18.3.13

Los ríos indios, más sucios que nunca


La economía global de los países emergentes asiáticos no para de crecer, pero ¿ a qué precio ? La calidad del aire en las grandes ciudades es terrible ¿ y el agua ? Os resumo y traduzco un artículo de un diario indio:

Hace unos 19 años el tribunal supremo examinó por primera vez la polución del río Yamuna (NDT: pasa por Delhi y desemboca en el Ganges). Después de muchas sentencias y un gasto de 65.000 millones de rupias (unos mil millones de euros) el río está más sucio que nunca.



Hace 6 años la Delhi Jal Board propuso depuradoras intermedias para descargar el trabajo de las principales y liberó un presupuesto de 19.630 millones de rupias de las que sólo se han gastado 510 millones. Un comité oficial propuso en 2007 acabar con las 1432 colonias que vierten aguas residuales ilegalmente al río, ahora son 1639 y como están muy densamente pobladas es imposible implantar alcantarillado. La contaminación en las aguas crece mucho más deprisa que las depuradoras (sewage treatment plants o STP's). Pero el principal problema es que parece que mucho del dinero invertido ha desaparecido. El estado de Uttar Pradesh ha gastado 20520 millones de rupias, el comité de control de la polución en Haryana 20840 millones y Delhi unos 23.

Un entramado de empresas como India Engineers Ltd. hizo unos informes que parecen ser no correspondían con la realidad, pero a pesar de la falta de resultados las distintas instituciones seguirán dando dinero para estos planes.

1 comentario:

Ángel Iván dijo...

Recuerdo uno de los espectáculos más dantescos de mi vida cuando estuve en Egipto regresando de ver las tres grandes pirámides y al regresar a El Cairo pasamos por un meandro del Nilo en el que no se veía el agua, era una balsa de residuos plásticos que lo tapaban todo y algo parecido me imagino de los ríos de la India ahora que lo cuentas, lo malo no son los residuos sólidos que pueden recogerse y tratarse fácilmente, no, el problema está en los químicos que no hay forma de contenerlos.
Besotes.