16.6.14

India:las violaciones no paran. ¡Qué pesadilla!

Por más que nos resistimos a dar noticias negativas, asquerosas y que ponen los pelos de punta, llega un momento que es tal su acumulación que hay que volver a hablar de lo mismo. Había intentado pasar por alto las tétricas fotos que aparecieron a finales de mayo. Las sombras que aparecen en la foto son los cuerpos de 2 niñas violadas y colgadas. Sus trajes verde y fucsia están llenos de lentejuelas que reflejan los rayos solares. Hay muchas más fotos en la red pero no me atrevo a subirlas, de estas "extrañas frutas" que denunciara Billie Holiday en su canción. En su pueblo, Katra Sadatganj (Uttar Pradesh) los aldeanos se reunieron alrededor del árbol de mangos y no dejaron que la policía descolgara los cuerpos, para que se supiera lo que había pasado. La familia ha denunciado a tres hermanos que eran excusados por la policía hasta que el caso se hizo mediático.

Casi 2 millones de personas han firmado una campaña on-line por la implantación de un plan urgente de protección de las mujeres, llamado Womanifesto. Esta claro que campañas como esta no sirven para nada, aunque está bien que difundan su mensaje, conciencian y duelen a l@s que ya estamos abochornad@s, abrumad@s ante tanta mierda, pero no puede reeducar a miles de indios que desarrollan patologías peligrosas, en un contexto social donde el sexo es tabú fuera del matrimonio concertado.

Lejos de bloquear al personal, estas fotos han servido para dar ideas: pocos días después violaron y colgaron a una chica adolescente en el pueblo de Rajupur Milak distrito de Moradabad, estado de Uttar Pradesh...
y una mujer de 44 en Bahraich (U P) apareció colgada de un guayabo, semidesnuda y violada...
 y 3 policías violaron a una mujer que había entrado a preguntar por su marido detenido en una comisaría de Uttar Pradesh...
y hoy mismo han quemado viva a una muchacha de 15 años que limpiaba alcantarillas en Sayla (Gujarat).

En este polémico vídeo (del movimiento Yes/No/Maybe) se muestra como la gente pasa de largo ante los gritos de una mujer que está siendo violada en Nueva Delhi, es una simulación, pero la realidad no es muy diferente:

Amnistía Internacional ha presentado una campaña en la que "exige a las autoridades de la India que adopte las medidas necesarias para acabar con la violencia sexual que sufren millones de mujeres y niñas en el país."
Se puede firmar on-line si crees que estas campañas sirven, firma aquí
Las claves que AI detecta son:


  • Las mujeres -y especialmente aquellas pertenecientes a castas inferiores-, sufren múltiples grados de discriminación y violencia. En muchas ocasiones se utiliza la violencia sexual contra las mujeres y las niñas de castas inferiores comoinstrumento político para la consolidación en el poder de miembros de castas dominantes.
  • Los delitos de violencia sexual no suelen registrarse ni investigarse debidamente, los índices de condena son bajos y hay un gran número de casos pendientes.
  • La falta de dotaciones sanitarias adecuadas en India supone una amenaza para la seguridad de millones de mujeres y niñas que tienen que salir de sus casas para hacer sus necesidades, lo que las hace vulnerables.

  • Los violadores, torturadores y asesinos de la fisioterapeuta de 23 años del bus de Nueva Delhi de diciembre de 2012 siguen apelando la sentencia de muerte que pende sobre ellos. Pero fue rechazada en marzo 2014, ya sólo les queda el Tribunal Supremo o un indulto del Presidente, cosa improbable. Su muerte no servirá de nada, la sociedad seguirá enferma. O eso creo yo, os dejo con alguien que sabe mucho más, esta es la visión de Anna Ferrer publicada hoy en El Mundo:


    "Lviolencia en la India tiene un nombre: mujer, 
    y un apellido predominante: dálit (intocable). 
    Ellas son víctimas del terrorismo sexual que tiene al país atemorizado y horrorizada a la comunidad internacional. El último registro oficial señala que sólo entre diciembre de 2012 y agosto del 2013, se perpetraron más de 100 crímenes brutales contra mujeres dálits.

    A estos datos se suma el caso de las dos adolescentes, de 14 y 15 años de edad, encontradas recientemente en Katra, un pueblo de Uttar Pradesh, colgadas de un árbol después de haber sido violadas. El horror volvió a sorprender unos días más tarde; una joven de 22 años fue obligada a beber ácido y después fue estrangulada en Aithpura, una localidad situada también en el estado norteño de la India. Cuando seguimos intentando reponernos de la barbarie la actualidad se hace eco de otro suceso similar: una mujer de 42 años con discapacidad psíquica es violada y quemada en Tripura, al noreste de la India. Todo esto en menos de siete días.

    Manifestaciones contra las agresiones

    El pasado 2 de junio se manifestaban en Uttar Pradesh grupos de mujeres cansadas de soportar las agresiones y ensañamientos. Armadas con palos de madera, se enfrentaban a una policía que respondía con cañones de agua, una alegoría de lo lejos que se está de resolver la situación. Exigen firmeza política para terminar con la anarquía de los perpetradores y desenmascarar a sus cómplices,algunos de ellos miembros de la propia policía, según confirmaIndira Jaising, abogada de alto nivel en el Tribunal Supremo de la India.

    Las mujeres indias se movilizan ante una sociedad que no supera el cáncer del machismo, que no responde a las medicinas prescritas por un Gobierno que ha ido endureciendo las leyes relacionadas con la violencia sexual y la agresión hacia las castas y tribus. Las condenas pueden llegar a la pena de muerte, pero es evidente que este tratamiento de choque no llega a la raíz de la patología.

    Las mujeres dálit se enfrentan a una doble discriminación: por casta y género. Estas dos condiciones les impiden disfrutar de justicia, seguridad y autonomía corporal en igualdad de condiciones. El abuso sexual y otras formas de violencia contra las mujeres son utilizadas por los terratenientes para infligir "lecciones" políticas y aplastar la disidencia dentro de la comunidad .

    Los delitos contra las mujeres a menudo no están debidamente registrados o investigados, lo que se suma a condenas bajas o inexistentes y a procesos penales que se eternizan hasta el olvido. La actuación de la policía muchas veces va en connivencia con los autores de los delitos. Son muchos los crímenes contra ellas que no se registran ni investigan .

    La Fundación Vicente Ferrer trabaja para combatir este problema estructural. Desde el 2010 está desarrolando un Plan integral de Lucha Contra la Violencia de Género en el estado de Andhra Pradesh como instrumento de denuncia y prevención, así como para organizar junto a la policía un dispositivo legal de respuesta rápida.

    Asimismo, la Fundación está empezando a gestionar el Programa de Lucha Contra el Tráfico Ilegal de Mujeres en la región de Kadiri, donde se registran elevados índices de migración, prostitución y VIH. Este programa dirigido sobre todo a mujeres dálit con un elevado riesgo de exclusión social (viudas, adolescentes o afectadas por la violencia machista) trata de evitar que caigan en redes de prostitución, ofreciéndoles una alternativa a través de formación y empleo.

    En ambos programas, hasta la fecha, han sido atendidas casi 8.000 mujeres, que han experimentado un cambio radical.

    Medidas para ayudar a las mujeres

    India está obligada por el Derecho Internacional a tomar medidas apropiadas y eficaces para prevenir y sancionar todas las formas de violencia sexual y de género. El Gobierno anterior prometió un Fondo para la Defensa de la Mujer al que destinaría 10 millones de rupias, pero las organizaciones feministas de India consideraron irrisoria esta cantidad y estimaban que se necesitaban, al menos, 11.500 millones de rupias para combatirla. Ninguna de estas promesas se cumplió.

    Además, estas organizaciones exigen al Gobierno leyes estatales, que refuercen las normativas locales para favorecer la rehabilitación y reparación de las víctimas, fomentar su empoderamiento a través de la creación de empleo y prevenir la violencia.

    El reto del nuevo Gobierno de Narendra Modi es adoptar medidas inmediatas y de largo alcance para proteger los derechos de las mujeres, salvaguardar su seguridad y dignidad, y poner fin a la impunidad de los crímenes contra ellas. Ha de asegurar que la violación en grupo y el asesinato se investiguen de manera imparcial, que los responsables sean llevados ante la justicia y sancionar cualquier responsabilidad del personal de la policía que se niegue a registrar o investigar las denuncias.

    1 comentario:

    Neogéminis Mónica Frau dijo...

    TERRIBLE. ESPANTOSO. INACEPTABLE...
    =(