2.11.11

Tibetanos se queman vivos y nadie se entera.

dibujo de Nic
En los últimos meses (desde marzo 2009) van 11 personas que se han suicidado prendiéndose fuego en Tíbet.  El 25 de octubre fue Dawa Shering un monje treintañero, durante una ceremonia, lo cual atrajo a docenas de polis chinos.  La ocupación China que se está cargando su país y su cultura, y desesperad@s no ven otra salida, no quieren vivir así.

En Nepal (como en India) hay una gran colonia de refugiadas que han cruzado las montañas en busca de una vida en paz.   Cuandó viví en Nepal tuve la suerte que los fines de semana me quedaba en casa de una amiga, en uno de los barrios budistas de Katmandú y pude convivir y compartir mandiles, momos, tés y sonrisas con miembros de esta comunidad...

Pero China es un país muy grande y a cambio de construir carreteras y otra limosnas obliga al mindundi gobierno nepalí a aplicar políticas represivas y censuradoras.   Aquí véis como la poli machaca una mani de peligrosisímas ancianas y mujeres tibetanas que pedían la libertad para su pueblo ayer 1 de noviembre en Katmandú.

Consigo una nota de prensa de France Press. En Nepal hay 20.000 tibetanix refugiados, algunas decidieron reunirse para rezar y cantar por sus hermanos y hermanas, en un monasterio a las afueras de Kathmandú, no dice cual. En el monasterio se colgaron carteles grandes  con fotos del dalai lama y los monjes autoinmolados. La policía nepalí llegó para quitar estos posters y no dejar pasar a la gente que se acumuló en el camino.  Total que estas señoras y familias no se estaban manifestando sólo querían pasar a cantar y encender velas. ¿ Resultado ? Palos y 53 detenciones, 35 eran mujeres.
Desde este blog (en inglés) mikel hace un seguimiento continuo del tema.

2 comentarios:

Yaolli Toltecayotl dijo...

Que huevos de los tibetanos...y que triste que la mayoria vivamos en la miseria y sin futuro...hace falta más movimiento, más organización..Saludos¡

Ángel Iván dijo...

Ya se sabe cuan peligrosas son las abuelas con unas sartenes, si no fuera tan trágico me parecería cómico, pero no lo es desgraciadamente.