30.8.11

Retrasado el ahorcamiento de los asesinos de Rajiv Gandhi

El tribunal supremo de Madrás ha retrasado 8 semanas la ejecución en la horca de los 3 condenados (Murugan, Perarivalam y Santhan) por el asesinato en 1991 de Rajiv Gandhi, prevista para el  9 de septiembre 2011.

El 9 de mayo de 1991 Rajiv fue asesinado por una bomba detonada por un suicida, se culpó de ello a los cabecillas de la guerrilla hindú los tigres tamiles que actuaban en Ceilán.

La pena puede ser conmutada por cadena perpetua si el presidente del estado (Tamil Nadu) lo aprueba personalmente, pero ayer Jayalalita (ex actiz y ahora política y presidenta) dijo que "no tiene poderes para ello". La petición de clemencia lleva 11 años en un cajón sin que ningún presidente se haya decidido a aprobarla o rechazarla. Es una patata caliente que traería críticas y adhesiones exaltadas, se reaccione en uno u otro sentido. Jayalalita dice que la petición la tiene que asumir el presidente de India (hoy en día, presidenta, Pratibha Patil) y que no ha querido. El parlamento de Tamil Nadu, políticos y muchas figuras públicas le piden a Jayalalita que conmute la pena, con lo que parece que alguien no conoce la ley.

Ya os conté en su día aquí lo relacionado con la mujer de Murugan, también implicada en el caso y a la que sí se le concedió la cadena perpetua.

1 comentario:

Neogeminis dijo...

Por principio, estoy en contra de la pena de muerte, por más espantoso que hay sido el crimen. Más aún cuando se trata de ahorcamiento. Los Estados no pueden disponer de la vida de nadie, aunque sea un criminal comprobado ni se piense que ese será un castigo ejemplificador.
Supongo que en la India no debe ser fácil actuar con la imparcialidad que el tema lo requiere, más cuando se trata de castigar un magnicidio.
Imagino que nos tendrás al tanto de lo que pase.
Un abrazo.