17.4.09

Sada pyaz

(Pincha para bajarte la banda sonora mientras cocino)
El tío las tenía medio escondidas... Paio, ya me las estas dando todas. Porque no son unas simples cebollas blancas, son cebollas blancas en el mercadillo de un pueblo perdido en las afueras de Calcuta, donde no suelen venir ni lechugas. Más suaves, para quien la cebolla le parezca fuerte. Con estas no lloras ¿o sí?

Y cuando dices ¿y qué me como ahora?
Y te acuerdas que tienes mangos. ¡Yuju!

No hay comentarios: