22.10.12

Kathmandú, más mujeres.

Seguimos rebuscando en las carpetas de fotos de las vacaciones porque nos quedan muchas muy buenas que se merecen salir a la luz. En Kathmandú nos fijamos en las mujeres en su lucha diaria en un mundo que las discrimina. Mirad
Comprando mangos, a principio de agosto estaban a 80 céntimos, a finales a 1,50€.

La basura forma parte del paisaje urbano, de la vida en la ciudades. Las niñas juegan a su alrededor.

Cada fiesta tiene su dulce especial. Mujeres comiendo buñuelos de viento (sin relleno) y un té dulzón.

La amiga del peluquero, sonriendo a unos guiris que se interesan por su negocio.

Pinchitos de pollo. La carne es un plato favorito en Nepal. Pero vale igual que en España, es un lujo.

Esta mujer viene de fregar en el pozo del barrio. La ropa se tiende en la plaza.

Vendedora de pollos y gallinas.

Esperando clientes en un puesto callejero. Todo el mundo tiene móbil, en el mundo rural también.

Las flores no se regalan a los enamorados, se llevan al templo para las deidades.

El pueblo tibetano exiliado en Nepal cada vez siente más cerca del cogote al gobierno chino.

La visita al templo relaja, ves a las amigas y es una excusa para ponerse sus mejores ropas y joyas.

Cabos de algodón se prenden con mantequilla de yak sobre lamparitas de barro.

El incienso es obligatorio para alejar los malos olores de la ciudad.

Es triste refugiarse en seres imaginarios, pero es que hay gente que no tiene otra.

Arriba, en el templo, se puede conversar sin testigos.

Tricotando a toda hora sin perder el buen humor.

Esta mujer nos pidió que le hiciéramos una retrato.

La mayoría de la población de Kathmandú son emigrantes que vienen buscando trabajo remunerado.






En esta tetería desayunaba cuando (yo) vivía en una pensión en Kathmandú.

Esperando el bus ¿ Dónde están mis compañeras ?
.

2 comentarios:

Neogéminis dijo...

Imágenes más que elocuentes de la realidad de una gran urbe donde los conceptos de convivencia y limpieza son otros, tan diferentes a los que nosotros manejamos. Dos cosas me h llamado más la atención: eso de correr la basura hacia el lado del camino en lugar de juntarla y la costumbre de colgar la ropa en la misma plaza luego de lavarla!

Gracias por acercarnos estas postales tan curiosas.
Un abrazo

Anónimo dijo...

qué chula la entrada !

ru