17.7.09

La soledad era esto

Hablan de la soledad del corredor de fondo, del portero ante el penalti, del que espera en medio de una calle oscura a que el cajero le dé pasta, la del escritor ante la hoja en blanco... pero que me dices de encargar un somier (macizorro de 7x5x2 pies) y que te pidan un pastón por llevártelo a casa. Te niegas y te quedas sólo en medio de la calle sentado en tu cama de madera -cuan rígida alfombra mágica que se niega a despegar- y a esperar. Al final vuelven ellos que tienen menos paciencia y te rebajan un poco, sigue siendo el salaro de un día por media hora de trabajo, te sientes timado, pero la cama está pagada y la necesitas. Así que recurres al viejo truco de pasarloa euros y piensas, ¿pa esto estoy discutiendo? Si son 3 cañas, ¡ala! pa casa. Despertamos a Palyi de la siesta y se apunta. Él preocupado por mi cama, yo por su casa. Subir los 2 pisos sin romper nada es tarea.

Mientras esperaba el somier -me había dicho el lakri mistri que por la mañana, y ni había empezado, pero tras la siesta la había montado- leo en el peri:

Que son ya 843 los casos de malaria maligna (el año pasado llevábamos 93), pero se ha detectado en barrios céntricos lejos del mío, en las afueras. Que al hombre que ha quedado ciego, no le quisieron mirar en uno de los flamantes Laboratorios Municipales. Que la mayoría de los 80 técnicos analistas que se contrataron el año pasado carece de título reconocido. Vamos que están por enchufe para variar. (Ya van 2 fallecidos por malaria)

Que oficiales del ejército compraron cochecitos para jugar al golf -que van a 10 por hora- con 12 millones de rupis que eran para ambulancias de última tecnología. Y que esto es práctica habitual en los 93 campos de golf que pertenecen al ejército.

Que en Latur, Maharastra, la ONG Ahmi Sevak tiene un orfanato para niños con VIH. En el colegio al que asisten más de la mitad de sus compañeros han dejado de ir a clase por miedo al contagio. Por mucho que se les haya explicado a los padres que es imposible no se pueden eliminar las supersticiones...

No hay comentarios: