14.10.12

Contra el matrimonio infantil

Se acaba de instaurar el 9 de octubre como el día internacional de la niña, el colectivo de personas más vulnerable del planeta. Son muchos los peligros que les afectan en un mundo tan machista. En mis peripecias por Asia me tocó ayudar a evitar que alguna de las alumnas de las escuelas donde colaboré fueran casadas con 14-15 años. Algunos datos que nos ofrece Unicef desde su página web:

Con motivo del primer Día Internacional de la Niña, UNICEF y sus aliados destacan los esfuerzos conjuntos realizados para erradicar el matrimonio infantil, una violación de los derechos humanos fundamentales que afecta a todos los aspectos de la vida de las niñas.

En el mundo, casi 400 millones de mujeres de entre 20 a 49 años, más del 40 por ciento, se casaron siendo menores de edad.

Las estadísticas más recientes de UNICEF indican que aproximadamente 70 millones de mujeres jóvenes de 20 a 24 años, casi 1 de cada 3, se casaron antes de cumplir los 18 años. De éstas, 23 millones se casaron antes de cumplir los 15.

La proporción de niñas casadas ha disminuido en los últimos 30 años, pero el matrimonio infantil persiste en tasas elevadas en varias regiones del mundo, particularmente en las zonas rurales y entre los más pobres. Algunas de las niñas que han contraído matrimonio pertenecen a los grupos más marginados y vulnerables de la sociedad. Estas niñas suelen estar aisladas, alejadas de sus familiares más próximos, fuera de la escuela y sin poder interactuar con sus padres y sus comunidades.

El matrimonio infantil expone a las niñas a embarazos precoces y no deseados, lo que representa un riesgo con consecuencias que pueden ser incluso mortales. Las muertes maternas relacionadas con el embarazo y el parto son un componente importante de la mortalidad de niñas de entre 15 y 19 años en todo el mundo, lo que representa unas 50.000 muertes cada año. Por otra parte, las chicas de entre 10 y 14 años de edad tienen cinco veces más probabilidades que las mujeres de 20 a 24 de morir durante el embarazo y el parto.

La experiencia demuestra que en contextos tan diversos como Bangladesh, Burkina Faso, Yibuti, Etiopía, India, Níger, Senegal y Somalia, la combinación de medidas legales y el apoyo a las comunidades con medidas alternativas, especialmente en materia educativa, ofrece resultados positivos, permitiendo a las comunidades dialogar y tomar decisiones de manera colectiva para poner fin al matrimonio infantil.
(Haura, en las afueras de Calcuta, la asociación amigos de Tara cuida de las chicas del barrio.Fotos: mammarazzi)

La educación es la mejor forma de erradicar el matrimonio infantil

"El matrimonio infantil a menudo puede provocar el fin de la etapa educativa de la niña. En las comunidades donde prevalece esta práctica, casarse con una niña forma parte de un conjunto de normas sociales y actitudes que reflejan el escaso valor otorgado a los derechos humanos de las niñas ", ha dicho Anju Malhotra.

La educación es una de las estrategias más eficaces que existen para proteger a los niños contra el matrimonio. Cuando las niñas son capaces de permanecer en la escuela también se puede producir un cambio de actitud con respecto a sus oportunidades en la comunidad.

"El Día Internacional de la Niña pone de manifiesto la necesidad de colocar los derechos de las niñas en el centro del desarrollo", ha dicho Anju Malhotra, Responsable de la Sección de Género y Derechos de UNICEF. "Naciones Unidas y sus aliados se unen para mostrar los increíbles progresos realizados y poner de relieve los retos actuales" añadió.

Bajo el lema Mi vida, mi derecho, elimina el matrimonio infantil, se llevarán a cabo en todo el mundo una serie de eventos y acciones destinados a llamar la atención sobre esta cuestión de gran importancia. En la sede de la ONU en Nueva York, el arzobispo Desmond Tutu, junto a UNICEF, UNFPA y ONU Mujeres, participará en un debate acerca de las formas en las que gobiernos, sociedad civil, agencias de la ONU y el sector privado pueden unirse para acelerar la reducción del matrimonio infantil. En Malawi, se celebrará un debate parlamentario sobre esta temática y en Uganda los jóvenes utilizarán mensajes de texto para dialogar abiertamente.

En colaboración con gobiernos, sociedad civil y agencias, fondos y programas de la ONU, UNICEF está sentando las bases para poner fin al matrimonio infantil en todo el mundo. En 2011, 34 oficinas de la organización pusieron en marcha iniciativas centradas en la erradicación del matrimonio infantil a través de medidas que incentiven un cambio social y económico, así como una reforma legal en los países.
Niñas disfrutando de una noria manual, la feria del caluroso fin de ramadán 2012. Calcuta.

 Disminución del matrimonio infantil en India

En India, uno de los países del mundo con mayor número de niñas que se casan antes de cumplir 18 años, el matrimonio infantil ha disminuido a nivel nacional, cayendo en casi todos los estados de un 54% (1992-1993) a un 43% (2007-2008), aunque el ritmo de disminución es lento.

En ese país, UNICEF impulsó la aprobación de la Ley de prohibición del matrimonio infantil de 2006, y desde entonces ha apoyado el desarrollo y puesta en marcha de una estrategia nacional sobre esta temática, que tiene como objetivo coordinar los programas y políticas para abordar tanto las causas como las consecuencias del matrimonio infantil.

UNICEF participó en el desarrollo, de manera individualizada, de los planes de acción llevados a cabo en cada estado y apoyó la creación de clubes de niñas y otros colectivos, que recibieron información sobre derechos de infancia y recibieron entrenamiento para trabajar con comunidades con el fin de fomentar la eliminación del matrimonio infantil.

"A través de compromisos globales, la acción de la sociedad civil, las legislaciones y las iniciativas individuales, las niñas podrán crecer en un ambiente seguro y productivo", dijo Malhotra. "Debemos acelerar los progresos y dedicar recursos para que las niñas puedan reclamar sus derechos y alcanzar su máximo potencial".

1 comentario:

Neogéminis dijo...

Por aquí también -no ya bajo la figura del matrimonio forzado, sino como consecuencia de la marginalidad y la falta de educación- el número de niñas-madres ha crecido últimamente en forma alarmante. Por distintas razones, la población infantil siempre es la más vulnerable ante las falencias de la sociedad en que se desarrolla. Es deber de los Estados y de la comunidad internacional tomar su defensa como prioridad a la hora de potenciar políticas de inclusión social.

Un abrazo