Una cocina diferente

Maheshwari y Kamlesh son 2 mujeres que apenas saben escribir, que han pasado los 40 y apenas miden metro y medio. ¿Quién las contrataría? Ellas mismas han montado un restaurante en el que sólo trabajan mujeres, Apni Rasoi.

No sólo su pueblo, Chitrakoot es atrasado y machista. También es la profesión donde las mujeres que hacen todo el trabajo de limpieza y preelaboración ganan hasta 20 veces menos que el cocinero (halwai) que no se mueve del fogón. Las trabajadoras (que proceden de castas y religiones desfavorecidas, intocables...) aprenden en Lucknow, la capital y luego se turnan en las tareas.

Tienen un menú fijo (al que se han apuntado más de 300 clientes) con arroz, lentejas, pan de sartén, 2 verduras, picante, yogur y dulce por 12-13 € al mes y también servicio de carta. Han conseguido que por primera vez en la zona las mujeres acudan a comer fuera de casa con su familia. Y si alguien está borracho o quiere pelea, se para la cocina y salen todas juntas a echarle. "La necesidad de salir adelante nos ha hecho actuar y conseguir que se nos respete. El secreto está en hacer comida casera sin pasarse de especies ni de grasas".

Comentarios

india ha dicho que…
La valentía da iniciativa,la iniciativa da valentía...supongo que con ambas cosas,en el orden que sea,pues irán tomando espacio...el que merecen y corresponde...el de persona.
Abrazos Ka!una excelente noticia.