13.7.11

Rahul Gandhi sigue de pueblo en pueblo

Uttar Pradesh (UP) es el estado más habitado de la India. Y por lo tanto el que más diputados elige al parlamento. Desde hace años en UP ha surgido un partido local que acoge los votos de los intocables y otros desfavorecidos que le han llevado al poder, su líder Mayawati una mujer intocable es una de las políticas más influyentes del país y en las últimas elecciones soñó con llegar a ser primera ministra de la India. Pero no fue así. Su labor está llena de fotos inaugurando sus propias estatuas con bolso (pagadas a costa del dinero públicoy que debe custodiar la poli cía en vez de dedicarse a sus labores propias), collares de billetes... pero no parece que la vida de los de abajo haya cambiado mucho.

Esto quiere aprovecharlo Rahul Gandhi, tirando de apellido para que los campesinos y obreros vuelvan a votar al Congress Party, que en su día era un partido de centro light que intentaba contentar a todas las opciones políticas, de casta y religiosas. Pero sus políticas han sido muy comnservadoras y han permitido siempre los privilegios de unos pocos y la generalización de la corrupción. El BSP dice que el gobierno central ha bloqueado 210 mil millones de rupias que les pertenecían y Rahul dijo que UP estaba gobernado por mafiosos.

Y aprovechando que ahora su partido no gobierna en ese estado, Rahul está haciendo una campaña yuvraj, por los pueblos intentando sembrar la idea de que todo va a cambiar si le votan a él. Y se lo está currando, la verdad, a su manera.Lleva varios días caminando de pueblo en pueblo en lo que llama kisan sandesh yatra (el viaje para informar a los agricultores) y quiere terminar con una macroconcentración en Aligarh, UP. También pasrá cerca de Mathura (pueblo donde nació Khrisna) y Agra (Taj Mahal) por los terrenos que se han expropiado para hacer una autovía (como si su partido no hiciera carreteras). Dice que quiere recoger propuestas de los pueblos para una nueva ley sobre expropiaciones (como si fuera fácil dejar contento a todo el mundo). ¿ Seguirá tan preocupado y tan codo con codo si consigue un despacho en el gobierno ?


Al partido en el poder BSP, no se le ha ocurrido atacarle con una idea bastante peregrina para nosotras, pero seguro que muy efectiva en India. Rahul se presenta en pequeñas aldeas (recordemos que India sigue siendo un país más ruaral que urbano, a pesar de sus megalópolis), charla con los cabecillas y se uqeda a dormir en la casita de algún paisano. Pero detrás lleva un equipo que le allana el camino, controla a la prensa y también la comida. Rahul no come con los campesinos sino que lleva una cocina de campaña. Y el BSP lo aprovecha para acusarle de seguir practicando el sistema de castas... y es que los estómagos de clase alta están acostumbrados a ciertas normas de higiene que no se siguen en los pueblos (entre otras cosas por la falta de agua). Rahul aunque respete e intente tener en cuenta a las castas bajas (por lo menos a la hora de pedirles el voto) no puede evitar venir de donde viene.

Yo le entiendo perfectamente. Hasta el mochilero más tirado es un privilegiado a ojos del pueblo indio, aunque técnicamente no tenga casta el poder pagarse un billete de avión le sitúa en un limbo superior...

En mi segundo viaje a India, en 1996, un amigo (Ris) me llevó al pueblo donde nació su padre, una aldea en medio de los campos (ni camino de acceso tenía) no muy lejos de Aligarh (por donde hace campaña ahora Raul Gandhi). Fueron unos días increíbles disfrutando de la sencillez del pueblo. Dormir rodeado de luciérnagas, coger guayabas, maíz y algún mango, perseguir pavos reales salvajes (como corren los jodíos), montarse en un búfalo y bañarse con él en la charca... escuchar las noticias en el único transistor a pilas que había en el pueblo, charlar con los viejos en torno a una vela, o jugar a las canicas con los niños... hasta que un día se nos acabó el agua que traíamos embotellada y tuvimos que beber batido de yogur  (supuéstamente sin agua), mi amigo que por muy indio que fuera, era urbano, se fue de baretas y tuvimos que salir corriendo del pueblo, subirnos a una carreta, luego una moto, luego un carricoche, luego un jeep atestado de gente arracimada por fuera, y luego un tren hasta llegar a delhi (dejando "regalitos" detrás de cada arbusto).

Mi amigo como toda la gente de la aldeíta era musulmán y yo era la primera persona guiri (gori, firangui) que llegaba en la historia del pueblo, así que todos se habían arremolinado en torno a mí cuando llegué y la familia de mi amigo hizo un festín con 4 ó 5 platillos distintos sobrevolados por enjambres de moscas (era la época de monzón y además había fruta madura en el pueblo) hasta que salió el plato principal. Habían matado un cordero en mi honor (aunque no me hicieron verlo) y me presentaron un plato lleno de tajadas. Cuando les dije que no comía carne, la decepción fue evidente y se creo una línea de distancia que no se logró borrar a pesar de los días que pasé con ellos y compartí sus quehaceres y aprendí a ducharme con cuatro vasos de agua (el agua lo traían las niñas -algunas de 4/5 años- a las 5 de la mañana desde un pozo a un par de kilómetros).

Así se presenta la noticia en los canales indios, como una lucha de titanes (del pueblo se acuerdan poco):

2 comentarios:

Neogeminis dijo...

Estos flashes entre noticias y tus recuerdos me resultan una especial ventana abierta a un mundo que ni imagino, debido a la distancia y tantos otros filtros que aún existen entre culturas tan diferentes. Te agradezco por ello.
Sobre las características de estos personajes que se acuerdan del pueblo sólo previo a elecciones, creo que salta a la vista. Aquí o allá siempre el poder resulta atractivo para los inescrupulosos que sólo piensan en los demás en función de sus propios intereses. Lo de la mujer que se hace erigir estatuas y se muestra con el collar de billetes es algo que colma la capacidad de asombro. ¿cómo pueden tolerar semejantes incongruencias y provocaciones?
En fin...es un gusto pasar por aquí.
Abrazos.

Ángel Iván dijo...

¿No detectas ciertos parecidos en las clases dirigentes tratando de captar a los desencantado en España o en la India por ejemplo?
Es que a mi me parece que la casta política está hecha de otro pellejo, creo que salvo algunas excepciones están hechos del mismísimo pellejo del diablo.