15.12.09

Volver a casa por navidat

Los 47 dencima del bus... (contados)
(El Madanpur express, esperando a llenarse, si no,no sale pa Kathmandú)
El otro dia me tocó volver a Kathmandú. Gracias a eso puedo subir fotos y contar cosillas, porque en el pueblo estamos fatal de cables y la cobertura es una cosa entre bufalillos.

Pues ná, tiro parriba y a la media hora me pregunta un paisano que si voy a Kathmandú. Si yes hunuhuncha. Pues hay un bus esperando. Great. Total que una vez dentro tot'hom quiere saber quien soy.

Un chaval me dice que ya que somos amigos se va a presentar en mi casa españistana para labrarse un futuro. Pero ¿tienes visa? No, pero voy a pagar 700,000 rupias (7.000 €) a una agencia que me cuela en Malta y de ahi a Italia y de ahí ya me busco yo la vida por Europa...

Total que tras media hora de espera (alguien había convencido al conductor de que ya era horade salir) encendemos motores.

Yo sabía lo qué iba a pasar y de hecho, por hacerme la chula pues pasó a los 10 metros de salir. Plof las ruedas patinan y no podemos seguir. Bajamos unas cuantas buscamos piedras y las ponemos detrás de las ruedas traseras. Arranca tira un metro palante y 10 patrás con peligro de la integridad física de los ponepedreros, claramente. Y así metro a metro nos tiramos una hora. de repente arranca y se pira y nos deja atrás. Salgo corriendo y cuando por fin me lo encuentro, el madanpur express está varado en la arena, casi echo el higadillo. Luego esperamos media hora a que lleguen todos, algunos cargando piedras que depositan tras cada rueda. Arrancamos y cronx, nos comemos la piedra de la rueda delantera.

Encendido debate entre los pasajeros, un novio incluido que no parece tener prisa por llegar a su propia boda (la verdad es que debería pasar primero por la tintorería)...

De debajo del bus sale el chalak (conductor) con una sístole metálica en la mano y en la otra la diástole. Así que decido bajarme (me siento un desertor, para un bus que se atreve a bajar al pueblo, si luego nadie se monta no volver'a a bajar). Y subo subo una hora tortugueando esperando que no llegue el bus conejeando. Llego a la carretera el segundo de los del bus, una hora de espera y los compis siguen subiendo. Se cansan desperar y se vuelven, bajan a casa. Cunde el desánimo. Mañana intentarán volver a Kathmandú.
(Nepaliscos abarrotando el techo del bus)
Pero llega el coche escoba -el último bus del día, hasta el tejado va lleno- y pongo el culo en el único centímetro cuadrado que queda libre y palante. Tras 5,5 horas llego al hotel. Eran 40 km de carretera y 10 de camino...
(Desde el bus se atisban siete miles)

2 comentarios:

gpr dijo...

Y al final que pasa con el novio, ¿se casa o lo deja para otro día?

Cristina dijo...

Vaya aventurilla. Por suerte llegaste a tu destino, un poco tarde, pero llegaste.