3.11.10

Michael.

Paseando por el centro de cal me encuentro con muchos amigos. Por ejemplo con Michael. Le conocí en 2004, buscando a Jahida, una niña que iba a salir en el calendarios solidario de mundo cooperante Había que entrevistarla para conocer su historia. Jahida apareció al final una noche a la una de la mañana, trabajaba vendiendo chicles con 8 años. Michael se había convertido por entonces en nuestro compañero de callejeos. Aparentaba 11 pero tenía 14.
Hace un par de años me contó que estaba enamorado de Jahida, y que se quería casar con ella, pero su familia (de ella) no le quería y le habían pegado una paliza. Estaba contento porque había conseguido trabajo con una ong alemana cuidando niños y casi no pisaba la calle.
Me cuenta que la ong fue denunciada por tráfico de riñones, posiblemente para sacarles dinero. Estuvo en el calabozo. Ahora trabaja en la calle, vende tabaco que guarda en una caja de madera. Se acaba de casar con Ilam, la hermana pequeña de Jahida. Jahida está estudiando en un internado porque alguien la ha esponsorizado.

Aquí el relato de un caso parecido, de una amiga cuya ong ha impedido un casamiento entre menores en el barrio de kalighat.

2 comentarios:

Ángel Iván dijo...

No salgo de mi asombro, ¿tráfico de riñones?, te prometo que siempre pensé que era una leyendea urbana.

Neogeminis dijo...

Es leerte y seguirme sorprendiendo.Alguna vez leí que en India es muy frecuente la veta de órganos, y que son muchos los que venden un riñón para dar de comer a sus hijos. Pensé que podría ser una exageración o hasta un mito urbano. Parece que no.

abrazos.