20.5.09

De bares bengalíses.

Aunque parezca mentira en mi pueblo hay un bar. Fui un par de veces en setiembre pero vi que como se enterase mi anfitriona que iba, le daba un infarto in situ. Y como en este pueblo tó se sabe y más del guiri, pues dejé de ir y eso que me ahorré. En aquellos días había un camareta muy pesau que no dejaba de pelotearme y luego me perseguía hasta la calle pidiéndome propina.

La gente suele pensar que los bares son antros de perdición, y de hecho lo son, porque aquí el que bebe es para ponerse hasta arriba y a menudo, violento. No entienden que te guste tomarte una cervecita y ya.
¿Sólo una? Yo, para eso no bebo.
Y de hecho le dan mucho a la strong beer que no es una cerveza de abadía, no. Es una cerveza reforzada con alcohol sintético que deja una resacas del quince.
La tapita te la ponen en todos aunque no suele ser gran cosa. En este caso, tiras de jengibre con sal negra y fideos de harina de garbanzo fritos... La verdad es que no sé que tipo de gente frecuenta este bar porque siempre he estado a horas en que estaba vacío. Vamos que aquí no le dan al aperitivo. Más bien cuando salen del curro con el salario se lo pulen sin pensar en la familia.

No hay comentarios: