tradicional india.

No me gustan las artes marciales, para nada. Me aburren. Pero en este blog intentamos difundir aspectos de la cultura india poco conocidos. Y andando por sus ciudades, de vez en cuando una se encuentra con una especie de clubs de culturismo en los que chicos en calzoncillos cultivan el músculo y hacen ejercicios extraños con bastonazos de metal, en plan sota de bastos en ropa interior. Pues resulta que hay toda una cultura que se engloba en la lucha tradicional india, el kushti. No voy a investigar mucho pero os cuento cuatro peculiaridades que he encontrado en esta página, si a alguien le interesa que investigue en ella. Resumen así esta cultura:
(Un akhara de Calcuta, foto Amit Chakaborty)

La mayoría de los países tienen un estilo tradicional de  lucha libre. En la India, la lucha tiene lugar en una pista de arcilla o tierra. El suelo se mezcla con mantequilla (NDT: ghee o mantequilla clarificada) y otras cosas y se alisa antes de cada práctica.

La lucha libre tradicional de la India no es sólo un deporte - es una cultura antigua donde los luchadores viven y entrenan juntos y seguir las reglas estrictas en todo, desde lo que pueden comer, lo que pueden hacer en su tiempo libre. Beber, fumar e incluso el sexo están fuera prohibidos. La atención se centra en vivir una vida pura, aumentar la fuerza física y perfeccionar las habilidades de lucha.

Los luchadores entrenan en gimnasios llamados akharas (que es el nombre del cuadrilátero donde se lucha), donde viven bajo reglas estrictas. La dieta de estos luchadores consiste en leche, almendras, ghee, huevos y chapatis (pan de sartén), cada luchador tiene que prepararse su comida. Este deporte está en declive, pero todavía quedan muchos akharas y personas dedicadas que trabajan para mantener viva esta antigua cultura autóctona.
(Entrenamiento con y sin bastón "gada")

Y en un post nos cuentan:

Después de 500 flexiones, 600 abdominales y un entrenamiento con el "gada" (bastón gordo típico, ver foto más arriba) es el momento de enfrentarse a sus discípulos en la akhara (ring de lucha libre). Después de dos horas de incansable kushti (lucha india) con sus estudiantes, Babu Pal recibe un masaje relajante de sus discípulos. Mahendar Pandit (48 años), alias Babu Pal, ha adoptado esta rutina los últimos 10 años en el 'Shree Gyan Swami Yoganand Parimath' en Cotton Street, que ha sido un club de lucha en los últimos 95 años. El ashram se encuentra al final de un callejón oscuro y estrecho cerca Burrabazar en Calcuta, India. Los que entran en la callejuela no tienen idea de lo que pasa llegando al final del callejón húmedo y oscuro. Sin embargo, seguramente da una sensación de nostalgia, los edificios de cien años de edad, están lado a lado formando esas callejuela tan estrechas. Esto intensifica la sensación de entrar en el ashram, donde los discípulos del difunto Swami Yoganand Gyan, el fundador del ashram, mantienen un akhara en toda regla.

Desafortunadamente, los akharas están en riesgo de extinción en la actualidad. "La mayoría de los adolescentes de la ciudad, que son conscientes de su físico, prefiere un gimnasio moderno a un akhara", dice Manoj Sonkar, uno de los gurús del ashram " y los que vienen a aprender se ven limitados por las condiciones económicas para aprender de forma adecuada ". Cualquier ejercicio físico necesita una dieta adecuada que estos estudiantes difícilmente pueden permitirse. "La leche es esencial y muchos de los discípulos no se la pueden comprar", dice Mahendar Pandit, uno de los gurús del ashram actual que trabaja en una fábrica de "papad" (crujiente aperitivo indio de harina de lentejas) para ganarse la vida.

El escenario no era así 40 años atrás, cuando los akharas solían ser el único lugar para el culturismo. Con la llegada de la alta tecnología de los gimnasios y las pastillas de esteroides, los akharas han perdido su antiguo esplendor e importancia. "Cuando venía aquí hace 10 años, este akhara solía estar lleno de gente de Bihar o Uttar Pradesh que habían emigrado a Calcuta para ganarse la vida. Pero hoy en día el número de estos inmigrantes se ha reducido " dijo Pandit. Haciéndose eco de los sentimientos del Pandit, Ashok Kumar Agarwal el secretario del ashram, de 65 años, dice: "Yo solía venir aquí en mi infancia. Por entonces solía estar abarrotado de gente, pero con el `paso del tiempo cada vez viene menos gente". Sin embargo, el akhara ha logrado sobrevivir con más de 30 miembros. A cambio de su compromiso con el ashram, reciben lecciones sobre lucha libre de sus gurús.

Mahendar Pandit, Yadav y Suresh Sonkar Manoj son los gurús que trabajan incansablemente para mantener vivo este arte antiguo y la tradición india de la auto-defensa. "El que viene a aprender kushti en el ashram se entrena en gimnasia para aumentar su resistencia. Una vez que esté satisfecho con su fuerza física, empezamos enseñando diferentes técnicas de Pahalwani", dice Pandit. El logro de la fuerza física es el mayor desafío para todos los luchadores. "Entrenamos ejercicio físico todos los días ejercicios para las manos y levantamiento de pesas, y sólo después practicamos en el akhara la lucha libre", dice Sonkar. Se añade, además, Top, "La flexibilidad y la aptitud que se adquieren a partir de una sesión en el akhara son extremadamente largos en comparación con el gimnasio. No se pierde o gana peso después de dejar de hacer kushti".

Los niveles de fuerza física y la aptitud que se puede lograr eran visibles desde kushti Cuando 27 años de edad Vickey Pataniya comenzó a trabajar por un par de balanceo 20-kilo Gadas en las dos manos. Habitual de la akhara durante los últimos 10 años, Vicky con su cuerpo musculoso pecho robusto y recuerda enormes "Yo solía ser muy delgada y débil en la escuela, y los estudiantes de cursos superiores se utilizan para intimidar a mí mucho. Esa fue la razón por la que me uní kushti al principio, pero el equipo pasó gané mucha fuerza física y lentamente cayó en amor con el arte ". Otro estudiante del ashram, de 17 años de edad, Vijay Yadav, acaba de completar la formación y comenzó a aprender las técnicas de la lucha libre.


"La arcilla se hace mezclando varios ingredientes como el polvo de sándalo, Multani Mitti (tierra de batán), hoja de neem, aceite de mostaza, pétalos de flores diversas y arcilla del Ganges. Éstos ayudan a curar varias enfermedades de la piel", dice Babu Pal. "Ya ves, Pahalwani no ayuda sólo para la salud física sino también para la salud mental. Se necesita fuerza de voluntad y una actitud de renuncia a muchos placeres mundanos; un pahalwan debería evitar la compañía de una mujer, y esa es la única manera de aprender la esencia de las culturas Pahalwani y Sánskrita", añade Pal Babu.

Cuando se le preguntó sobre lo Sanskriti, Manoj Sonkar señala hacia un anciano, vestido con un dhoti rojo, barriendo el local del ashram con la máxima concentración. "Su nombre es Sonkar Dhonilal y tiene 75 años de edad. Lo tiene todo en su vida, pero viene aquí todos los días para barrer el piso. No es su devoción a Dios, sino el hábito de muchos años que lo lleva a realizar este tarea. Se ha convertido en una parte de su cultura que le dice que barrer el piso que es su deber. Él ha estado haciendo esto durante años desde que comenzó la práctica en el akhara. La cultura de Pahalwani le enseñó las virtudes del trabajo duro y la dedicación ".

No hay comentarios: