10.12.10

En camioneta.

El pasado finde me tocó probar un nuevo transporte. Tras más de una hora esperando un bus, resulta que había el enésimo festival religioso en la zona y los buses habían cambiado de ruta. Así que los vehículos alternativos hicieron su agosto llevándonos como ganado. Yo me pude recostar en un saco de patatas así que me llevé un masaje gratis. Y rapidito, rapidito llegamos a Kathmandú, eso sí con la típica parada para que una pobre mujer vomitara a gusto.
Dicen que cuando hace frío perdemos el 21% del calor corporal por la cabeza ya que es la única parte del cuerpo que no llevamos tapada normalmente. Los nepaliscos lo tienen claro (veasen ejemplos en las imágenes que ilustran este post) y llevan todo tipo de complementos en sus cocorotas. En cambio suelen tirar todo el año con unas chanclas para compensar y poder agarrar su ración de constipados.

3 comentarios:

Neogeminis dijo...

a pesar que viajan apiñados, se los ve bastante contentos!...supongo que no les queda otra! jejeje
Un besito.

Ángel Iván dijo...

Prohibido quejarse, ¿quieres que te hable de la huelga de los controladores?
Es broma, jeje.
Un fuerte besote, buen fin de semana.

yraya dijo...

Ya ves todos como ganado y nosotros nos quejamos de todo.
Preciosa la voz del descubrimiento reciente.
Un abrazo