30.11.10

mar de nubes

subir la montaña al amanecer es una experiencia quasi mística,
empiezas a subir pensando en las cosas del curro (¿por qué aquí la gente se complica tanto la existencia?) y llegas arriba feliz pensando en la gente que te espera al otro lado de internechi
unos garbancitos y un té de laurel y lista paragarrar el batibús...

2 comentarios:

Neogeminis dijo...

La imagen lo dice todo...¿qué agregar?
Abrazos...sólo abrazos!

Ángel Iván dijo...

Ahora que veo ese "cielo" ¿es verdad que se ven más estrellas en las noches?
Un fuerte besote y me tienes que contar como sabe el té de laurel.