22.4.09

dar, o no

Esta es la historia de un eterno dilema. Cualquier personita occidentaloide y motivada llega aquí con buenas intenciones y con mucha pasta, pero la gente se le arrima, se agolpa, se le sube a la chepa literalmente y se agobia. Es que no se da a basto. Llega un momento que te desfondas y entonces una sola pregunta hace pompa en tu melondrio:
¿Cual?
Pues, ¿Tu give or not 2 gif?
Solución, cómo decía la mala en su lujo ibérico, haced lo que os dé la gana.
Dicho lo cual diré lo que yo hago/pienso.
La verdad es que soy muy rata y doy muy poco. La primera vez que llegué aquí en 2000 me engañaron bastante y me alegro porque me lo merecía. Pero hay gente que por poder pedir en ciertos sitios tiene que pagar impuesto a la mafia de la calle, y así sin saberlo puedes estar contribuyendo con el tráfico y prostitución de menores. Igual que si compras drogas, los camellitos también son ojeadores de niñas para las mafias del sexo.
Así que cuando fui consciente de esto me puse en plan borde. Te llega un conductor de carromato y ya directamente te pide.
¡Pero tío, si te estás tocando los huevos!
Es que no hay clientes.
Es verdad que hay pocos, pero si no te mueves del callejón.
(Su trabajo consiste en transportar personas, descalzo -los zapatos que le regala la gente lo guardará para una boda, o para revender. Un indio no le paga más de 8-10 rupias por muy lejos que le lleve. Mientras que pidiendo saca más y no se cansa, guay. A la mafia del rikso debe pagar 20 taka diarias).
A ver y ¿para qué quieres el dinero?
Para casar a mis hijas. Casé a una, pero me quedan 3. (Su mujer, como que no existe).
Y si no los puedes alimentar, ¿porque tienes tantos hijos?
Es que me los ha dado dios.
Pues que te dé él la pasta.
Me miró con cara de odio, y ese año 2004 me dejó de hablar.
Ya hemos vuelto a ser amigos y por supuesto nunca más seré tan borde, pero es que hasta que las digieres te enfrentas a situaciones nuevas y es fácil creer que lo tuyo es lo mejor y ser un prepotente.

Aquí otra experiencia personal al respecto bastante más moderada en este blog en el que se cita lo que piensa Mohamed Yunnus del temita, y en este otro 3 modelos de solidaridad.

Entonces decidí sólo dar comida elaborada (la leche en polvo se revende) y compartirla. Que me he echado un amiguete pues nos tomamos un chai y unas biscus.
Dinero sólo doy a las viudas.
Y no por ser discapacitado estas abocado a la mendicidad. Provonkar, el zapatero de mi pueblo, no puede mover sus 2 piernas, pero trabaja y hace un par de meses se fue de romería a un santuario en Bangladesh. Pero se necesita de un apoyo y si no te lo da la familia, pues nos quedan las ONG.

Hay que buscar una que trabaje con seriedad y en un campo que te interese. Si es posible no sólo soltarles la pasta sino hacer un seguimiento y si se puede colaborar en persona, mejor. Hay muchas, no sólo las típicas que están hasta arriba, en "a pimentinha" tienes muchos enlaces.

Bernat, el vagabundo de la estación,

2 comentarios:

yraya dijo...

La experiencia hace mucho!!!
Completamente de acuerdo con las palabras de Mohamed Yunnus.
Un saludo

ka dijo...

Otro patí y gracias por seguirme