12.9.09

Paseo por el pueblo











Es pura cuesta y las casa están esparramadas por la montaña. El único mini triángulo horizontal se encuentra a la puerta del colegio y se puede considerar la plaza del pueblo porque además está a media altura. Durante el día, bajo el árbol, se sientan a descansar, charlar o fumar algunos de los hombres de la zona. Las mujeres del vecindario lavan y se bañan en la fuente por la que baja agua de la montaña (por días muy turbia) y que tapamos con una panocha de maíz.
Saraswati una de las profes nos invita a su casa. Nos enseña todos los arrozales de su familia (muchos, no sé si ella heredará o al casarse ya no pilla cacho). La casa tradicional de barro y madera, impresionante de bonita, pero nos sientan en la terraza y no nos la enseñan, se ve la cocina que es una chasca en el suelo y la habitación de los animales. En vez de charlar se meten en casa a preparar comida y una vez comidas nos vamos.
Primero tomamos moi, que es como un lassi indio, batido de yogur, pero rural. Sabe a humo o más bien a agarrao con grumos como si nos hubiéramos dejado el brik fuera de la nevera, un toque de fermentado tipo queso azul, agrio y con algo de azúcar, con cosas marrones flotando. Sólo para estómagos curtidos y paladares toscos. Me encantó la verdad.
Luego un yogur espesote de leche de búfala acompañado de pua, unas migas dulces de harina de maíz molida a mano, salteada con mantequilla y azúcar. Riquísimas, seguro que con ajo y pimentón se salen.
Saraswati, como el resto de chicas del pueblo, está esperando a que su familia le busque marido. Aunque viste occidental y no se corta cuando nos ponemos a bailar en clase, no se plantea otra cosa que seguir con la tradición de matrimonios arreglados. "Love is life and struggle" dice. No se entiende mucho, pero menos a sus compañeros que dicen que el amor es mentira o como una película. Dicen que se casarían por amor, vamos que les gustaría que sus padres les juntasen con la más guapa
Y volviendo a casa, los niños, que casi todos son cabreros, vaqueros, ovejeros de tarde... jugando y comiendo gajos de unos limones que aquí tienen eltamaño de naranjas. Casi todos trabajan en casa ayudando en las labores de campo, acarreo, cuidado de animales...

No hay comentarios: