29.3.09

La movida nepalí

Erase una vez un reino. Un reino lejano, en una perdida montaña. El único estado del mundo que se declaraba hindú. Una dictadura, como la alahuita y tantas otras, con su rey y todo, Birendra. Como estaba forrado decide mandar a su hijo, Dipendra, a estudiar al extranjero. El hijo encantado. Pero un día le toca volver a su país y aprender su futuro oficio. Y además le buscan una esposa a su altura, cuando él ha sido más de novias. Total que se ofusca y un día se carga a media familia (ten people), incluyendo a su padre y madre y a sí mismo (durante los 3 días que pasa agonizando en el hospital es proclamado rey). Era un viernes, 1 de junio de 2001, y la familia real se juntaba a jugar al billar, vamos, igual que cualquiera de sus súbditos. Sin comerlo ni beberlo el reino pasa a su tío, Gyanendra, que estaba en Pojara aquel día. A todo esto un movimiento popular autodenominado maoísta había montado una guerra civil de baja intensidad y el monarca sólo era fuerte en la capital. Total que estos consiguen que se monten elecciones y se presenta y ganan y se alían con un partido, el congreso nepalí, para montar gobierno. Dictan la abolición de la monarquía, y sus tierras y palacios pasan al gobierno, y el rey tiene que abandonar el país. ¿Fin de la historia? (Aquí pincha para leer, en inglés, como vivió la matanza Paras, primo de Dipendra y exiliado en Singapur, en entrevista con el Himalayan Times, que se le ve el plumero de la nostalgia monárquica)
No.
Los dirigentes del partido maoísta prueban lo bien que se está mandando y se dedican a disfrutar de sus privilegios, mientras que la gente que tiene pasta no lo mueve por miedo a que se lo nacionalicen. Se prometió devolver las tierras confiscadas durante la guerra, pero el hecho es que en algunos pueblos los maoístas locales siguen, esporadícamente confiscando tierras o conminando a los más pobres a ocuparlas. Pero en plan espontáneo, sin papeles... pequeñas revanchas locales. Total que el país está montado en un follón del que no se sabe cómo se va a salir. Cada semana muere algún militante de una u otra facción y sólo se sabe protestar mediante huelgas. Se paraliza el país continuamente y así no saldrá nunca de la economía de subsistencia. De los 2 platos de arroz diarios... El país con más recursos hídricos no tiene recursos para explotarlos. Parece que Noruega les ha ofrecido un acuerdo de colaboración. Y la India también para montarles una presa como se ha hecho en el cercano reino de Buthán y a comprarles la electricidad que produzcan. Actualmente la India regala electricidad a Nepal como ayuda al desarrollo. Pero en la zona fronteriza entre el estado indio de Bihar y el Terai nepalí, se acumula todos los monzones el agua del himalaya, con lo que cada año hay inundaciones y miles de muertos y decenas de miles de desplazados. Total que se crearía energía limpia (la mayor parte de las centrales indias queman carbón, también tienen 4 nucleares y 5 planeadas) y riqueza y se evitarían calamidades... a ver si para el 2020.

1 comentario:

Kim Basinguer dijo...

Sea como sea, los ricos nunca pierden.