17.8.12

Retro Kathmandú

Kathmandú 2012, el mundo ha cambiado, l@s jóvenes tienen pocas oportunidades, sueñan con emigrar
Sinceramente, me habría encantado vivir en Kathmandú hace 40 años, en el Kathmandú que nos describe Peter J. Khartak en el siguiente artículo publicado en Republica del 03 de agosto 2012, que os traduzco literalmente. No estoy de acuerdo con el autor ni con sus opiniones que añora la dominación colonial de los británicos, la dictadura de la monarquía... Se nota que aunque vivió la época no participó del fenómeno y lo único que aporta es el conocimiento de las zonas donde se desarrolló. El artículo es una especie de revancha de un tipo que ya era viejo de joven. Ji ji, encima le echa la culpa de los males del país a los hippies que estuvieron aquí hace 40 años:

Kathmandú Cantos

Miedo y asco en Radio Nepal, 1966,-76


Hippies moviéndose y danzando el vientre en Hanuman Dhoka.



Durante mis 10 años en Radio Nepal (1966-76), que era el punto neurálgico del país en telecomunicacines, reflejaba Kathmandú como espejo de lo que era Nepal en esa década. En esos años se intentó desarrollar la radio pero nunca pasó de la prifase ni se desarrolló fuera de la capital. La emisora siempre estuvo en pañales y sostenida com alfileres como los edificios de la plaza Hanuman Dhoka - de la época Rana-  y el complejo de edificios de la época Malla con sus ladrillos y tejas que bailan, sus esculturas eróticas de madera podrida y sus bronces mohosos.

Al lado de Hanuman Dhoka se abrió el Basantpur Chowk. Al lado sur estaba la Eden hshish House, uno de tantos monumentos de Kathmandú al hipismo, una meca para los fumadores de hierba canábica.Pegado estaba la estrecha callejuela Jhhochhen Galli que llevaba a Jaisi Dewal. Se rebautizó Freak Street (la calle de los excéntricos) donde se concentraban hippis colocados de  hachish y comían merengue con marijuana (NDT: supongo que sería yogur batido), y platos de tofu salteado o estofado. El humo de sus cigarrillos se podía oler en todo el área de New Road GAte hacía el oeste, llenando las calles de Chika Muga, Pode Tole y por el otro lado Maru Ganesh y las cabinas y pensiones de la ribera del río Bishnumati. Americanos, canadienses, british y otros europeos -no había negros ni latinos, y muy pocos japos- vestidos como para un circo o carnaval se extendían desde Dhoka Tole a Chetra Pati y por el otro lado cruzando el Bishnumati hasta la estupa de Swayambunath pasando por Bijeswori. Los hipsters le pusieron a la estupa el nombre de "monkey temple" (Ndt: templo de los monos, todavía se usa). También invadieron y ocuparon Boudha y Kapan para hacer sus meditaciones transcendentales con la tripa vacía y sus cabezas llenas del humo del hashish, banga, dhatura y charas antes que Timothy Leary y el LSD químico entrasen en Kathmandú con su sermón "Turn on, tune in, drop out" (colócate, ponte en la onda, deja la norma).

Para mí (P. Khartak), fue un shock ver  estos blancos occidentales, la crema de su sociedad, vagando sin rumbo o tirados languidamente por la ciudad. Habiendo visto aunque de pasada, los últimos días del Raj en mi infancia vivida en Darjeeling, tenía en alta estima de los ingleses, galeses, escoceses e irlandeses qu se quedaron en las plantaciones de té, los jesuitas norteamericanos y canadienses que dirigieron colegios durante décadas, nuevos misioneros, trabajadores sociales y otros peofesionales de América, CCanadá, Australia y Nueva Zelanda, todos blancos intentando plantar iglesias que llenaron el vacío que dejaron los ingleses al irse. Era gente digna con ética de trabajo laborioso.

Estas fueron las impresiones que destrozaron los hippis. Unos usaban drogas - como hicieron George Bush hijo, Dick Cheney, Bill Clinton y Donald Rumsfeld en los cuando fueron jóvenes en los '60y '70- , otros realmente odiaban el capitalismo y lo que estaba pasando en Vietnam; pero lo que no entendía era su escapismo y evasión mientras esperaban el cheque de sus padres cerdos capitalistas que recibían en la embajada o consulado.

Nepal intentaba desarrollarse bajo el mandato del rey Mahendra, pero los hippis devolvieron a Nepal a la edad de piedra. Pero la bienvenida y la tolerancia a los hippis, que duró hasta el '75, fue un gran fallo para Nepal hasta que se decidió no extender los visados a quien le habían caducado. Fue cuando se vio que era inevitable la coronación delrey Virendra, cuando los Astburys y los Haight se fueron al sur a las playas de Goa para desaparecer en el mar de Arabia y reaparecer años después como yuppis y yippis.

Se dice que los Flower Children trajeron el turismo a Nepal, pero no uno con clase sino uno de masas, de líos. Que el "Haz el amor y no la guerra" de estos pacifistas contraculturales trajo turismo en cantidad pero no de calidad, como son los escaladores, observadores de pájaros, turistas culturales y de sitios históricos, aventureros de rafting, trekking... Esto a los hippis no les interesaba. No tenían un duro, ni trabajo, ni objetivos, ni responsabilidades, ni comida, ni casi ropas, sucios y sin afeitar, melenudos, siempre bajo la influencia de drogas y húmedos por la práctica del sexo sin protección.

Lo que los hippis trajeron a Kathmandú fue el turismo de la suciedad y las drogas. En su primera década de desarrollo moderno para Nepal los nepalís aprendieron de este movimiento de Paz y Amor la indisciplina, apatía, indiferencia, negligencia maligna para llegar a no conseguir nada en ningún ámbito. Los hippis llegaron a Kathmandú , se drogaron y se marcharon. No trajerns arte, música ni literatura, no podían cantar, escribir ni pintar. Se dejaban llevar y escuchaban, Purple Haze de Jimmi Hendrix, Ticket to Ride de los Beatles, Mr. Tambourine Man de Bob Dylan, Somebody to Love de Grace Slick y los Jefferson Airplane, Me and Bobby McGee de Janis Joplin, Colours de Donovan, Suzanne de Leonard Cohen o In the Early Morning Rain de Gordon Lightfoot.

Entre estos Day Trippers y Overland Travellers estaban Cat Stevens y Bob Seeger que crearon himnos icónicos superventas en Kathmandú -pero sólo cuando dejaron el amnésico valle del nirvana y volvieron a casa. También estuvieron Michael Hollingshead y Charles A Reich que escribieron respectivamente "The man who turned on the world" y "The greening of America" y James Michener, otro escritor muy vendido por entonces, mencionó a Kathmandú en su "The drifters". Pero no todo fueron libros, en la contracultura lo más popular era el rock, el cannabis y los pantalones vaqueros. También enfatizaban la libertad personal, la igualdad, el uso recreativo de las drogas... pero sin trabajr por ello, todas ellas actitudes negativas para el nuevo Nepal que se levantaba.

Hubo otro tipo de hippy en las cavernas cannabicas de Kathmandú. Una joven británica, Anita Roddick estudió los uso y costumbres endémicos en Nepal y se encontró con  hierbas y plantas medicinales únicas. Tanta información y conocimiento le llevaron a fundar un emporio internacional de productos cosméticos. Su primer Body Shop se abrió en Brighton y el resto se conoce: conservación responsable, prácticas éticas y defensa de los animales al producir productos de belleza libres de químicos nocivos.

En 1975 se acercaba el gran día de la coronación del rey Birendra y el gobierno decidió que ya estaba bien, que los hippies se habían quedado demasiado tiempo. Se dejó de renovar sus visados automáticamente y la horda fue desapareciendo del Nepal.  Por entonces Jefferson Airplane eran Jeferson Starship y los Mamas and the Papas era unos millonarios. Sólo los Grateful Dead siguieron con su vida en comuna fuera del capitalismo y duraron más que el movimiento en sí.

Pero no se puede decir que muchos nepalís se engancharan a las drogas por entonces. Esto sucedió después en los '80 y sobre todo en los '90. Y tampoco se tomaron libertades sexuales. Es sorprendente, darse cuenta hoy, que en aquel Kathmandú primitivo no hubiera una epidemia de enfermedades mentales o físicas ya que por entonces no había centros de rehabilitación (de las drogas) o de información, ni clínicas especializadas en enfermedades de transmisión sexual, ni abortivas...
Kathmandú 2012, secando telas, tiñendo sueños (fotos by mammarazzi)

No hay comentarios: