14.7.12

Kamlaris, las niñas esclavas de Nepal

Shanta Chaudhary tenía ocho años cuandro sus padres la vendieron por 75$ para que trabajara, de hecho como una esclava, en la casa de un extraño del suroeste de Nepal durante 19 horas cada día. Ahora es una política que lucha por los derechos humanos y una de las mujeres más influyentes del país. Llora al recordar sus 18 años como kamlari, desde las 4:00 am, siendo pegada a menudo y viendo violaciones y abusos.
"Recuerdo la tortura. Tenía que acarrear cosas que pesaban más que yo aunque estuviera enferma. No pude ver a mis padres, no sé lo que es el amor de una madre. Incluso mis años de casada pasaron trabajando en la casa de otros. Muchas kamlaris han sido violadas, lo he visto con  mis ojos".

El sistema denominado "kamlari" es una forma de esclavitud por contrato (oral) que subsiste 90 años después de la abolición de la esclavitud en los llanos del suroeste de Nepal, a años luz de los templos de Kathmandu y de los picos del himalaya que atraen a turistas de todo el mundo.

Durante generaciones, las niñas de la etnia Tharu, a veces con sólo 6 años, han sido proporcionadas a terratenientes y comerciantes de casta alta que las obligan a hacer todo tipo de trabajos serviles y sufrir todo tipo de crueldades.

"Las niñas trabajadoras no pueden casi dormir, no pueden jugar, tienen las manos destrozadas, nadie las da un poco de cariño, nunca. Es una pesadilla continua" dijo Shanta Chaudhary en una conferencia de UNICEF paraconmemorar el World Day Against Child Labour (día mundial contra el trabajo infantil).
Hace un siglo los Tharu eran considerados descendientes de Buddha, tenían granjas y vivían relativamente aislados, disfrutando una resistencia natural a la malaria, que era muy frecuente en la zona, el Terai entre pueblos de casta más alta.

Cuando la enfermedad fue erradicada en 1960, estas tribus analfabetas fueron desplazados por gente de casta alta que bajó de las zonas montañosas, convirtiéndoles (a los Tharu) en siervos en su propia tierra. Hay familias que alquilan a sus hijas por $30 al año, cifra que supone el 10% de sus ingresos anuales. La Nepalese Youth Opportunity Foundation dice que ha encontrado kamlaris trabajando para altos cargos del partido comunista, abogados, periodistas y hasta policías.
(La nepal Youth Foundation ha rescatado 4500 niñas, regala cabras a las niñas para que sus padres no las vendan. Más fotos)

Mis manos nunca estaban secas

Chaudhary nació en el distrito Dang, una región seca dedicada al pastoreo, donde las casuchas de techos de pizarra no tienen electricidad y alimentar una familia supone una lucha diaria. Sus padres, que tuvieron nueve hij@s, no tenían tierra ni trabajo y aceptaron las 6,600 rupias ($75) al año que les ofreció un terrateniente de casta alta por su hija Shanta.

"Tenía tanto trabajo que mis manos nunca estaban secas. Toda mi infancia, mi adolescencia, incluso mi maternidad las pasé trabajando como una kamlari". Pero Shanta consiguió salir de la esclavitud y ahora es una mujer de 32 años hecha y derecha que ayuda a rescatar a niñas atrapadas por este sistema.

Fue liberada en 2006 gracias a una sentencia de 2006 (año del fin de la guerra civil nepalí) que prohibió el sistema de kamlari, esto generó un movimiento de liberación de la tierra que llegó a Kathmandu, y el partido Unified Marxist Leninist se fijó en ella. Así Shanta consiguió un asiento en el parlamento en las elecciones generales de 2008.

Despreciada por algunos colegas por ser analfabeta, Shanta aprendió a leer y escribir casi a los 30 y quedó a cargo del comité parlamentario de recursos naturales.

"Incluso en las casas de oficiales del gobierno y gente que trabaja por los derechos humanos hay trabajo infantil" dice Shanta. "Mientras no se actuemos en estas casas no se resolverá el problema".

Cambia la marea

Hace una década por lo menos 14.000 niñas estaban atrapadas en este tipo de trabajo, pero gracias al trabajo de Shanta y otras activistas miles han sido rescatadas. Pero según la Nepal Youth Foundation (que trabaja desde los EEUU) unas 1,000 Tharu siguen esclavizadas o en pueblos remotos o en casas de gente muy poderosa de Kathmandú.
La OIT (International Labor Organization) trabaja con el gobierno de Nepal, para elaborar un "master plan" para eliminar las peores formas de trabajo infantil en 2016.(NDT: nótese que sólo hablan de las "peores" formas y se lo fían largo, por 2016, porque lo ven bastante difícil de conseguir)

Gauri Pradhan, del National Human Rights Commission, cree que se ha mejorado algo en un país tan pobre pero queda mucho por hacer. "Hay muchísimos menos menores de 14 trabajando, pero los que trabajan entre 15 y 17 han aumentado" dijo. "El reto es ofrecer educación a los niños que no han podido ir a la escuela y ayudarles a conseguir mejores trabajos".
(Fuente France Press)
Para saber más otro artículo en inglés.
Y un vídeo de Urmila, una de las niñas rescatadas por una ong, cantando en un festival en EEUU para recaudar fondos.

2 comentarios:

Neogéminis dijo...

Duele leer esto, duele imaginarse esas niñas, esas manos, esas aberraciones.
Conmueve y nos devuelve la fe saber que estas mujeres van logrando subvertir esa dura realidad.
Un abrazo

ka dijo...

Hay que denunciar para que se sepa, aunque sea repetitivo. Aunque sea más bonito hablar de los palacios y los centros comerciales... salut!