30.1.12

un artista nepalí

No somos muy aficionadas en el milengue a las artes plásticas, pero cuando encontramos un artista pegado a la tradición del pueblo y con una expresión propia, entendible, nos suele gustar. Y si encima es iconoclasta, más. No nos gustan los mitos, los palios ni los pedestales.
Ang Tsherin Sherpa tiene 43 años, nació en Boudha, un pueblo del valle de Kathmandú (está cerquita del centro, es una de las visitas obligadas para muchos touristas)y desde los 14 años empezó a aprender a pintar thankas, las pinturas minuciosas que representan historias y creencias budistas. A los 16 años se piró del país. No le debía ir mal porque marchó a Taiwan, donde aprendió chino mandarín y computación.
(Tshering, delante de uno de sus cuadros)
 Volvió a ayudar a su padre en Nepal pintando figuras en monasterios tibetanos. ""para mí, era un modo de ganarme la vida". 6 años después se marchó a San Francisco, donde sigue viviendo. Allí se rencontró con sus raíces y vio que se podía ganar la vida muy bien y además disfrutar aportando su visión personal a la tradición que había mamado. ¿ Cómo fue? Al principio no se atrevía a tocar las figuras sagradas que había aprendido de su padre, pero en 2003 le encargaron un poster para unos zumos (Enlightened juice, Zumos iluminados) y ahí empezó el mestizaje -rellenó la silueta de un dios con una copa de zumo. Recibió críticas pero el tipo vio que había abierto una puerta y no podía dejar ese camino. Dice que no quiere criticar su cultura, al revés, hacerla más asequible al mezclarla con objetos populares del sigloXXI, actualizarla. Al fin y al cabo si viviese en nuestros días, Buda llevaría calzoncillos de lunares ¿ por qué no ?.
 
 
En ‘Preservation Project # 1’ (2009) hay brazos y una cabeza en unbote de conserva. Con ellos quiere expresar la necesidad de conservar la cultura tibetana. La fecha de la etiqueta, 1959, es significativa en la lucha tibetana contra la opresión del gigante chino.
Me parece muy chulo como muestra las manos en meditación y como tantas ganas se acumulan en nuestras mentes occidentales, queremos llenarla de paz, de espiritualidad etc, pero el truco es vaciarla.

"El efecto mariposa-la teoría del caos" según Tsherin es su respuesta al comienzo de la crisis, el personaje azul representa los mercados. Dentro de la figura hay un esquema que representa, en tibetano, las 8 preocupaciones budistas. Es sobre como el gigante corporativo afecta a las personas de a pie. El efecto mariposa, una pequeña acción que puede tener un efecto colateral y diferente en otro lado del planeta, está hermanado con el concepto budista de causa y efecto y el karma. (¿Qué ocho? Ganancia y pérdida, fama y fracaso, crítica y elogio, felicidad y dolor)

No hay comentarios: