7.12.12

El príncipe heredero de Nepal, una joyita de chico.


La existencia del sistema de castas es una de las características de la sociedad india y nepalí más despreciadas en occidente, pero tener en España una monarquía en el siglo XXI por encima del poder judicial, subvencionada y en la que las mujeres no pueden acceder al trono ¿ no es un poco una casta superior ?
Pues eso, que esta gente se cree por encima del bien y del mal, sea de donde sea. Esta noticia ha aparecido hace poco en internet (una web thailandesa rebaja la cantidad de yerba a 3,4 gramos) sobre el heredero al trono de la derrocada monarquía nepalí:
Paras, el heredero.

El príncipe Paras Shah, hijo del último Rey de Nepal, fue detenido en la ciudad tailandesa de Pucket, acusado de posesión de tres kilos marihuana. El príncipe, muy impopular desde hace muchos años, quedó en libertad poco después de pagar una fianza, pero suma un capítulo más a una vida de desorden, violencia e impunidad.

Paras Shah es el único hijo del ex rey Gyanendra, derrocado en el año 2008. Durante el reinado de su padre, los excesos y el comportamiento violento de Paras fueron varias veces objeto de polémica y críticas, como cuando atropelló y mató con su todoterreno a una popular cantante nepalí. Paras, sobrino del entonces rey Birendra, huyó del lugar y nunca fue arrestado.
Hubo manifestaciones violentas que exigieron justicia en las calles de Katmandú, y más de 600 mil ciudadanos firmaron una petición al rey Birendra (tío de Paras) exigiendo que tomara cartas en el asunto y enjuiciara a su sobrino. Paras nunca se enfrentó a los cargos y un oficial del ejército se adjudicó la responsabilidad por el incidente.

Con fama de alcohólico y violento , hasta se lo relacionó con el "negocio" que envía cada año a 7.000 mujeres nepalesas a los burdeles de la India. Los dueños de las discotecas de Thamel, el barrio más turístico de Katmandú, se aterrorizaban cada vez que veían llegar al “Príncipe Negro” -como era conocido-, siempre armado y acompañado por robustos guardaespaldas.

Tiempo más tarde, el ex príncipe heredero fue acusado de golpear a un oficial de la policía nepalí con la culata de su arma automática, después de ser detenido por conducir ebrio. Dado este "prontuario", una gran parte de la opinión pública de Nepal sospechó que Paras participó de un complot para asesinar a casi toda la familia real en junio de 2001.

Ese año, Paras sobrevivió al tiroteo ocurrido en el Palacio Real de Katmandú en el que resultó muerto su tío Birendra, la reina Aishwarya, sus hijos y varios miembros de la Dinastía Shah. Según la versión oficial, el autor del hecho (el príncipe Dipendra), quedó herido tras intentar suicidarse y murió horas después. Siempre se sospechó, sin embargo, de que Paras y su padre participaron de la masacre para quedarse con el trono.

Con toda su familia ya sin trono, en diciembre de 2010 el príncipe fue detenido en Pokhara por intentar asesinar a tiros a Melanie Koirala , la hija del primer ministro nepalés, tras una discusión en la que acusó a la familia Koirala de conspirar para abolir la monarquía que soñaba heredar. 

La dinastía Shah reinó 240 años en Nepal. El acuerdo de paz de 2006 puso fin a la guerra civil entre el Estado y la guerrilla maoísta, y una Asamblea Constituyente aprobó en 2008 la proclamación de la República. Después de esas elecciones, el príncipe Paras y su padre, el exrey Gyanendra, no reinan pero viven de los lujos que la república les permitió conservar.

(Más info en inglés)

2 comentarios:

Neogéminis dijo...

Asco!...es lo que me provoca!
=(

yraya dijo...

Pues si que es una joyita el Paras este de las narices, aunque por aquí tampoco nos podemos jactar con lo que tenemos, no crees? ;)
Un abrazo