12.12.12

Breve historia de Nepal.

Os dejo un interesante artículo sobre Nepal, firmado por Graciela Glas, su historia y actualidad política resumida en cinco minutos de lectura:
(Las fotos de esta entrada son mías, hechas en Nepal este verano)

Nepal es un pequeño país con una larga historia, datada hace miles de años en origen, y que perdura aún en nuestros días, una historia impresionante, llena de conflictos a los pies del Everest y otras grandes cumbres del Himalaya.
Nepal esta dividido geográficamente en tres zonas determinadas: La Montaña…Las Colinas y El Taray
La Montaña esta situada al norte de La Colina…a mas de 4000 metros de altura..es la porción  central de la cordillera del Himalaya  donde se encuentra la montaña mas alta de la tierra..el monte  Everest así como también es el hábitat del legendario y mítico  “Yeti” el hombre  de las nieves..
Las Colinas esta rodeada por la zona Montañosa al norte y El Taray al sur..con una altura de entre 1000 y 4000 metros de altura donde se halla situada Katmandú rodeada por dos cadenas montañosas
El Taray contrasta con las otras dos zonas..siendo un espacio bajo su clima es tropical subtropical fronterizo con la India…esta zona cuyo limite norte es la región de las colinas…es el limite septentrional de la cuenca del rio Ganges
Esta gobernada por siete familias nobles..la poligamia esta prohibida pero en la zona de las tribus del norte se practica la poliandria. El nepales es hablado por la mitad de la población y en cuanto a la religión el 80% practica el hinduismo..
Desde los Kirati hasta nuestros días son muchas las cosas que han pasado en este pequeño e interesante país asiático.

Antes de nuestra era, los kirati eran los moradores de estas tierras, un imperio imponente, que además de la actual Nepal, aglutinaba territorios de India y del sur de China. El budismo era la religión y la creencia predominante, si bien poco a poco el hinduismo fue asentándose en la zona, hasta desplazar a los budistas.

Ya en nuestra era, los cambios constantes en las diferentes dinastías eran la tónica habitual de esta región. En el Siglo XIII la ciudad de Katmandú, la más importante de la región, fue considerada y designada como la capital del país.

Ya en el Siglo XIX, en sus primeros años, los británicos se asientan en la zona con la Compañía Británica de las indias Orientales. En este momento se da otro conflicto más, entre británicos y nepalíes, un conflicto que tiene su fin en 1816 con la firma del tratado de Sugauli y la retirada de las tropas británicas a cambio del Sikkim y del Sur de Terai. Estas últimas tierras fueron recuperadas por Nepal a mediados del Siglo XIX.

En el ecuador del siglo XIX tiene lugar uno de los episodios más tristes de la historia de Nepal, Bahadur Rana toma el poder del país, para ello asesina a numerosos príncipes y destacados miembros de la sociedad nepalí del momento. Durante el siguiente siglo, la dictadura de los Rana se hizo con el poder del país, hasta que en 1948 Nepal se independizó del reino unido, momento en el cual se reinstaura la monarquía en Nepal, una monarquía democrática que duró pocos años hasta que el sucesor del rey, Majendra, impuso la monarquía absolutista en el país.

Esta situación de dictadura camuflada perduró hasta los años 90, cuando Nepal volvió a ser una democracia, pero años más tarde, los comunistas que habían ganado en las urnas, quisieron imponer otro tipo de dictadura. La situación explotó y se inició una guerra civil que duró hasta el año 2006.

En 2006, y hasta nuestros días, la forma de gobierno de Nepal es la República Federal Democrática, y cuentan con elecciones cada 4 años. En lo que ha turismo se refiere, Nepal nunca ha sido hasta ahora un destino turístico, salvo para los amantes de la montaña y de la escalada, que desde hace un siglo vienen hasta aquí para realizar ascensos en alguno de los ochomiles con los que cuenta este pequeño país, grande en altura, y no menos grande en historia.
El 1 de junio del 2001, el Príncipe Heredero Dipendra, encolerizado por el alcohol y los problemas familiares, se suicidó luego de asesinar a sus padres y a varios otros miembros de la familia real.
Dipendra se suicida, y mata a nueve miembros de la Familia Real
El Príncipe Heredero Dipendra Bir Bikram comenzó su baleo en el palacio luego de que su madre intentara prohibir su matrimonio con la novia de su elección.

Dipendra quería casarse con Devyani Rana, una joven de la línea familiar de entre la que la monarquía de Nepal suele escoger sus esposas.  Sin embargo, los padres de Dipendra no aceptaron su linaje en la familia real de la India. Luego de una discusión familiar, Dipendra bebió casi hasta colapsar y debió ser llevado a sus aposentos por su primo, Paras Shah.

Aproximadamente una hora más tarde, se escucharon tiros a través del Palacio Narayanhiti.

Utilizando un rifle de asalto, Dipendra disparó a su padre, el Rey Birendra, luego baleó a su tío, el Príncipe Dhirendra, al Príncipe Nirajan, la Reina Aishwarya y la Princesa Shruti, antes de volver el arma hacia sí mismo. Luego de la masacre real (dentro del protocolo como debe ser), Rana supuestamente huyó de Nepal, temiendo por su propia seguridad.

Las ambulancias rápidamente llevaron a Dipendra a un hospital militar. El Príncipe fue nombrado rey al día siguiente (como algo del orden de un premio es de suponer), pero su reino/premio duró solamente 48 horas, terminando cuando murió a causa de sus heridas el 4 de junio. La BBC informó que inicialmente, se dijo a los habitantes de Nepal que los tiros habían sido “accidentales,” ya que Dipendra, como monarca, estaba tradicional y legalmente protegido ante la ley. Pero la confusión y sospechas sobre los asesinatos causaron alborotos, y varios días de protestas siguieron en los que dos personas murieron y 19 resultaron heridas. La calma regresó solamente luego de tres noches con toque de queda.

La muerte del Rey Birendra fue multitudinariamente lamentada, ya que había sido un “monarca que había utilizado su influencia para mejorar las cosas  para la empobrecida nación del Himalaya,” informó The Associated Press. Los ciudadanos llevaron flores y se arrodillaron frente al ataud abierto del Rey Birendra, tal como muestra este video disponible en Revver.com.
Reacciones: Nuevo rey no es popular; Testigos culpan a Dipendra por los asesinatos
El hermano del fallecido Rey Birendra, Gyanendra, se convirtió en monarca luego de la muerte de Dipendra. Muchos ciudadanos de Nepal se resistieron a su reinado, y algunos incluso sospecharon que ayudó a planear el asesinato de los miembros de la familia real. “El Rey Gyanendra es un talentoso estratega que cruelmente utiliza a las personas para alcanzar sus metas. De momento, están desesperadamente deseando legitimizar su reinado,” dijo una fuente cercana al rey a The Telegraph. Mientras tanto, todos los testigos visuales culparon al fallecido Dipendra por las muertes de los miembros de la familia real.
Desarrollos posteriores: Monarca nepalés revocado; Preocupaciones sobre la libertad de prensa
La monarquía en Nepal terminó con el reinado de Gyanendra. Insurgentes Maoístas lucharon contra las fuerzas del rey, finalmente ganando el poder luego de una elección en abril del 2008. La monarquía fue abolida el 28 de mayo del 2008, y el país se convirtió en una republica. Se dio al Rey Gyanendra 15 días para evacuar el palacio, que en febrero del 2009 fue reabierto como el Museo Nacional Narayanhity.

Se produjeron diversas protestas simbólicas de EUA y la UE que retiraron a su personal diplomático, sin interrumpir, sin embargo, la actividad económica con el “brutal” régimen monárquico (por aquel entonces todavía garante de un Estado confesional hinduista). Los partidos políticos legales, desde el centro a la izquierda del espectro político, fueron adquiriendo una posición más de crítica frontal contra la monarquía y se sumaron a huelgas convocadas por la guerrilla insurgente, cada vez más poderosa. Estas movilizaciones tuvieron una amplia incidencia en las principales ciudades y en la capital del país. Hubo una guerra civil durante la cual los maoístas se financiaron mediante el robo de bancos y la extorsión de capitalistas, terratenientes y “reaccionarios” junto a la ayuda de organizaciones guerrilleras y populares solidarias con su causa, repartidas principalmente por el sureste asiático (Cruz, 2012).. Además de las clásicas estrategias de propaganda maoísta, como difusión de panfletos, cartelería, banderas, etc; es de resaltar el uso que hicieron de las nuevas tecnologías como Internet, mediante el cual pudieron captar la solidaridad financiera de agrupaciones maoístas hermanas. Incluso el Comité Central llegó a realizar un videoclip musical que fue distribuido por la Red para animar a los nepalíes a unirse a la guerrilla. Justo al mismo tiempo que Estados Unidos declaraban a los maoístas como organización terrorista internacional.

En 2006, después de una huelga de tres semanas protagonizada por los maoístas junto a los partidos legales democráticos, el rey se habia  visto obligado a restablecer el parlamentarismo, y el PM Koirala del CN junto a Prachanda, líder de la guerrilla maoísta, alcanzaron un acuerdo de paz. El rey Gyanendra, aunque no fue depuesto, dejo de ser jefe de Estado con la aprobación de una Constitución interina. El acuerdo también fue auspiciado por la ONU que se comprometió con una misión de paz a vigilar su cumplimiento. Los insurgentes se acantonaron a la espera de su incorporación al ejército y entregaron las armas que fueron depositadas en contenedores vigilados por la ONU con una misión de paz. Los principales partidos y el monarca, se comprometieron a realizar unas elecciones para formar una Asamblea Constituyente que redactara una nueva constitución.

Las elecciones del 20 de abril dieron la victoria a los ex guerrilleros, para sorpresa de propios y extraños. El PCN(m) quedó como primera fuerza del país obteniendo 229 de los 601 escaños de la Asamblea. En segundo y tercer lugar quedaron el Congreso Nepalés con 115 y 108 votos respectivamente. Si bien las diferencias no fueron tan grandes en porcentaje de votos, los resultados dejaron meridianamente claro que el pueblo nepalés apoyaba a las fuerzas de la (llamémosle) “izquierda amplia” (desde el centro-izquierda de los marxistas-leninistas a los maoístas ortodoxos). La izquierda amplia obtuvo un total de más de 6.200.000 votos. Mientras que al lado opuesto del espectro político, la derecha amplia (desde el centro-derecha del CN a la extrema derecha monárquica) no alcanzaron los tres millones, cifra que los maoístas por sí solos, superaron. De este modo, una amplia mayoría del pueblo nepalés mostraba un deseo de ruptura con lo que había sido la política nepalí hasta la fecha. Siguiendo este deseo, la Asamblea Constituyente votó por la abolición de la monarquía en mayo de ese mismo año, poniendo fin a más de 249 años de gobierno de la Dinastía Shah. El ex monarca Gyanendra se retiraría a su palacio de verano con un séquito de protección policial permanente a cargo del Estado y afirmaría su intención de “vivir como un ciudadano nepalí más”. En realidad Gyanendra quedaría como reserva en el banquillo de jugadores que tanto la India como Estados Unidos conservan en el tablero nepalí. Los motivos de la hegemonía de la izquierda en Nepal no hay que buscarlos simplemente en los factores objetivos de pobreza y desigualdad del país o su clásico papel de semicolonia de la India. Hay que analizar también la cultura nepalesa y su tradición religiosa, sus costumbres comunitarias propias de una sociedad agraria que se siente más identificada con la cosmovisión comunitaria /comunista que con la individuación ofrecida por el capitalismo y su fetichismo alienador. Todo ello permite que la prédica comunista haya calado en su población, aumentando exponencialmente su presencia desde los años noventa. Como ya fue señalado, los maoístas también han sido muy hábiles aprovechando las nuevas tecnologías para crear lazos de solidaridad y financiación, a la par que se mostraron inclusivos con las tradiciones (también religiosas) de amplios sectores de la población.

Desde la formación de la Asamblea Constituyente en 2008 hasta el presente, los partidos mayoritarios no ha conseguido redactar una nueva constitución. Durante estos cuatro años se han sucedido una seria de gobiernos frágiles que no lograron adelantar en ningún aspecto del Acuerdo de Paz, al menos hasta la llegada del actual Primer Ministro Bhattarai. Hasta ese momento se habían sucedido los gobiernos de, en primer lugar, Prachanda (líder de los maoístas desde la guerrilla hasta el presente), el cual tuvo que dimitir debido a que el Presidente conservador de la República, se negó a expulsar del Ejército a su General en Jefe pese a estar incumpliendo de modo flagrante el Acuerdo de Paz. Posteriormente vendrían dos gobiernos de corta duración encabezados por los marxistas-leninistas con apoyo parlamentario, primero, del Congreso Nepalés, y más tarde, de los maoístas. Finalmente en 2011, le tocaría el turno al maoísta Bhattarai. Este consiguió avanzar mucho la incorporación de los ex guerrilleros a las fuerzas de seguridad del Estado y la vida civil, si bien tuvo sus costes entre las bases, pues a ojos del ala izquierda maoísta, Bhattarai es un reformista que, durante su gobierno, no ha hecho sino ceder con las élites nepalíes y las fuerzas imperialistas.

Lo más interesante de este periodo fue que cuando los maoístas no estuvieron en el gobierno consiguieron una movilización permanente de las masas que les permitió derrocar gobiernos de los marxistas-leninistas y mantener una guerra de posiciones en la sociedad civil que los empoderó no sólo en la política nepalí sino entre sus bases. Mientras que en sus breves estancias encabezando gabinetes gubernamentales se produjo un alejamiento de las bases con respecto a los líderes. De hecho, una de las razones de la vuelta a los maoístas al gobierno fue que las tradicionales clases dirigentes nepalíes y el gobierno indio los consideraban menos peligrosos con responsabilidades gubernamentales, que sin ellas. Algo que en general suele ocurrir internacionalmente con la mayoría de izquierdas en el poder. Enfrentadas a un sistema socioeconómico contrario a sus bases programáticas, deben lidiar con lo posible de lo deseable, más la corrupción que es propia de  los espacios del poder. En especial en los tiempos actuales de globalización ultraliberal donde los capitales y ciertos individuos detrás de poderosas corporaciones transnacionales tienen un poder que hace aritméticamente muy sencillo doblegar voluntades políticas individuales a cambio de cifras con muchos ceros, lo que conocemos bajo el nombre de corrupción. El hombre más rico del mundo, según Forbes (hay que considerar que el mas rico NO “sale” en Forbes), es el mexicano Carlos Slim. Si la diferencia de la riqueza entre Slim y un asalariado español medio se midiera por peso, el trabajador español llegaría al gramo, como las hormigas; mientras que el magnate mexicano alcanzaría las dos toneladas y media, como un gran hipopótamo. ¿Pueden un hipopótamo y una hormiga regirse por las mismas reglas políticas? Las posibilidades de corrupción (o aplastamiento) se agravan dentro de un contexto de polarización social donde a los pueblos no se les ha dotado, después de más de un siglo de democracias representativas, de nuevas herramientas que posibiliten democracias de base permanentes y multidireccionales. Es necesario superar la pobreza cívica que significa votar cada cuatro años con leyes electorales, además, amañadas. Es un insulto para la inteligencia que los medios de producción hayan avanzado tantísimo desde el siglo XIX, y en cambio sigamos con parecida superestructura política a la que posibilitó el primer sufragio universal en Nueva Zelanda en 1893. La implementación de estas nuevas herramientas democráticas es perfectamente posible con el actual desarrollo de la informática y los medios de comunicación. Sólo falta la voluntad política para alcanzar esa democracia de nuevo tipo que haga efectiva la soberanía que teóricamente consagran las leyes, pero niegan los mercados.

Retomando la última hora de la realidad nepalí cabe señalar que a finales de mayo el Primer Ministro maoísta Bhattarai disolvió la Asamblea Constituyente al vencer un nuevo plazo límite para redactar la constitución. Ante la imposibilidad de llegar a acuerdos entre los principales partidos, Bhattarai anunció nuevas elecciones para noviembre próximo. La situación es sumamente caótica, pues mientras que la derecha acusa a Bhattarai de querer implantar una dictadura comunista; el ala izquierda de su partido dirigida por el excomandante guerrillero Kiran lo acusan de “neorevisionista”. Además, Kiran y los suyos se han escindido junto a un tercio de los diputados para formar un nuevo partido maoísta “revolucionario”. Por su parte, el Presidente de los maoístas, Prachanda, también se suma a las peticiones de dimisión de Bhattarai, amenazándolo con expulsarlo del partido si se niega. En este escenario India y China están muy nerviosas. India, realizando maniobras militares fronterizas y moviendo sus hilos con sus partidos-marionetas (como el CN), temerosa de que la relación entre su guerrilla maoísta (los naxalitas) y los maoístas nepalíes vuelvan a buen cauce vía Kirán, complicándoles sus políticas contrainsurgentes. Por su parte, el gobierno chino está muy molesto por la escisión maoísta, como le hizo saber a un destacado dirigente de los “maoístas revolucionarios” en visita a Beijing. Los “díscolos” de Kiran están poniendo en peligro la estabilidad de los negocios chinos acordados con el gobierno de Bhattarai, como es el caso de la construcción de una gran hidroeléctrica valorada en 1.600 millones de dolares.

Reflexiones, entre el comunismo y el capitalismo, sistema interestatal y bloque histórico. El NOMT (Nuevo Orden Mundial de Transición) y la Tercera Guerra Mundial

En un mundo totalmente interconectado por el mercado mundial, más que nunca antes en la historia, lograr la soberanía basándose en el concepto de Estado-nación heredado del Tratado de Westfalia parece simplemente imposible. También les parecía de este modo a Marx y a Engels cuando afirmaban en el Manifiesto Comunista que el mercado mundial rompía todas las barreras nacionales y que la revolución debería triunfar, para sobrevivir, en varios de los países más desarrollados. Posteriormente este internacionalismo fue también una premisa clave de la III Internacional hasta que se impuso la ideología estalinista de la revolución en un solo país.. No olvidemos que la URSS  JAMAS dejo el regimen  capitalista , con o sin privatizacion la diferencia es… salvo la aparente aparición de la Mafia que tanto asusta y permite olvidar que agazapada..mas o menos visible…siempre existió… Es que hay algún “lugar” que carezca de una  mafia (acorde con cada delito, obvio) siendo que el sistema es mafioso… se basa en la mafia para cometer lo que en un orden lógico serian llamados “ilícitos”??? Lo que si parece mas posible es aceptar la  imposibilidad de la soberanía “nacional” lo cual tambien es reconocido actualmente por el Primer Ministro nepalí Bhattarai, contra parte del maoísmo predominante en su partido, cuando reconoce la imposibilidad de mantener una revolución comunista en un sólo país. Quiza..solo quizas mas difícil aceptar muchas otras cosas rodeado de los dos gigantes  aspirantes a potencias hegemónicas en el Nuevo Orden mundial. Esta determinación es la que Bhattarai denomina como “el sándwich nepalí”.

Actualmente nos encontramos con lo que venimos llamando el Nuevo Orden Multipolar Transitorio (NOMT) que se resolverá cuando la nueva potencia hegemónica quede reconocida de facto por la mayoría del sistema interestatal y/o supraregional. Aunque todavía es muy prematuro para prever un escenario de futuro con claridad, las mejores posicionadas para conseguir reemplazar lo que fue Estados Unidos son indudablemente China y en segundo lugar India, con más de 1.200 millones de habitantes y un crecimiento demográfico que pronto la convertirá en el país más poblado del mundo. Pero tanto China como India tienen crecientes problemas internos relacionados con el auge de la ideología maoísta, lo que puede dificultarles su camino hacia la hegemonía. India, como reconoció su Primer Ministro Manmohan Singh, tiene en los naxalitas (guerrilleros maoístas indios) el principal peligro para su fortaleza estatal. Por su parte China, debido a las crecientes protestas y revueltas de sus trabajadores, está viendo un auge de un sector maoísta del Partido Comunista, que poco a poco fortalece sus anteriores posiciones minoritarias frente a los clásicos reformistas del “socialismo de mercado” de tercera y cuarta generación, inspirados en Deng Xiaoping. Si bien es cierto que a veces este reconocimiento no es pacífico, ni mucho menos automático. Se producen retrasos y tiene mucho que ver con el nivel de lucha de clases mantenido por la clase obrera china. Como lo demuestran los asesinatos de varios líderes maoístas regionales (como dirigentes medios y alcaldes) muy queridos por su población debido a su lucha contra la mafia y en favor de políticas progresivas de redistribución entre las rentas del trabajo y las del capital. Una salida de la élite gobernante china, para evitar la lucha de clases en el interior de su país, seria desplazarla geográficamente intensificando sus políticas imperialistas en otros países, explotando a los trabajadores extranjeros. O sea, lo que han venido haciendo EUA y Europa desde el final de la II Guerra Mundial, pero al revés.

¿Qué posibilidades tiene Nepal de alcanzar la soberanía en este escenario? Ninguna. Pero es que si analizamos sintéticamente, la estructura interna internacional, veremos que las cosas se complican todavía más. El país donde nació Buda se halla inserto en un nodo explosivo de la actual red de interdependencias del sistema-mundo capitalista. Como afirma Chase-Dunn sólo un sistema-mundo socialista y democrático podría entregar a los pueblos la soberanía que nunca han disfrutado plenamente y que en nuestros días es negada por el capital financiero y las políticas imperialistas. Desde que comenzó la crisis mundial a mediados de 2007 estamos cansados de ver cómo los gobiernos se han dedicado a salvar a los principales bancos, inyectando dinero que procede de lo negado con los recortes a las clases populares. Políticas de abaratamiento de la fuerza de trabajo dictadas por los gobiernos burgueses que están sometiendo a poblaciones enteras desde Canadá a Grecia, pasando por España y Portugal. La escisión, convertida en antagonismo de larga duración, existente entre la soberanía proclamada en las constituciones y la enterrada por los mercados, entre humanismo e irracionalidad, racionalidad y crisis de sobreproducción, democracia y plutocracia, proyecto socialista y capitalismo, continua ampliándose hasta nuestros días trazando una brecha que puede desembocar en la posibilidad de vivir una bifurcación histórica en el sistema, tal como señalan Wallerstein o Minqi Li. Ello significaría la posibilidad de poder elegir. De nosotros dependerá qué futuro sistema reemplazará al actual: si uno todavía más desigual donde la hegemonía se consiga intensificando las políticas de coerción (en especial en Europa), o por el contrario, otro más democrático e igualitario. Según la correlación de fuerzas internacionales que exista en el momento clave de la bifurcación del bloque histórico, entre las clases populares con conciencia y las masas pasivas manipuladas por las élites capitalistas, la balanza se decantará hacia un lado u otro. Dentro de la opción negativa hay que destacar la posibilidad que se produzcan nuevas guerras regionales pudieran desembocar en una guerra mundial de nuevo tipo, pues la “destrucción creativa” siempre ha sido una buena salida para que los gobiernos burgueses desplacen temporal y geográficamente las contradicciones inherentes del sistema. Todo ello acontecerá, claro está, si las fuerzas populares vuelven a perder la batalla por la hegemonía en el momento clave, como ocurrió al estallar la I y la II Guerra Mundial. Nepal podría ser escenario bélico de este conflicto internacional, en especial si India y China se enfrentaran en diferentes bandos, lo que ocurriría con bastante probabilidad. En ese caso, las fuerzas maoístas nepalíes e indias se posicionarían con China (y muy posiblemente junto a Rusia) frente a la alianza indio-estadounidense, especialmente si no vieran posibilidades objetivas para la revolución socialista mundial. China y Rusia vienen dando pasos los últimos meses en relación a esta alianza contra EUA y sus aliados y los gestos de estrategia militar preconflicto se precipitan, junto a las declaraciones de altos dirigentes políticos y del ejército chino ante la creciente situación de conflicto en Oriente Medio. Ya se han producido las declaraciones y publicaciones oficiales chinas donde el gigante asiático se prepara para una eventual guerra.

La historia de Nepal de los últimos veinte años, para bien y para mal, puede ser ilustrativa de los convulsos tiempos que nos esperan bajo esta nueva crisis de la economía-mundo capitalista. Quizás tengamos que aprender mucho de los errores y los aciertos nepalíes. Del mismo modo que muchos aprendieron de un país empobrecido e insignificante como España, en el sistema-mundo de los años treinta del siglo pasado, cuando durante su Guerra Civil se convirtió en terreno de pruebas de las potencias que se enfrentaron más tarde en la II Guerra Mundial. Ojalá Nepal, junto con Siria o Irán, no se conviertan esta vez en unas de las cobayas de la III Guerra Mundial. Por ello debemos estar muy atentos al acontecer asiático, donde en razón a una acumulación acelerada de capitales, se está jugando el futuro de la humanidad. Los tiempos de hegemonía euro-estadounidense son historia del pasado, ahora deberemos decidir con nuestro trabajo y compromiso diario, si la historia del futuro estará marcada por el socialismo mundial, o por la barbarie.

Y aunque no tenga que ver con Nepal, lo mismo ocurre por poner un  ejemplo con el “caso-de-Islandia” en un sentido ..La fascinación que produjo en el mundo progre…el temor por el cual casi se prohibió que se difundiera… muestra un caos mental que impide pensar por ej: Si Islandia pudo con SUS banqueros…¿que es lo que entrego a cambio?...Nadie da nada por nada y solo con saber su situación geográfica así como para lo  que ha sido utilizada..no es difícil pensar que pudo ser desde un “permiso” para continuar “ofreciéndose” lugar de pruebas…nucleares o del tipo que sea buscado……algo relacionado a bases militares…las posibilidades son muchísimas…. Por otro lado…como ejemplo de este tipo de situaciones por las que atravesamos y lo haremos aun mucho mas… en que momento nos enteramos la grave situación sanitaria respecto a Ucrania??, su posible origen quedo en una nebulosa pero los muertos y afectados por supuestas lesiones en el aparato respiratorio no son un rumor..y se conoce???

No hay comentarios: