14.11.11

¿ India espiritual ?



Os traduzco por libre parte de un interesante post, que me ha gustado, de María Llompart una voluntaria que lleva bastante tiempo en Anantapur trabajando para la fundación  vicente ferrer, de un chulísimo menorquín a un castellano de andar  por casa:

Anantapur es la India profunda. Aquí parece que el tiempo está parado. Un lugar que te sacude el alma y que te hace vivir con los pies en el suelo al profundizar en las relaciones con la gente del lugar. No aparece en ninguna guía turística y el viaje en bus a la capital -Bangaluru- tiene un precio prohibitivo para los campesinos. Viven en su elemento natural, un campo seco y pedregoso. Su vida es monótona, el aire ni se mueve.   Sale el sol y hay que esconderse hasta que llega la noche.  Pero ellos no cuentan los días ni los años, el tiempo se mide por la temporada de cosecha, muchos no conocen ni su edad.

Desde occidente la India aparece vestida de misticismo, es el lugar de los buscadores espirituales, perseguidores de "la verdad". Si vienes a la India a encontrarte no sé si lo conseguirás, porque este es un país para perderse a tope. En Anantapur no hay tiempo para estas cosas. A la mayoría de los indios no les preocupa la verdad. Sólo piensan en su día a día y en tener qué comer.

¿ La india espiritual ? la India espiritual de los ashrams (monasterios), los templos, los sadhus (renunciantes) y los maestros de yoga (gimnasia) no existe en Anantapur (ni en el 99,9 % del país, añado yo, ka). La India mística que buscan muchos viajeros occidentales no se encuentra en la ciudad del infinito. Aquí, las prioridades son las necesidades básicas: alimentar hoy a la familia, tener un hospital y una casa para dormir. La vida vale muy poco y el suicidio es el pan de cada día.
Hace unos días he leído una entrevista a una familia de clase media, con 2 hijos y 4 hijas, Para poder pagar la dote y casar a las hijas necesitaban pasta y sólo podían  vender su casa. Las hijas, para no arruinar a la familia, hicieron un pacto: suicidarse. Y lo llevaron a cabo. Las estructuras sociales tan rígidas y el peso de la tradición condena a la población femenina a la autodestrucción.
¿ India espiritual ?

En la oficina de apadrinamiento, he traducido cartas especiales que se han de enviar a los padrinos en España para informar de situaciones especiales. Normalmente son malas noticias. Recuerdo el caso de una carta donde se informaba al padrino que su nena se había quedado huérfana en un sólo día. Su padre y madre habían discutido mucho por el tema de la dote y no se ponían de acuerdo. La madre se comió un herbicida, no soportó el dolor. El padre, al ver a su chica muerta también se quitó la vida...

En cuatro mese han muerto en Anantapur unos sesenta nenes apadrinados. Una cifra preocupante. ¿ Los  motivos ? En los programas de la Fundación ya no se muere por desnutrición ni de hambre. Mueren por accidentes de tráfico, u oscuros accidentes hogareños -tipo caer en un pozo o de una pedrada, por asesinatos, suicidios, enfermedades o mordidas de serpientes. Un voluntario del hospital de Bhatalapalli, me contaba un día, indignado, la cantidad de casos de intentos de suicidio que ve diariamente en el servicio de urgencias del hospital…

2 comentarios:

Neogeminis dijo...

Ka, has hecho muy bien en traducirnos este artículo. Muchas veces, desde lejos -lo sabrás- se tienen una idea muy equivocada de otros países que quizás, desde el concepto turístico, ofrecen otras perspectivas.
Para el que ha nacido y está condenado a la miseria perpetua, nada tiene de pintoresca la vida.

Un abrazo.

ka dijo...

claro,de eso se trata de acercar realidades y derribar mitos (que empezaron los llamados orientalistas hace siglos)
el que ha nacido y está condenado a la miseria perpetua no para de sufrir y de repente ve un extranjero que se puede permitir unas vacaciones (por muy mochileras que sean) y sonríe pensando, ójalá me ayude
y el/la mochilero/a vuelve a casa diciendo allí son pobres pero felices, y siempre sonríen
mentira es una ilusión momentanea y la gente está muy puteada y lo pasa mal.
si creemos que conocemos un país y un pueblo porque hemos paseado unas semanas es fácil equivocarse y acabar reforzando los tópicos que es lo primero que tenemos a mano.
saludines neo