6.7.12

Rescatados 134 menores cerca de Kathmandú.

Traduzco una noticia de Arjun Poudel. Hay que tener cuidado con lo que se compra cuando viajamos porque muchas veces estamos colaborando con explotadores sin escrúpulos. Hay que buscar ONG's locales aunque sus productos sean pelín más caros o menos vistosos, muchas veces son de mayor calidad, además de asegurarnos de que están hechos por gente que tiene un empleo digno y/o por miembros de colectivos desfavorecidos.

La District Administration Office (DAO) de Bhaktapur el lunes irrumpió en varios talleres de costura del distrito y rescató a 134 menores que eran obligados a trabajar de sol a sol por un salario ínfimo. Les acompañaba un equipo de activistas por los derechos de la infancia, representantes del Central Child Welfare Board (CCWB) y del District Child Welfare Board (DCWB).

La mayoría de los chavales de familias musulmanas, introducidos ilegalmente en Nepal desde Bihar, India y también desde otros distritos de Nepal.


“Les obligaban a trabajar más de 14 horas al día” dijo Pradeep Dongol, ofical de derechos de la infancia en Children-Women in Social Service and Human Rights (CIWISH).

La policía ha acorralado (¿?) a los dueños de los talleres por emplear a menores. Jitendra Bhandari, jefe de la poli del distrito de Bhaktapur, dijo que este es un problema muy frecuente en la zona. Se intentará contactar con las familias en India y devolverles a casa.

Los chavales fueron llevados a un centro de formación del Agriculture Development Bank de Bhaktapur para comprobar el estado de su salud.

Irfan Mukeri de Malangawa, Sarlahai, con 10 años lleva 2 trabajando como tejedor. Le daban 200 rupias al mes (2 euros) por 14 horas de trabajo 30 días al mes. “Trabajábamos de 8 de la mañana a 12 de la noche”. Su hermano Jan, de 12 años, también curraba en el mismo taller.

Fotos de Dipesh Shrestha
Irfan y Jan han perdido su infancia debido a su extrema pobreza. “Mi padre es un borracho, bebía y se metía en peleas. La única de la familia (de 8 miembros) que trabaja es mi madre en una azucarera. Tengo muchas ganas de verla”. Nunca ha ido a la escuel, sólo un año a la Madrasa (escuela del Corán). “Yo quería ir al cole como los demás, pero mi madre no tenía dinero suficiente”.

Según Mohammad Saudagar, 12, de Motihari, en India ganaba IRs 3,000 al mes (45 euros) y los mandaba su familia en Bihar. Los 7 miembros de su familia viven de  su sueldo.

Los chicos se quedarán por ahora en un albergue de la ong Carnet Nepal en Lalitpur.

1 comentario:

Neogéminis dijo...

Pero lamentablemente, devolverlos con su familia no les garantizará salir de la esclavitud!...¿quién les asegura que no volverán a hacerlos trabajar en similares condiciones?

aajjjjjjjj..qué impotencia!