5.11.12

Kathmandú, más profesiones.

Seguimos  acordándonos de los días que pasamos este verano en Kathmandú. En nuestra retina quedaron un montón de imágenes, olores, sonidos y sensaciones. Como ya vimos en las calles mucha gente trabaja y va de aquí para allá, veamos  más personajes.
 Sonu, un simpático tibetano vive en su tienda con su familia. Aquí estaba haciendo el payasete intentando vendernos una manta. Vende recuerdos de su  país como muchas otras tiendas en el barrio de Swayambu. Aunque dicen que son auténticas tibetanas, la mayoría de las piezas son producidas en Nepal. El hecho de que el pueblo tibetano haya tenido que salir de su país y esté perseguido en su propia tierra, le da un valor extra a sus objetos y un cariño hacia las personas que estas explotan y en seguida te lo recuerdan, para poder pedirte un dinero extra por pequeños recuerdos sin valor artístico. La pena es que muy pocos pueden volver a su tierra -las autoridades chinas no les dejan pasar la frontera de Nepal hacia el Tíbet- y el dinero que hacen no lo pueden mandar a su familia.
Desplumando un pollo, de raza autóctona. La carne es el plato estrella de muchas celebraciones pero como es muy cara (los precios en las carnicerías son similares a los que hay en occidente). Las raciones son muy pequeñas, vamos que una familia puede preparar un curry con un cuarto de pollo y en el plato te sirven mucha salsa y una o dos tajadas para chupetear.
Helado mantecado elaborado con leche, huevos y azúcar. Distribuido barrio por barrio en estas bicicletas con un cajón aislante que se abre el tiempo justo.
Hay gente que no tiene más que cuatro frutas que crecen delante de casa para vender. Esta es de las más grandes el extraño y pegajoso jackfruit, que normalmente se vende troceado pero este hombre sólo lo vendía entero.
Tienda de encurtidos, escarchados y conservas hechas a mano. Muchos son picantes y muy salados y se usan moderadamente para acompañar cualquier plato aportando un punto extra de sabores fuertes.
Vendedor ambulante de patatas.
Para algunos su ciclo-taxi (rickshaw) es no sólo una casa sino el espejo de sus sueños.
Buscando donde plantar un puesto de aperitivos bhelpuri y papri chat.
Pajarero.
Vendedor de guindillas, delante manzanas y enfocado platos de hojas de banano y hojas para enrollar el paan.
Friendo selrotis, donuts crujientes de arroz, el sabor es muy parecido a los churros. Puedes aprender a hacerlos en el blog Taste of Nepal (en inglés).
Sastre remendón, un auténtico manitas.
Todo se repara, todo se recicla. No hay hay otra norma, todo se transforma.

1 comentario:

Neogéminis dijo...

Gracias, Ka, por traernos estas ventanas por la que podemos conocer una tierra tan lejana y tan distinta.
=)