18.6.12

Carrom, el billar indio.

Lo primero las fotos, espectaculares son de Gopal M S fotógrafo de Bombay.
Paseando por India, tanto en ciudades como pueblos, se ve a la gente, normalmente chicos, jugando a una especie de chapas encima de un tablero. Este es el juego del carrom y más que un juego es una cultura. En muchos barrios y calles es más importante que el cricket (el único deporte o cultura que se puede decir que está por encima de los dioses, descontando Bollywood, claro).

Es una especie de billar que en vez de usar bolas (3D), usa discos (2D). Podéis ver las reglas del juego aquí.Es un juego originario de India o Sri Lanka. Nunca fue un juego de las clases altas y la clase media que antes si le daba, ahora se ha pasado al ordenador y las consolas de videojuegos. LA cosa ha quedado como juego de barrio de clase media baja. Los chavales se acercan al club de su zona y pagan 3-5 rupias por partida (5-8 céntimos) en vez de las 3.000 rs que vale un tablero. Los tableros no son grandes así que se pueden poner en cualquier sitio, por eso hay tantos clubs en los slums.
Una partida de carrom no dura mucho y tiene mucha más acción que el ajedrez. Pueden jugar 4 personas (y 6 en los menos frecuentes tableros hexagonales). Hay fichas negras y blancas y una reina (Rani) roja que vale 3 puntos. Aquí tienes las reglas oficiales,que cambian por ciudades y por barrios.
En el barrio bombaita de Malvani, donde se sitúa la peli que trata el género Striker, se apuesta mucho. Normalmente sólo 10 rupias por persona (15 céntimos, una rupia se la queda el club). Hay gente que va a clubes de otros barrios, haciéndose pasar por inexpertos , para sacarles el dinero (rokari, en el argot local) a los incautos.


Hay clubes que son usados por los activistas de partidos políticos para enganchar chavales en los barrios. Para acceder al juego no es cuestión de dinero, sino de antigüedad en el partido.

En Calcuta los funcionarios juegan al ajedrez pero en los barrios arrasa el carrom. No hay más que pasearse por la frecuentadísima Sudder Street al atardecer para ver a los chavales pasando el tiempo alrededor de los tableros de carrom. En el slum de Periamet, en Madrás, jugaba Maria Irudhayam, toda una leyenda por ser 9 veces campeón nacional y 2 campeón mundial, el único que consiguió la  Arjuna Award equivalente al premio Príncipe de Asturias del deporte. En esta ciudad  nació Izhavazhagi, hija de un pescadero que ganó el quinto campeonato del mundo de carrom ganando un millón de rupias que le pagó el jefe del estado de Tamil Nadú, M Karunanidhi.

En Delhi, los clubes con más solera están en los barrios musulmanes de Nizamuddin, Okhla, Seelampur y en Old Delhi, cerca de la mezquita Jama Masjid. También se juega en ciudades históricas como Lucknow o Varanasi. En los estados del noreste se juega en los velatorios en el Punjab se llama fatta. Son gente normal no como los jugadores de ajedrez de Munshi Premchand, ni han salido en las pelis de Satyajit Ray. Este es un reino sin rey.


(El email del autor de quien saqué el artículo, publicado en febrero 2010, es rishi.majumder@gmail.com)

No hay comentarios: