Subiendo a suayambunath (suembu)




un dios con pinta de cerdo


salirse de las guias siempre viene bien y ofrece sorpresas, atravesamos unos barrios que no aparecen en el mundo turis y nos encontramos un diferente y mais real, senhoras lavando, devotos rezando, dioses de todos los formatos, campos de arroz en medio de la ciudad, ninhos volando cometas y un sinfin de profesiones manuales abandonadas en occidente, lavanderias manuales, secadoras campestres.... y los tubos del progreso amenazando, el dinero llega del 10% de nepaliscos que viven fuera de su cauntri

Comentarios

Ángel Iván ha dicho que…
La solided de las construcciones causan cierto pavor, me recuerdan el cuento de los tres cerditos, estas las sopla el lobo y se vienen abajo.
ka ha dicho que…
las hay peores, jiji, ya saldrán fotos ya