4.11.11

Histórico acuerdo en Nepal.

Maoístas descontentos con el pacto. Foto: Vinod Joshi.
Desde que en 2006 la guerrilla maoísta dejó las armas, el país busca la reconciliación de una u otra manera, pero está difícil.  Los plazos para ponerse de acuerdo para escribir una nueva constitución se van retrasando. Uno de los mayores escollos es la integración de la gente que luchó contra la monarquía, en una guerra civil que dejó 8000 muertos.  Los antiguos guerrilleros maoístas viven en campamentos a la espera de una resolución.gestionados por la ONU.  En ellos llegaron a haber hasta 30.000 personas, la ONU ha tenido que comprobar quienes eran auténticos y quienes se habían subido al carro después.  También sacaron de los campamentos a unos 6.000 menores de edad.  Los maoístas querían integrar a sus ex-combatientes en el ejército y estos se niegan.  Aunque en los periódicos esto se plantea como un problema político los nepalís te cuentan que es un problema de castas.  El ejército supone un trabajo fijo para todo el que entra y de los pocos que se puede conseguir sin estudios. Ahora está copado por gente de castas medias-altas de la sociedad y los maoístas son, por supuesto, de casta baja o bajísima.  El maoísmo tuvo éxito porque era la única manera de romper con un milenario sistema de injusticias continuas.

Ayer los 4 partidos con mayor representación en el parlamento (maoístas, marxistas-leninistas, congreso nepalí y madhesis -castas altas de la zona llana) firmaron un acuerdo de 7 puntos:

Al final serán 6.500 los maoístas que se integrarán en el ejército pero en unidades especiales de apoyo y retaguardia (construcción y desarrollo, ayuda en caso de desastres, seguridad industrial y cuidado de los bosques).  Este ha sido el acuerdo principal, unos consiguen el trabajo fijo que querían y los otros que no estén juntos con lo que las castas siguen separadas. El resto, unos 13.000, recibirán una indemnización del estado de hasta 900.000 rupias (9.000 euros mucho dinero en Nepal) según cada caso.

Además:

1-Los maoístas devolverán las armas al estado.
2-Se formará una comisión de "pazy reconciliación" (más sueldos a cargo del estado)
3-Las tierras confiscadas por lo maoístas u ocupadas serán devueltas a sus dueños anteriores (difícil, hay muchas injusticias en los pueblos y muchos agricultores sin tierras)
4-Antes del 23 de noviembre se desmontará el grupo paramilitar Young Communist League (YCL). (La estructura usada para imponer huelgas y cierres en todo el país)

Problemas por venir, muchos:
El acuerdo entre los políticos profesionales no tiene porque ser aceptado por sus bases.
De hecho entre los maoístas ya hay división porque el partido había ofrecido una revolución al pueblo y un cambio de sistema total pero, una vez que llegaron al poder y órganos de decisión, se han integrado en el sistema tan ricamente intentando conseguir el trozo más grande de la tarta posible.  Vamos que no cambian el sistema sólo quieren colocar a algunos de los suyos.
Los maoístas más radicales dicen que el partido se ha rendido. Ayer muchos se manifestaron con banderas negras (símbolo de protesta).

La tarea firmada sería difícil para un partido unido pero los maoístas hace tiempo que no lo están.
Más noticias en este blog. El precio del acuerdo: unos 100 millones de euros ¿ de dónde saldrán ?

Actualización 23-11-2011: Ya ha empezado la evaluación de lo/as combatientes maoístas  para ver quien se quedará en el ejército y quien optará por la vía civil indemnizada.   El caso es que esta gente lleva 10 años de guerra más 5 años encerrados en campamentos -monitorizados por la ONU- esperando que se cumpliesen las promesas de sus líderes -la integración total en el ejército nepalí-. Al final no ha sido posible.  Como no fue posible la revolución maoísta desde el gobierno.  Cuando el líder maoísta Prachandra se convirtió en Primer Ministro nepalí echó del ejército al general Katawal que se oponía a la integración de los guerrilleros maoístas en el ejército contra el que habían luchado.  Pero el presidente del país, que tiene más poder que el Primer Ministro, reintegró al general en su puesto.   Esta humillación supuso la dimisión de Prachandra como primer ministro y que el país quedase paralizado políticamente.   Ahora los maoístas han vuelto al poder (desde agosto 2011), el Primer Ministro Bhattarai, que fue expulsado del partido temporalmente por Prachandra, es quien lleva a cabo las últimas negociaciones. ¿ Claudicación ? ¿ Pragmatismo ?

4 comentarios:

Neogeminis dijo...

¡cuántos problemas se resolverían desde el vamos si se tuviera la convicción que TODOS, sin excepción somos iguales por naturaleza. El concepto de castas -tan arraigado aún por lo que contás- quizás alguna vez sirvió para mantener organizada a la población, pero hoy en día no se justifica.

Un abrazo.

Ángel Iván dijo...

El problema creo que va a residir en que si los grupos maoístas no les dejan una salida por donde puedan integrarse el conflicto se enquistará aunque no haya guerrilla, de modo que los únicos beneficiados serán los de siempre.
Observa en que sitios del ejército los van integrar, en sitios de fácil control y sin acceso a las armas, vamos, que debajo de la alfombra para que no estorben.
Un besote.

RöB Dangal ® dijo...

Hola Ka!!
En verdad, es un acuerdo más que promisorio... El problema mayor radica en su puesta en marcha y cumplimiento efectivo de cada punto acordado...
Ojalá logren llevarlo a cabo!
Beso grande...

RoB

ka dijo...

seguiremos el conflicto a ver que pasa, el acuerdo puede quedar en papel mojado pero es el primer acuerdo en mucho tiempo. Mientras siguen haciendo de las suyas, Prachandra el líder maoísta está de viaje en Nueva York (a costa del contribuyente) y se ha llevado a su hijo (a costa del contribuyente), las castas también se crean hasta entre los que están en contra (supuestamente), la casta de los políticos no está en los libros de cultura pero existe igualmente...
saludos gente