18.10.10

Terremoto en Kathmandú.

Esta noche me he despertado porque se me movía la cama. ¡Qué sueño más raro! he pensado. Pero hoy viene en el peri, 4,9 grados en la escala Ritcher, afortunadamente sin víctimas ni daños. La verdad es que viviendo en un cuarto piso da cangui.
Al día siguiente la vida continua normalmente. Aunque se han acabado las fiestas, casi todo se sigue cerrado y la gente se ha dedicado a pasear estrenando ropa.

El 18 de septiembre de 2011 otro terremoto de escala 6,8 azota la zona, leelo aquí.

4 comentarios:

Ángel Iván dijo...

Como vengo del país de los terremotos recuerdo que los templos y santuarios no tenían las vigas empotradas al suelo, se apoyaban nada más; ninguna viga tenía ni un solo clavo, todo eran juntas de madera flexibles con un gran juego que permite en caso de movimientos sísmicos que a la flexibilidad de la manguera se le una la no rigidez de zapatas.
Celebro que no te pasara nada y no te digo que no cojas los ascensores porque me temo que de eso no usan.
Abrazotes.

yraya dijo...

Lo bueno que no ha ido a mayores, pero el susto bien que lo has llevado.
Cuidate, besitos

Neogeminis dijo...

Qué bueno que puedas contarlo como una curiosa anécdota!. Me alegra que haya sido sin graves consecuencias!
Abrazos!

Lucía.uy dijo...

....que susto! nunca estuve en uno, me gustó eso de que "la gente se ha dedicado a pasear estrenando ropa"...
te dejo un abrazo!