29.7.12

El valle de Kathmandú, a priori.

En breve os escribiremos desde Nepal. La semana que viene emprendemos un viaje de unas 24 horas con escalas en el Golfo Pérsico y Delhi. Este año, no sé porqué, ha habido mejores ofertas en los vuelos.

En Kathmandú tenemos la suerte de contar con la casa de la ong con la que colaboré, en el barrio de Swayambu, cerca del conocido "Monkey Temple", desde donde os escribía en 2010. Esta vez estaremos sólo 16 días y, como es la época de lluvias, hemos decidido no viajar por el país. Exploraremos los pueblos y campos del valle de Kathmandú y visitaremos algunas de las ong's que por allí operan.

Estos son nuestros destinos con la aburrida info de las guíasa priori, esperemos que se cumplan las espectativas y reflejar la vida y milagros de los sitios, sus personajes, en este blog el mes que viene:

Kirtipur

Es un pueblo a 8 km al suroeste del centro de Kathmandú, 9000 habitantes, tejedore/as y agricultora/es, esperamos conocer y hablar con ellos y ellas. Ver y escuchar los telares y su ritmo traqueteando. Se puede ir y volver en el día, en bici (1 hora) o en el bus n. 21. Hay que subir un poco hasta la zona del casco histórico, algunos edificios se remontan al reinado de la dinastía Malla en el siglo XI-XII. La info y las fotos son de este completo blog del pueblo, en inglés. Según la guía no hay hospedaje en el pueblo.


Bhaktapur

Volveremos a Bhaktapur para pasear por sus calles de cuento medieval intentando escapar del resto de turistas (que remedio). Iremos a encontrarnos con Susanna, una amiga que va a hacer un voluntariado de mes y medio en el colegio Saraswati que financia la ong valenciana, Namasté. Allí ayudará a los profes nepalís en técnicas de enseñanza del inglés.Otros ayudan a pintar o reparar el edificio. Parece que hay lista de espera para hacer voluntariado con esta ong y depende de tu curriculum que debas esperar más o menos.

Ahora mismo encuentro el blog de Erik, que está también haciendo voluntariado en el Saraswati School de Bhaktapur y nos cuenta, entre otras cosas, el típico timo de los niños que te piden que les compres un diccionario para el colegio. Si picas, devolverán el diccionario y se repartirán la pasta con el librero. Yo me acuerdo la primera vez que fui, en 2004, los niños eran tan majos e inocentes y eratal el buen rollo y misticismo que nos invadía, que decidimos comprarles el libro aunque al final no sé si llegamos a hacerlo, no me acuerdo.

(Foto de google images, tomada en Bhaktapur hace 5 días)
Bhaktapur está a una hora en bus desde el parque Ratna, vale una pasta entrar al pueblo pero es un despiporre de monumentos, pareces estar en un cuento de las 1001 noches, si no fuera  claro, por los turist. También hay talleres de artesanía como papel hecho a mano u otros donde puedes ver como se pintan las mandalas, pinturas budistas que representan los mitos, leyendas y dioses de su cultura. Es bueno separarse del centro si quieres palpar la vida y las costumbres locales, la gente sigue viviendo en la calle como hace cientos de años, sólo el centro está cambiado por los intereses económicos de unos pocos. Un poco antes está el pueblo de Thimi con sus marionetas y plaza de alfareros.




Chobar
(Chobhar, la garganta y el Bagmati)

Es una pequeña aldea a la que se puede ir andando desde Kathmnandú, o coger un bus destino Pharping o Dakshinkali que te deja a 10 minutos. También está a una hora de paseando desde Kirtipur. Su mayor atractivo es una garganta en el río Bagmati, aunque ha sido arrasada para ser usada para extraer arena para construir edificios en la capital. Hay alojamiento en una antigua casa tradicional newari, en la página web piden unos 18 euros por una habitación doble.

Dhulikel

Está a 2 horas en bus, haciendo transbordo en Banepa. Es famoso porque tiene vistas a los himalayas, por lo que hay alojamientos de todo tipo. Pero en esta época nublada está vacío, en cambio sus gentes siguen haciendo su vida entre  calles de arquitectura tradicional newari. Hay quien va a tirarse, colgado de una cuerda, de un puente de 160 metros de altura. El más alto del mundo, dicen. Cobran 30 dólares por saltar, y te graban en vídeo (que cuesta 20 pavos extra por grupo).

Panauti

También está a dos horas en bus desde el parque Ratna de Kathmandú. Se puede ir y volver, pero lo mejor es convivir con sus gentes al anochecer y amanecer. Desde aquí se pueden visitar muchas aldeas tradicionales del valle, como Shrikandapur, Balthali... Hay un par de alojammientos, una es un hotel caro -25 pavos la doble, aunque en temporada baja hay que regatear. La otra, el Ananda Café, parece más auténtica:

Bungamati o Bangmati

Se llega en bus, 40 minutos, desde la estación de Lagankhel, en Patán. O una hora desde la estación Chautara de Kathmandú. Clásica ciudad medieval con su templo tipo shikara presidiendo la plaza. Poco tráfico, tranquilidad en sus calles donde se pueden ver a los artesanos de la madera, haciendo sus tallas. Ashok, un chico del pueblo nos cuenta las costumbres y fiestas en su blog, en inglés.




Para Ashok los principales problemas del pueblo son cuatro:
-La diferencia de mentalidad entre las generaciones, la gente joven no quiere seguir con la forma tradicional de vida. Los mayores intentan imponerla, porque desconfían de lo nuevo.
-Agua potable. Aunque hay un río cerca del pueblo, los aldeanos no se han puesto de acuerdo paracanalizarla y compartirla entre tod@s.
-Irrigación. Hace falta mejorar los canales de agua para que todo el mundo pueda cultivar más y mejor.
-Falta de oportunidades de trabajo. El pueblo es incapaz de generarlas, se necesitaría un programa del gobierno para dar nueva formación y oportunidades en estas aldeas tan atrasadas.








Según Ashok hay muy poco trabajo, el de supervivencia en el campo, con cosechas de arroz y huerta. Y el de tallas de madera que se venden en lugares más turísticos y que están muy mal pagadas. Del precio que paga el turista la mayoría va para intermediarios y comerciantes.









En el pueblo hay una ong que ayuda a sufragar los gastos de la escuela. Así es como quedó el año pasado debido a un corrimiento de tierras en la época de lluvias:
Como en Kathmandú o Bhaktapur, en este pueblo existe la aberrante costumbre de la diosa viviente, o kumari, encierran a una niña en un templo tratándola como una "diosa" hasta que le viene su primera menstruación.






(Calle de Bungamati, foto Jerome Lorieau)
No parece que haya lugar para quedarse en el pueblo, así que habrá que ir y volver en el día.
(Bangmati, baño público, mahila=ellas, purush=ellos)
Khokana (Jitapur)

(Producción local  de aceite de mostaza)
Cerca de Bungamati, caminando un ratico, está la aldea de Khokana que parece ser todavía más tradicional. Un montón de profesiones artesanas que se han acabado por el mundo aquí siguen existiendo y además trabajan en la calle por lo que podemos existir en directo a una especie de tunel del tiempo. Los molinos de semilla de mostaza funcionaban hasta hace 60 años, produciendo su conocido aceite. Ahora quedan muy pocos para uso local. Hay un par de blogs donde podéis ver fotos del pueblo y conocer su cultura (en inglés).
(Fiesta de Shikali Yatra, Khokana)
A medio camino está el templo de Karya Binayak donde los sábados hay barbacoa y música (bhoj ani bhajan) en honor al dios Ganesh.
(foto de Andrea)

1 comentario:

ru dijo...

esto promete ...