3.9.12

Kathmandú, trabajar en la calle.

Pasear por Kathmandú no es fácil. En la mayoría de los barrios no hay aceras y hay que competir por el espacio con coches y en cualquier callejón aparece una moto pegada a tu culo pitando como loca. El ruido, los humos, los olores... inundan los sentidos y atontan.

Pero no te das cuenta porque el laberinto humano te hipnotiza.  Y puedes acercarte a charlar con cualquiera.

Profesiones olvidadas, monótonas, curiosas, divertidas, sobre ruedas, explotados,  buscavidas... Hay que trabajar duro para sobrevivir en esta selva de ladrillo y polvo. Os dejo una muestra de retratos de gente trabajando por las calles.(Fotos de mammarazzi)
Patrona de una casa de comidas de barrio

Otra casa de comidas en Chetrapati, tan torcida que da miedo.

Carrito de Bel Puri, bolita crujiente rellena de puré de patata picante y caldo de tamarindo.

Repartiendo agua potable por las casas ya que el suministro es escaso.

Repartidor de bombonas de agua potable, visto desde un cyber.

Un peluquero reflejado en su espejo, visto desde la calle, su local es un pasillo estrecho.

Mecánicos indios que viven en la calle arreglando autobuses y camiones, en la zona de la estación.

Taller de piezas metálicas. En el bajo de una vivienda.

Sastra, en un día te hace un traje a medida.

Un cura, anunciando sus ceremonias dedicadas al nacimiento de Krishna.

Verduleras, en una placita céntrica y taxista de bicicleta.

La tiendita del barrio.

Vendedora de plátanos. La inflación está en el 10.5%, un record.

Crujientes fideos dulces para comer con leche, especialidad musulmana del fin de ramadán.

Carrito de frutos secos. Cacahuetes, tostones, palomitas...

Vendedora de ofrendas para el templo.

Taburetes de bambú por dos euros y aventadores de arroz por medio.

Carrito de jackfruit, una fruta pegajosa y fibrosa.

Uno de tantos que se viste para hacerse fotos con los turis.

Niños seleccionando basuras por la calle, para revender.

Porteadores, pueden llevar más de cien kilos colgando de la cabeza

Pollería.

Policía escaqueado.

El pescado antes era de río pero ahora abundan pequeñas piscifactorías.

Arreglando un contenedor, dentro de la hormigonera hay un tío.

Aprovechando un huequito para una nueva casa.

Un cura repartiendo supersticiones.

Este indio en menos de media hora te hacía un colchón de lana a medida.

Las pelis de bollywood se estrenan el mismo día en Kathmandú, como el  último hit de Salman Khan, Ek Tha Tiger.

Chiringuito de barrio, en un descampado tranquilo en medio de un barrio bullicioso.

Cartel para un negocio para guiris. Un expreso vale lo que 20 tés.

Muchos fruteros y verduleros se deplazan por las callejuelas en bicicleta.

Otros te llevan las escobas a casa

El camión de la basura. Pesa.

Una madre de familia trabajando a la puerta de su casa.

Los conductores son jóvenes y decoran sus cabinas más que sus habitaciones.

1 comentario:

Neogéminis dijo...

Es otro mundo!..literalmente!...me choca -claro que sí- ese caos multicolor en medio de semejante suciedad e improvisación. Díganme remilgosa pero dudo mucho que pudiera comprar allí algo para comer!...por lo que se ve en la foto la higiene en los puestos de alimentos deja mucho que desear!
Me ha conmovido ver a esos mecánicos dispuestos a trabajar así en la calle, con sus precarias herramientas y a esa ama de casa puliendo sus trastos en el suelo de la calle!
Gracias Ka por compartirnos estos tours fotográficos!